Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los Emiratos Árabes Unidos denunciados por las víctimas del escándalo de espionaje informático mientras Israel trata de salvar su imagen

El escándalo mundial de piratería informática en el que está implicado el famoso grupo israelí NSO Group ha desatado la furia en todo el mundo a medida que empieza a salir a la luz todo el alcance de la operación de espionaje a escala industrial dirigida a políticos, académicos y activistas.

Una investigación realizada por el Proyecto Pegasus, una innovadora colaboración de más de 80 periodistas de 17 organizaciones de medios de comunicación de diez países, ha revelado que hasta 50.000 números de teléfono han sido objeto de vigilancia por parte de los gobiernos clientes del Grupo NSO que utilizan la tecnología de espionaje israelí, incluidos los Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudí.

Empieza a surgir una imagen más completa del hackeo relacionado con la filtración de datos del lunes, con los EAU como protagonistas, en un escándalo que ha suscitado serias dudas sobre la amenaza que supone para la democracia el programa espía de la OSN conocido como Pegasus.

El presidente de Francia, Emanuel Macron, y otros 14 líderes mundiales, incluido el primer ministro de Pakistán, Imran Khan, figuraban en la lista de objetivos. La aparición en la lista no significa que el objetivo haya sido objeto de una operación de pirateo con éxito.

Además de la revelación del lunes de que los Emiratos Árabes Unidos pretendían aprovechar la tecnología de espionaje de la OSN tras el asesinato del periodista saudí Jamal Khashoggi para vigilar a sus asociados y a los funcionarios que dirigían la investigación del asesinato en Turquía, el autoritario estado del Golfo habría puesto en su punto de mira a cientos de ciudadanos del Reino Unido.

LEER: 50.000 teléfonos figuran en la lista de objetivos del escandaloso caso mundial de piratería informática en el que está implicado el grupo israelí NSO

Hasta 400 números de teléfono móvil del Reino Unido aparecían en la lista filtrada, entre ellos miembros de la Cámara de los Lores, abogados de derechos humanos, académicos y activistas, según The Guardian. El análisis de los datos indica que Abu Dhabi fue el principal gobierno responsable de la selección de los números del Reino Unido.

Las personas incluidas en la lista de posibles objetivos buscan respuestas y quieren saber qué hará el gobierno británico para hacer frente a lo que se ha denunciado como una violación de la soberanía del Reino Unido. "Quiero saber qué está haciendo el gobierno británico al respecto", dijo Matthew Hedges, un británico detenido en los EAU durante siete meses en 2018, tras descubrir que su número estaba en la lista.

Otras personas en el punto de mira de EAU han emitido largas declaraciones públicas denunciando al estado del Golfo. "Aunque no puedo negar que me ha sorprendido la noticia de que mi privacidad ha sido violada de una manera tan obscena, no me sorprende que el origen de esta violación criminal sea un régimen autoritario antidemocrático y opresivo, que considera las libertades una amenaza y los derechos humanos una abominación", dijo el doctor Anas Altikriti.

Una mujer comprueba el sitio web del programa espía Pegasus, fabricado por Israel, en una oficina de la capital chipriota, Nicosia, el 21 de julio de 2021 [MARIO GOLDMAN/AFP vía Getty Images].

Altikriti, que ha sido objeto de ataques por parte de los Emiratos Árabes Unidos en varias ocasiones, declaró que buscará asesoramiento jurídico y daños y perjuicios junto con muchos de sus familiares y amigos que han sido objeto de ataques similares. La hermana de Altikriti, la presidenta de la Asociación Musulmana de Gran Bretaña, Raghad Altikriti, primera mujer al frente de la organización, también aparecía en la lista.

Anas Altikriti instó al primer ministro Boris Johnson a "hacer frente a este tipo de acciones llevadas a cabo por regímenes opresivos autoritarios y brutales contra los ciudadanos británicos y a actuar de forma responsable e inequívoca frente a esta criminalidad". Se comprometió a continuar su "larga campaña para revelar la fea realidad del régimen de los EAU, y de otros de tan desagradable tendencia, sin dejarse intimidar por estas u otras tácticas".

Mohammed Kozbar, presidente de una de las mezquitas más conocidas de Gran Bretaña, la de Finsbury Park, también expresó su indignación. "Estoy sorprendido y enojado porque mi teléfono ha sido hackeado desde 2018 por el gobierno de los Emiratos Árabes Unidos", dijo Kozbar. "No puedo entender por qué ya que nunca he estado en los EAU ni he tenido ninguna relación con el país".

Kozbar, cuyo liderazgo transformó la mezquita de Finsbury Park de uno de los lugares de culto más notorios de Londres a lo que muchos consideran una mezquita modelo que impulsa la integración social, advirtió que los ciudadanos británicos como él serán el objetivo de estados autoritarios como los EAU a menos que el gobierno del Reino Unido tome medidas urgentes y responsabilice a Abu Dhabi y a cualquier otro país involucrado en el hackeo.

En lo que parece ser un intento de salvar la cara tras la indignación mundial por el escándalo de la piratería informática, Israel anunció ayer que había creado un equipo interministerial de alto nivel para evaluar las crecientes acusaciones en torno al NSO Group. Sin embargo, los críticos han señalado que existe una complicidad o una completa indiferencia en el país respecto al escándalo de piratería informática, ya que los líderes israelíes han mostrado más interés en acudir a las redes sociales para denunciar a Ben & Jerry's por su decisión de retirar sus productos de los territorios palestinos ocupados, que en abordar lo que muchos consideran una amenaza para la democracia y los derechos humanos en todo el mundo. El recién investido presidente Isaac Herzog incluso calificó la decisión de Ben & Jerry's como "una nueva forma de terrorismo".

LEER: El Consejo de Seguridad Nacional de Israel "investiga" las acusaciones de espionaje de NSO

A pesar de los intentos de distanciarse del Grupo NSO, los críticos no están totalmente convencidos de la afirmación del gobierno israelí de que no tiene ninguna responsabilidad en el escándalo de piratería informática. Planteando preguntas sobre la relación entre el gobierno israelí y NSO Group, el Washington Post señaló que la empresa de espionaje proporcionó al menos alguna información al gobierno sobre quiénes están utilizando sus productos de infiltración y qué información están recogiendo.

"Es una locura pensar que NSO no compartiría información sensible de seguridad nacional con el gobierno de Israel", se dice en el Post que dijo un ex alto funcionario de seguridad nacional estadounidense que ha trabajado estrechamente con los servicios de seguridad israelíes.

El Post también reveló que los fundadores de la NSO son antiguos miembros del notorio equipo de espionaje de élite israelí conocido como Unidad 8200. Se dice que los funcionarios israelíes formados en la unidad inundan el mundo de las empresas de alta tecnología y operan como empresas de espionaje mercenarias privatizadas. Entre los probables beneficiarios del entrenamiento de las unidades se encuentra el Partido Laborista del Reino Unido, que provocó la indignación a principios de año al emplear a un antiguo personal de la Unidad 8200.

La Unidad 8200, que es la mayor unidad militar del ejército israelí, se ve a menudo envuelta en la polémica por su vigilancia de los civiles palestinos en la Cisjordania y la Franja de Gaza ocupadas. Se cree que la unidad lleva a cabo una vigilancia, chantaje y acoso masivos, dirigidos a toda la población palestina que vive bajo la ocupación israelí. No está claro qué parte del sistema de vigilancia de la Unidad 8200 se importa al software Pegasus del NSO Group.

Una vez pirateada, la herramienta de vigilancia Pegasus puede penetrar en los teléfonos móviles y transformarlos en dispositivos de vigilancia capaces de robar correos electrónicos, registros de llamadas, publicaciones en redes sociales, contraseñas de usuarios, información de contacto, fotografías, vídeos, grabaciones de sonido e historiales de navegación, sin que el usuario ni siquiera toque su teléfono ni sepa que ha recibido un misterioso mensaje de una persona desconocida.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaBlogs- PolíticaEuropa y RusiaIsraelNoticiasOriente MedioRegiónReportajes y AnálisisSmall SlidesUS

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines