Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La mujer jordana sin brazos que domina el arte del mosaico

Rahma Khairallah, maestra del arte del mosaico [Agencia Anadolu].

Rahma Khairallah transmite al mundo un inspirador mensaje de esperanza con una sonrisa que no se borra a pesar de vivir con una rara enfermedad.

Khairallah, de 36 años, que nació sin brazos, representa una historia humana llena de significados y lecciones.

Esta joven jordana depende de sus pies para todo. Decidió ser un miembro activo de la sociedad y recurrió al arte del mosaico para crear cuadros que sólo las personas con talento pueden dominar.

Anadolu News Agency visitó a Khairallah en la Casa del Mosaico para la Artesanía en la provincia de Madaba, donde nos narró su inspiradora historia.

Comienzos difíciles

Khairallah nació en el barrio de Shafa Badran de la capital nacional, Ammán, en 1986. Su familia, compuesta por seis personas, pasó por momentos difíciles con su madre, que era ama de casa, y su padre, que era fontanero. Él tuvo que dejar su trabajo por problemas de salud.

Cuando nací, mi madre permaneció en el hospital durante una semana antes de enterarse de mi estado

dice Rahma.

Cuando el padre de Rahma descubrió que su hija había nacido sin brazos, al principio no pudo decirle a su madre el estado de su recién nacido, pero al cabo de una semana no tuvo más remedio que contarle la triste noticia a su mujer, que seguía esperando en el hospital.

"Cuando mi padre vino a verla sin mí, ella le preguntó asustada, y él le respondió que su hija está bien, pero que hay una cosa que hay que decir, y es que su hija nació sin manos.

"La respuesta de mi madre en ese momento fue: alabado sea Dios y, desde entonces, dijo que la llamaría Rahma, que significa Misericordia", dijo Khairallah.

LEER: Las fuerzas israelíes matan a disparos a un joven palestino en Yenín

Khairallah dijo con orgullo que su madre le enseñó a usar los pies y le daba cosas para que las pusiera entre los dedos y la observaba desde lejos.

Con el tiempo, se acostumbró y su madre le enseñó y la metió en un centro especial para discapacitados motrices donde sus "habilidades aumentaron significativamente".

Un viaje de dolor

Khairallah fue educada hasta el sexto grado en una escuela para personas con discapacidades, pero no fue aceptada más allá de eso en ninguna escuela, "con el pretexto de no ser capaz de soportar mi responsabilidad", aunque los funcionarios sabían que no tenía problemas de salud, dijo.

Khairallah dijo que su familia no tenía casa cuando ella crecía y que los organismos gubernamentales no le proporcionaban ninguna ayuda.

El príncipe saudí Nayef bin Abdulaziz vio a Khairallah en un canal por satélite hace 20 años y siguió su historia. Se puso en contacto con la familia y donó dinero que les permitió comprar un terreno y construir una casa. También donó "prótesis, y me fui a Estados Unidos y volví a Jordania después de tres meses con estas prótesis", dijo.

"El príncipe saudí me prometió que realizaría la Umrah y el Hajj, y así se hizo, y durante la realización de los rituales del Hajj me cansé de las prótesis, así que tuve que meterlas en mis bolsas de viaje y, por desgracia, esas bolsas fueron robadas, y desde ese día me quedé sin ellas", dijo.

Khairallah guardó silencio y respiró profundamente cuando se le preguntó cómo la ve la sociedad.

LEER: La visita de Biden a Oriente Medio tiene dos objetivos principales, pero Palestina no es uno de ellos

"Hace quince años, sentía las miradas de la gente que indicaban que me alejaban, como y bebo con los pies", dijo.

La reacción de la gente hacia ella la descontentó, pero recurrió a la paciencia.

Primera en mosaico

En 2018, Rahma se inscribió en un curso de arte de mosaico de 13 días y los participantes debían completar al menos una pintura.

Su voz era tranquila y débil cuando contaba la historia de la formación en mosaico. Pero rápidamente se elevó con el orgullo que apareció en su rostro.

"Durante la formación, conseguí diseñar tres paneles de mosaico, y se quedaron asombrados por lo que hice", dijo.

 

Los organizadores del curso me confirmaron que lo que hice no lo podían hacer personas sanas, y no fue sólo por simpatía, ya que obtuve el primer puesto.

 

Sonriendo con orgullo, dijo: "Se celebró una ceremonia de graduación para los participantes, y todo el mundo se puso en pie y me aplaudió, y eso me hizo feliz".

"Ahora estoy contenta con mi nuevo trabajo. Hace unas semanas, un especialista en mosaicos de la ciudad se puso en contacto conmigo para pedirme que trabajara con ellos en la fabricación de varios paneles de mosaico", dijo.

Madaba está a 33 kilómetros (21 millas) al sur de Ammán, y su fundación se remonta a la época moabita, en el siglo XIII antes de Cristo.

La ciudad recibe el nombre de Capital del Mosaico, porque la mayoría de los lugares turísticos contienen pinturas en mosaico, además de la presencia de centros especializados en la enseñanza de este arte.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEntrevistasJordaniaOriente MedioRegión

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines