Espanol / English

Oriente Medio cerca de usted

La verdadera versión saudí

Barricada policial frente la consulado de Arabia Saudí e Estambul, donde se perpetró el asesinato de Jamal Khashoggi. [Muhammed Enes Yıldırım/Anadolu Agency]

La versión saudí sobre el asesinato del periodista Jamal Khashoggi, que concluye que éste murió durante una pelea con un detective saudí, no cambia nada. Khashoggi murió en el consulado de su país, a manos de un “escuadrón asesino” enviado con ese objetivo específico – todo lo demás son minucias. Arabia Saudí, que ha admitido – después de negarlo explícitamente durante dos semanas – que el crimen se cometió dentro del consulado, intenta ahora a duras penas inventar un relato coherente y convincente con el que ponerse a salvo. Pero ha fracasado estrepitosamente, y su versión oficial requiere de otra sólo para justificarla y encubrirla.

La primera versión de la historia oficial saudí, contada por el Fiscal General, está llena de tantas lagunas y vacíos que nadie en su sano juicio se la creería. Esta historia refleja hasta qué punto llega el dilema en el que se encuentra sumida Riad – o al que fue empujada como resultado de la insensatez de quien ordenara, planificara y ejecutara la eliminación de Khashoggi de este modo. Nada pone más de manifiesto este dilema que la aparición de múltiples versiones de esta historia, como la que relató Reuters a partir de lo que calificó como una fuente responsable.

La verdadera historia de la muerte de Khashoggi es que Arabia Saudí, representada por su príncipe heredero, Mohammad bin Salman (MBS), así como por quienes trabajan para él, decidió silenciar a Khashoggi. De hecho, decidieron silenciar a toda voz que se les opusiera, ya fuera por medio del secuestro, la detención, el asesinato o el desmembramiento. El primer capítulo de esta historia empezó hace dos años y medio, cuando el rey Salman bin Abdul Aziz ascendió al poder. Su hijo, MBS, fue coronado como príncipe heredero, remplazando al antiguo príncipe Muhamman bin Nayef. Aquí empezó el capítulo más prominente y electrizante de la historia del Reino desde su origen durante los primeros años del siglo pasado.

Leer: De la corte real al exilio: Por qué MBS quiere silenciar a Jamal Khashoggi

    El segundo capítulo de la historia empezó con el liderazgo de facto de MBS tras su golpe de Estado contra Bin Nayef y después de proclamarse a sí mismo como príncipe heredero a mediados del año pasado. Este capítulo está lleno de tramas e intrigas, escrito junto al presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, y su yerno, Jared Kushner, que dijeron abiertamente que habían “llevado a su hombre al poder” en Arabia Saudí, preparándose para usarlo como medio para preservar sus intereses en la región. Con el apoyo ilimitado de sus aliados y cómplices indirectos en el crimen – Israel y Emiratos Árabes Unidos, el tercer capítulo de lo que realmente está sucediendo en Arabia Saudí empezó con la promoción de MBS en el extranjero como el “salvador” del Reino del fanatismo religioso, el retraso social y el cierre económico. Esta promoción usa todos los medios legítimos e ilegítimos posibles para comprar armas e intimidar a cualquiera que esté en desacuerdo con él, haciendo que MBS parezca el “mesías” que buscaba Occidente para reestructurar el Reino.

La verdadera historia saudí llegó a su clímax dramático con las decisiones y políticas absurdas de Mohammad Bin Salman, entre ellas la detención de cientos de clérigos, activistas, analistas económicos y activistas en defensa de los DDHH. El drama continuó con la decisión de imponer el bloqueo a Qatar y romper los lazos con el Estado del Golfo hace cerca de un año y medio, la detención del primer ministro libanés, Saad Hariri, y el boicot a Canadá por sus declaraciones críticas con el infame historial de derechos humanos de Arabia Saudí. El Reino trató a los estudiantes saudíes en Canadá como ganado al que se puede ordenar y que obedece sin cuestionarlo. MBS también tomó decisiones económicas insensatas, adoptó el discurso de Israel sobre la causa palestina y culpó a los palestinos por no llegar a una resolución del conflicto. La historia llegó a su momento cumbre con el asesinato de Khashoggi, el capítulo más emocionante de la verdadera historia de lo que está pasando en Arabia Saudí.

Leer: El asesinato de Khashoggi y el surgimiento de un Estado mafioso

    Los capítulos de esta historia los escriben un grupo de adolescentes que se hicieron con la autoridad en Arabia Saudí tras la partida del rey Abdullah, incluidos políticos, periodistas, personalidades mediáticas, escritores e intelectuales. Todos están involucrados e implicados, en distintos grados, en el asesinato de Khashoggi y en todos los crímenes que ha cometido Arabia Saudí en los últimos dos años y medio. Han convertido a Arabia Saudí en un laboratorio en el que probar sus ideas y en una plataforma para liquidar a sus oponentes local, regional e internacionalmente. Entre estos individuos se encuentran Ahmad Asiri, Saud Al-Qahtani y todos los que trabajan a sus órdenes, así como los falsos informes mediáticos en los canales de satélite, periódicos, revistas y centros de investigación que trabajan para MBS. Esto también incluye al ejército cibernético, que quedó expuesto por The New York Times hace dos días.

Así que todo el que quiera conocer la verdadera historia saudí debería empezar a leer desde sus primeros capítulos, no desde el capítulo más dramático y deprimente – el capítulo de Khashoggi.

 

¿Dónde está Jamal Kashoggi? Caricatura. [Sabaaneh/MiddleEastMonitor]

Este artículo fue publicado en árabe en Al-Araby Al-Jadeed el 22 de octubre de 2018.

    Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen a su autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
Arabia SauditaArtículosArtículos de OpiniónBlogsBlogs- PolíticaOriente MedioRegiónReportajes y Análisis