Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

En Egipto, hasta la selección de nuevos profesores se basa en la lealtad a Al Sisi

El presidente egipcio Abdel Fattah al-Sisi el 28 de agosto de 2021 [LUDOVIC MARIN/POOL/AFP via Getty Images]

En Egipto, se supone que los puestos de trabajo de la administración pública son "un derecho de los ciudadanos basado en la competencia y el mérito". Estos puestos "se confían a quienes los ocupan para que sirvan al pueblo, y el Estado garantiza sus derechos, su protección y el cumplimiento de sus deberes en atención a los intereses del pueblo". Por ello, "está prohibido discriminar a los empleados por motivos de religión, sexo o cualquier otra razón". Esa es la ley.

Sin embargo, el Ministerio de Educación y los servicios de seguridad egipcios hacen caso omiso no sólo de la ley, sino también de las disposiciones de la Constitución y las cartas que prohíben la discriminación por motivos religiosos, sexuales o políticos. La semana pasada, el gobierno anunció que se llevarán a cabo investigaciones de seguridad sobre los solicitantes de puestos de enseñanza para determinar sus antecedentes religiosos y políticos. Aquellos que pertenezcan a tendencias religiosas o políticas que tengan diferencias con el régimen del presidente Abdel Fattah Al-Sisi serán excluidos del empleo en la profesión docente.

Según el Dr. Reda Hegazy, viceministro de Educación y Enseñanza Técnica, se llevará a cabo una investigación de seguridad para los solicitantes de puestos de trabajo en la enseñanza antes de que sean nombrados. Este paso, dijo, es diferente de la ficha de situación penal.

Otro funcionario del ministerio dijo que la investigación será "de seguridad e ideológica" para mostrar hasta qué punto los solicitantes de puestos vacantes están vinculados a grupos ideológicos que el gobierno considera "extremistas". Los nuevos profesores, insiste el gobierno, deben tener "un comportamiento normal y no ser extremistas... ni ser hostiles al Estado". Esto es, según se afirma, para proteger a los estudiantes.

Esto significa que los servicios de seguridad tendrán el control de la designación de los nuevos profesores. El nuevo procedimiento refuerza el férreo control del régimen sobre la población y abre la puerta a la corrupción debido a la ausencia de una verdadera supervisión del trabajo de los servicios de seguridad egipcios. Además, sitúa el criterio de "seguridad del sistema" por encima de la competencia y el mérito.

LEER: Al Sisi concede inmunidad a las fuerzas armadas de Egipto

El sector de la educación fue precedido por otros sectores para los que la lealtad política e intelectual al régimen es un requisito previo. Aparte de los sectores de seguridad, como el Ministerio del Interior y las Fuerzas Armadas, los nombramientos judiciales en Egipto están en gran medida controlados por los servicios de seguridad para medir la lealtad de los solicitantes al Estado y sus tendencias religiosas, políticas y sexuales.

Los funcionarios de la Inteligencia Militar también investigan a las empresas que se presentan a concursos para proyectos realizados por el ejército y excluyen a las que no han demostrado su lealtad y afiliación al régimen. Por eso, los oficiales retirados del ejército crean empresas y dirigen negocios por valor de miles de millones de libras en asociación con el ejército, en ausencia de criterios de competencia y mérito.

Se trata de una extensión de las medidas adoptadas por el régimen de Sisi para garantizar la exclusión de cualquier persona sospechosa de oponerse a él. La última de ellas fue la legislación del pasado mes de agosto que permite el despido de los empleados que trabajan en la administración del Estado si son sospechosos de tener vínculos con "terroristas", el término que engloba a los miembros de la oposición. Esta ley permite el despido de un empleado que trabaje en el aparato estatal si figura en la lista de "terroristas" elaborada por los servicios de seguridad. Cualquier persona que se oponga al régimen, ya sea de los Hermanos Musulmanes, liberales, juristas, sindicalistas independientes o incluso futbolistas como Mohamed Aboutrika, por ejemplo, puede estar en esta lista.

Así se refuerza el control de las fuerzas de seguridad sobre el pueblo y, sin embargo, se produce en un momento en el que el propio régimen ha hecho un llamamiento al "diálogo nacional" para resolver las diferencias de la nación y la crisis política y económica. Esto confirma que la retórica del régimen apunta en una dirección, mientras que sus herramientas represivas van en una dirección completamente diferente. Los hechos hablan más que las palabras, y no más que en Egipto bajo Abdel Fattah Al-Sisi.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónBlogsBlogs- PolíticaEgiptoRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines