Espanol / English

Oriente Medio cerca de usted

Alamut

Alamut: una novela de Vladirmir Bartol

En una fortaleza aislada en mitad de una remota montaña vive y entrena un cuerpo militar de élite. ¿Su misión? Cumplir con su deber, sea el que sea, utilizando cualquier método.

¿Hay soldados que obedezcan todas las órdenes? ¿Hasta dónde pueden llegar el fanatismo y la intransigencia, tanto de los fríos líderes como de sus pasionales lacayos? ¿Cómo es el proceso de captación e inmersión en el extremismo más irracional? ¿Tiene un hombre la capacidad de abrirle el paraíso a otros hombres? ¿Nada es real, todo está permitido? ¿Todo?

Alamut (1938, Vladimir Bartol) nos narra las peripecias del mítico Hassan Ibn Sabbah, también conocido como el Viejo de la Montaña, el fundador de la Secta de los hashshashin (de los Asesinos), un líder sectario de la Persia del Siglo XI que dedicó todas sus energías –y la de muchos de sus subalternos- en luchar contra el poder dominante del Imperio Selyúcida, así como en propagar su fe ismaelí.

Sus métodos, por desgracia, siguen estando muy vigentes: el asesinato con fines políticos; una disciplina atroz; y un control total, no sólo de la voluntad de sus soldados, sino de sus espíritus al completo, valiéndose de ingeniosos engaños.

Esta novela inspiró el famoso videojuego Assassin´s Creed y también tuvo cierta repercusión en muchos otros escritores de décadas posteriores.

La famosa leyenda que une a “los tres amigos” –Hassan Ibn Sabbah, Omar Jayam y Nizam el-Mulk- quizás sea inexacta cronológicamente pero le aporta calidad literaria a la historia.

La novela genera debate, remueve por dentro y trata temas actuales en el marco de la Persia de mediados del Siglo XI.  Es una novela histórica que en cierta medida sacrifica la descripción del entorno físico –excepto cuando es de vital importancia- por un minucioso análisis de los estados internos de algunos de sus protagonistas, mostrándonos los grandes conocimientos que Bartol poseía de psicología (así como de filosofía y de historia de las religiones).

En su momento Alamut se entendió como un canto contra los totalitarismos y probablemente esa sea una lectura acertada, si bien esconde muchos otros matices que hacen que siga manteniendo una vigencia fascinante. En la era que algunos denominan de la “posverdad”, la máxima filosófica del Viejo de la montaña es una cuestión que debe reposar en nuestros corazones, en busca de la luz que le dé una respuesta adecuada.

Categorías
ReseñasReseñas- Libros