Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Recordando la invasión de Irak por parte de Estados Unidos en 2003

Hace dieciocho años, el 19 de marzo de 2003, Estados Unidos lideró la invasión occidental de Irak en una guerra que muchos consideran el peor desastre de la política exterior en la historia moderna

Hace dieciocho años, el 19 de marzo de 2003, Estados Unidos lideró la invasión occidental de Irak en una guerra que muchos consideran el peor desastre de la política exterior de la historia moderna. Justificada bajo el pretexto de destruir las armas de destrucción masiva (ADM) que supuestamente poseía el dictador del país, Saddam Hussein -lo que resultó ser falso, ya que no se encontraron ADM-, la guerra provocó la muerte de millones de personas; alimentó la violencia sectaria; permitió el ascenso de grupos religiosos militantes y potenció a Irán.

¿Qué sucedió?: Invasión de Irak por parte de Estados Unidos

¿Cuándo?: Del 19 de marzo de 2003 al 18 de diciembre de 2011

¿Qué ocurrió?

El presidente estadounidense George W. Bush, cuya administración había sido invadida por un grupo de ideólogos neoconservadores decididos a redibujar el mapa de Oriente Medio, dirigió una coalición de países, principalmente occidentales, para invadir Irak con el pretexto de destruir el ficticio arsenal de armas de destrucción masiva del presidente iraquí Saddam Hussein.

Aunque más tarde se descubrió que los argumentos para la guerra eran totalmente falsos, los aviones estadounidenses bombardearon la capital, Bagdad, y las tropas estadounidenses tomaron la ciudad en menos de un mes. El bombardeo de Bagdad fue tan severo que se dice que cada hospital de la capital recibía una media de 100 bajas por hora, la mayoría civiles. A día de hoy, la infraestructura de Bagdad aún no se ha reconstruido por completo, y la ciudad sigue marcada no sólo por el asalto estadounidense, sino también por los más de una década de bombardeos que le siguieron.

A pesar de que el Presidente Bush declaró "Misión cumplida" el 14 de abril mientras se encontraba a bordo del portaaviones estadounidense USS Abraham Lincoln, la guerra se prolongaría durante ocho años matando a unos 151.000 a 600.000 iraquíes durante sus primeras etapas. La captura de Saddam Hussain en diciembre de 2003 y su posterior ahorcamiento no sirvieron de consuelo para las casi dos décadas de violencia e inestabilidad que sufrieron los iraquíes debido a una combinación de fracasos de la política estadounidense y el desencadenamiento de fuerzas violentas por la invasión dirigida por Estados Unidos.

¿Qué ocurrió después?

En los años siguientes a la invasión, Irak pasó de una crisis humanitaria a otra. La organización de la Media Luna Roja iraquí calculó que el total de desplazados internos era de unos 2,3 millones en 2008, y que hasta dos millones de iraquíes habían abandonado el país.

Estados Unidos intentó poner algo de orden instalando una nueva administración, pero cometió una serie de errores que encerraron a Irak en un ciclo de violencia e inestabilidad. Los estadounidenses, que presumiblemente esperaban una rápida victoria, se quedaron peligrosamente cortos en número de tropas mientras Irak se sumía en el caos tras el estallido de los grupos insurgentes. Su capacidad para hacer frente a los insurgentes se vio limitada por la decisión de Paul Bremer, que dirigió Irak durante 14 meses como jefe de la Autoridad Provisional de la Coalición. El funcionario estadounidense disolvió el ejército iraquí y se embarcó en una política de desbaazificación.

A medida que el Estado iraquí se derrumbaba, las afiliaciones religiosas y étnicas se afianzaban. Las tensiones sectarias y religiosas aumentaron considerablemente entre las comunidades minoritarias bajo la administración de Bremer. La invasión y la ocupación lideradas por Estados Unidos fracturaron el país según las líneas sectarias.

Recordando a Rachel Corrie

La política de desbaasificación llevada a cabo por la ocupación estadounidense purgó la administración pública de su capa superior, dejando sin empleo a entre 20.000 y 120.000 personas y eliminando lo que quedaba del Estado. Esto fue especialmente peligroso en el caso del ejército y su cuerpo de oficiales, que en lugar de enrolarse en el nuevo ejército se unieron a la insurgencia y, finalmente, a los militantes suníes. Las profundas incertidumbres creadas por la invasión empujaron a millones de personas a los brazos de los grupos religiosos y étnicos, de las milicias o de quien les proporcionara protección.

El régimen iraquí recién instalado también alimentó el sectarismo al dividir Bagdad en distritos suníes y chiíes, y hacer la vista gorda ante las actividades de las milicias yihadistas chiíes que, al parecer, llevaron a cabo una campaña de limpieza sectaria en muchos de los distritos de Bagdad, matando a los suníes o amenazándolos con la violencia si no vendían sus casas a compradores chiíes.

Estados Unidos retiró sus tropas del conflicto en 2011 y se dice que ha gastado casi 2 billones de dólares en costes relacionados con la guerra en Irak durante sus ocho años de participación. Washington se vio obligado a volver a desplegar tropas en 2014 para hacer frente a la amenaza del Daesh.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Middle East Monitor.

Categorías
Artículos de OpiniónAsia y AméricaEEUUEn ese díaEn ese díaIrakOriente MedioRegiónUS

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines