Espanol / English

Oriente Medio cerca de usted

Reseña: Avicena y la ruta de Isfahán

Inauguramos esta sección con reseñas de obras elaboradas por nuestros lectores y colaboradores

En una amplia zona situada entre Oriente y Occidente se suceden las batallas por el poder. Persas, turcos, árabes y kurdos –entre otros- se disputan controlar las tierras, las ciudades, los caminos y los aranceles. Pero la cosa no queda ahí, incluso dentro de muchas de estas comunidades se cometen traiciones, entre las mismas familias gobernantes se conspira, se asesina –al padre, al hermano-, se venga la afrenta recibida, se busca expandir el imperio o, en su defecto, defenderlo de las numerosas amenazas…

Estar cerca de los poderosos es más un peligro que una protección, y los hombres de conocimiento vagan por los desiertos y las montañas, refugios últimos del saber y de la meditación, buscando el lugar ideal para desarrollar su pensamiento, huyendo de los conflictos y de las intrigas de poder. Si bien a veces se instalan en las diferentes cortes reales, disfrutando en estas ocasiones, forzados por las circunstancias, de las comodidades de una posición elevada así como de sus dilemas y problemas irresolubles.

Extrañas alianzas entre árabes y persas, entre kurdos y turcos, ejércitos sitiando ciudades y el espectáculo de la muerte abonando periódicamente las llanuras. Un escenario terriblemente inestable y cambiante, con la guerra constante como único telón de fondo.

Hablamos de Oriente Medio, sí. Pero del Oriente Medio de hace exactamente 1.000 años.

“Avicena o la ruta de Isfahán” (1989) de Gilbert Sinoué nos narra en forma de novela histórica al uso la vida del famoso médico, filósofo, científico y, en general, hombre de conocimiento persa, musulmán y universal.

En la novela no faltan las descripciones –generalmente excesivas- típicas de este género pero si por algo destaca es por su ritmo, la vida de Avicena fue errática y frenética, a todos los niveles, y la novela no lo es menos. Con cierto erotismo así como con momentos de reflexión, nos cuenta su viaje vital enlazándolo con la escritura de la numerosa bibliografía que nos legó, y todo es un correr hacia delante, tanto en la vida, en el amor, en el pensamiento y, sobre todo, en la práctica de su filosofía y su medicina, ambas muy conectadas.

A su paso verá a ciegos videntes, a reinas decadentes, a buenos hombres que tomarán malas decisiones, a malos hombres que lo traicionarán, a numerosas amantes y a algunos verdaderos amores. Verá terribles batallas, muchas de ellas por la verdad y el conocimiento, batallas que aún, a día de hoy, se libran en esa tierra y en todas.

Avicena y la ruta de Isfahán es una buena novela, fácil de leer, que nos acerca a la vida de un personaje fascinante y, como todos los grandes hombres, universal. Una novela que nos recuerda lo poco que hemos cambiado en 1000 años.

Categorías
ReseñasReseñas- Libros