Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Recordando el asedio de Israel a la Iglesia de la Natividad de Belén

El 2 de abril de 2002, Israel impuso un asedio militar a la Iglesia de la Natividad en la Belén ocupada después de que unos 200 palestinos se refugiaran en el interior de la iglesia.

El 2 de abril de 2002, Israel impuso un asedio militar a la Iglesia de la Natividad en la Belén ocupada, después de que unos 200 palestinos se refugiaran en el interior de la iglesia ante el avance del ejército israelí.

El qué: El asedio israelí a la Iglesia de la Natividad

Cuándo: 2 de abril de 2002 - 10 de mayo de 2002

¿Qué ocurrió?

El asedio israelí comenzó en el punto álgido de la Segunda Intifada, que se desencadenó dos años antes cuando el entonces líder de la oposición israelí Ariel Sharon irrumpió en la mezquita de Al-Aqsa protegido por policías y soldados israelíes fuertemente armados. La provocativa incursión provocó el segundo levantamiento palestino que duró cinco años.

El 29 de marzo de 2002, cuatro días antes del asedio, Israel lanzó su campaña más brutal de la intifada hasta la fecha, la Operación Escudo Defensivo. Fue la mayor operación militar llevada a cabo por las fuerzas de ocupación en la Cisjordania ocupada desde la Guerra de los Seis Días de 1967. Las tropas israelíes fueron enviadas al corazón de seis grandes ciudades de Cisjordania, incluida Belén, y a los pueblos y campos de refugiados circundantes que estaban aparentemente bajo el control de la Autoridad Palestina.

El asalto israelí a Yenín, donde las fuerzas de ocupación siguen siendo acusadas de llevar a cabo una masacre, comenzó un día antes del asedio a la Iglesia de la Natividad. Los soldados israelíes mataron al menos a 52 palestinos en el campo de refugiados de Yenín y aplicaron un bloqueo total que duró semanas. El gobierno israelí, por su parte, prohibió la entrada a periodistas y observadores de derechos humanos en la ciudad palestina de la Cisjordania ocupada.

Los civiles palestinos tenían muy pocos lugares donde refugiarse del avance del ejército israelí y de su violencia indiscriminada. Atrapados en el centro de Belén por la llegada de las tropas israelíes, unos 200 palestinos, la mayoría de ellos civiles y policías, junto con sacerdotes y monjas cristianos palestinos y algunos combatientes de la resistencia de las milicias locales de Al Fatah, se refugiaron en la Iglesia de la Natividad, que los cristianos veneran como el lugar de nacimiento de Jesús.

LEER: Una mujer palestina muere a causa de los disparos israelíes en Belén

En declaraciones a la CNN sobre las motivaciones de los que buscaron refugio en la iglesia, Anton Salman, miembro del grupo humanitario Antonius Society de Belén, dijo entonces que los palestinos que se enfrentaban al avance del ejército israelí "vieron bombardeada su mezquita, Masjid Umar, al otro lado de la plaza de la Iglesia de la Natividad. Tuvieron miedo y buscaron un lugar donde estar seguros. Así que encontraron la única manera; corrieron a la iglesia y encontraron un lugar donde quedarse".

Salman explicó a la CNN que "la Iglesia de la Natividad [ha sido un lugar sagrado] para la gente durante todas las guerras... Así que a partir de ahí, pensaron que la iglesia era un lugar más seguro y [entraron] en ella buscando protección". En el momento de hablar, añadió, "todavía están dentro de la iglesia".

¿Qué ocurrió después?

El ejército israelí impuso un asedio que duró más de un mes. Se desplegaron tanques cerca de la Plaza del Pesebre, frente a la iglesia, y francotiradores israelíes tomaron posiciones en los edificios circundantes. Tenían instrucciones de disparar a cualquiera que fuera visto dentro de la iglesia, y buscaban sus objetivos utilizando rayos láser.

Las fuerzas israelíes bombardearon esporádicamente la Iglesia de la Natividad en un intento de obligar a los palestinos que se encontraban dentro del histórico edificio a rendirse. El campanero de la iglesia, Samir Ibrahim Salman, murió por el fuego israelí. Un informe sobre su muerte decía que los restos de Salman yacían envueltos en plástico junto a los de otros cuatro palestinos asesinados por las fuerzas israelíes en Belén. Se informó de que en el frigorífico de la morgue no quedaba espacio debido al número de personas muertas durante la embestida israelí, por lo que los médicos colocaron los cuerpos en una sala vacía del hospital, donde dos pequeños ventiladores se esforzaban en la posición más alta para hacer circular el aire.

Estar inmovilizado en uno de los lugares más sagrados de la cristiandad no garantizaba la seguridad frente al asedio israelí. Las fuerzas de ocupación destruyeron la puerta sur de la iglesia y varios soldados israelíes se trasladaron a su patio sur. Una semana después del asedio, los soldados israelíes abrieron fuego contra la iglesia, lo que provocó un incendio en la habitación de uno de los sacerdotes que vivían allí. Un soldado israelí disparó a un monje armenio y lo hirió. Francotiradores israelíes mataron a otros siete palestinos e hirieron a otros 40.

La imagen de soldados israelíes de un ejército de ocupación asediando una iglesia -y no una iglesia cualquiera; la Iglesia de la Natividad- desató la indignación mundial. El Vaticano lanzó una severa advertencia a Israel para que respetara los lugares religiosos. Un portavoz de los monjes católicos de Tierra Santa declaró que los soldados israelíes eran culpables de un "acto de barbarie indescriptible".

El 20 de abril, la Iglesia Ortodoxa Griega de Jerusalén hizo un llamamiento a los cristianos de todo el mundo para que el domingo siguiente fuera un "día de solidaridad" para las personas de la iglesia y para la propia iglesia. También pidió una intervención inmediata para detener las "medidas inhumanas contra el pueblo y la piedra de la iglesia". Se pidió a cristianos, musulmanes y judíos que se reunieran en la entrada principal de Belén para realizar una marcha hacia la iglesia.

Israel intentó imponer un apagón mediático. Las tropas de ocupación confiscaron las tarjetas de prensa emitidas por el gobierno a 24 periodistas y reporteros en Belén que trabajaban para cadenas de televisión y agencias de prensa extranjeras. Se impidió a los periodistas acudir a la iglesia y las fuerzas israelíes abrieron fuego contra el coche del periodista Mohammed Mousa Manasra.

Las negociaciones para poner fin al asedio comenzaron el 23 de abril. Finalmente, el 10 de mayo se puso fin al mismo tras un acuerdo con mediación europea. Trece de los palestinos que sobrevivieron al asedio se exiliaron a países europeos y otros 26 fueron enviados a la Franja de Gaza. En 2016 pidieron que se les permitiera volver a casa.

El Teatro de la Libertad, una compañía teatral palestina con sede en la ciudad cisjordana de Yenín, recreó momentos clave del incidente en su obra El Asedio. La obra se estrenó en Londres en 2015, ante un público repleto.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
En ese díaEn ese díaIsraelNoticiasPalestinaSmall SlidesVideos y Fotos Historias

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines