Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

5 años después, ¿dónde están los objetos saqueados de África que el Presidente de Francia prometió devolver?

El presidente francés Emmanuel Macron en Bangkok, Tailandia, el 18 de noviembre de 2022. [Guillaume Payen - Anadolu Agency]

En noviembre de 2017, en los albores de su primer mandato, el presidente francés Emmanuel Macron se comprometió, ante 800 estudiantes, en el país de África Occidental, Burkina Faso.

La promesa de Macron sigue teniendo una importancia muy particular hoy en día, ya que pretendía devolver las obras saqueadas de África durante el periodo colonial.

"El patrimonio africano debe ser expuesto en África", dijo Macron, añadiendo: "No puedo aceptar que una gran parte del patrimonio cultural de varios países africanos permanezca en Francia".

"En un plazo de cinco años, se reunirán las condiciones para la restitución temporal o definitiva del patrimonio africano en África", prometió.

Eso fue hace cinco años.

Para evaluar la situación, en 2018 Macron nombró a dos expertos para que estudiaran y entregaran sus recomendaciones sobre la restitución de las obras africanas.

Se trata de Benedicte Savoy, historiadora del arte y miembro del Colegio de Francia, y Felwine Sarr, escritor y académico senegalés, que fueron designados para examinar las condiciones en las que las obras podrían ser repatriadas y protegidas en los países a los que pertenecen.

Un proceso prolongadoPero, cinco años después, parece que el proceso de restitución, que requiere una base legislativa, sigue siendo muy complejo, por lo que sólo unas pocas obras han sido devueltas a sus hogares africanos.

A día de hoy, no menos de 90.000 objetos pertenecientes a África siguen en manos de los museos públicos franceses, según un estudio del diario francés Le Monde.

El pasado mes de diciembre, el Parlamento francés aprobó una ley relativa a la restitución de bienes culturales a las naciones de Benín y Senegal, que permitió a ambos países recuperar 26 obras del tesoro de Abomey, solicitadas por Benín, y la espada conocida como "El Hadj Omar Tall" y su vaina por Senegal.

El "Djidji Ayokwe", tambor emblemático de una tribu local, ha sido solicitado desde hace tiempo por Costa de Marfil y está siendo restaurado antes de su regreso a la ciudad de Abiyán.

Por su parte, la corona de Ranavalona III, la última reina de Madagascar, fue devuelta a Antananarivo en noviembre de 2020, pero sin la ley necesaria para formalizar su restitución y, por tanto, sin ningún marco jurídico oficial.

Malí, Chad y Etiopía siguen intentando reclamar varios miles de obras que, en su mayoría, están expuestas en el Museo Quai Branly de París.

Un informe presentado a Macron en noviembre de 2018, redactado por Savoy y Sarr, afirma que entre el 85% y el 90% del patrimonio africano sigue estando fuera del continente.

El Museo Quai Branly de París es, naturalmente, el más preocupado, porque de sus 70.000 obras expuestas, dos tercios fueron adquiridas entre 1885 y 1960, y son, por tanto, potencialmente parte de un robo de patrimonio.

Restos humanos

Pero más allá de las obras de arte, hay otros "objetos" que están en poder de Francia, gracias a procedimientos históricos muy cuestionables.

El caso emblemático más reciente es, sin duda, el de los cráneos de resistentes argelinos expuestos en el Museo del Hombre de París, 24 de los cuales fueron devueltos a Argel en julio de 2020.

La solicitud oficial para su devolución, emitida por las autoridades argelinas en diciembre de 2017, logró tener éxito, gracias al meticuloso trabajo del arqueólogo e historiador argelino, Ali Farid Belkadi.

El investigador identificó 68 cráneos que pertenecían a combatientes anticoloniales argelinos en el famoso museo situado en el corazón del Trocadero de París. Eso fue en 2011.

Las autoridades francesas tenían la costumbre, en la época colonial, de enviar a París las cabezas decapitadas de quienes consideraban enemigos, para almacenarlas, como trofeos de guerra.

Ali Farid Belkadi tomó la iniciativa de escribir una petición exigiendo "la repatriación a Argelia de los restos mortales de los combatientes de la resistencia argelina conservados en los museos franceses".

Entre las cabezas momificadas están los cráneos de Mohamed Lamjad Ben Abdelmalek, conocido como Cherif "Boubaghla", el jeque Bouziane, líder de la revuelta de Zaatcha, junto con Moussa El-Derkaoui y Si Mokhtar Ben Kouider Al-Titraoui, decía la petición.

Sin embargo, el pasado mes de octubre, una investigación del New York Times reveló que, de los 24 cráneos, sólo seis pudieron ser formalmente identificados como pertenecientes a combatientes de la resistencia argelina, poniendo en duda la naturaleza de los demás restos humanos devueltos a Argelia.

Cinco años después de su promesa, Emmanuel Macron parece estar muy lejos del objetivo que se propuso: la devolución de los bienes africanos a su continente de origen.

LEER: Macron declara que la matanza de argelinos en París en 1961 fue injustificada

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónBlogsBlogs- PolíticaEuropa y RusiaFranciaRegión

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines