Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los palestinos no son meros apéndices políticos de la Autoridad Palestina

Fuerzas de seguridad palestinas hacen guardia durante una manifestación en la ciudad de Ramallah, en la Cisjordania ocupada, el 26 de junio de 2021, para protestar por la muerte del activista de derechos humanos Nizar Banat [AHMAD GHARABLI/AFP via Getty Images].

La Autoridad Palestina tiene dos maneras de tratar a los detenidos y a los manifestantes. Cuando surge la ocasión, sobre todo si las huelgas de hambre coordinadas de los presos palestinos en las cárceles de Israel ocupan los titulares internacionales, la AP no tiene reparos en aparecer en las manifestaciones y pedir su liberación. Estas maniobras de relaciones públicas de los funcionarios de la AP junto con los familiares de los presos palestinos son intentos patéticos de presentar a los dirigentes como si estuvieran involucrados activamente en la resistencia anticolonial.

Sin embargo, cuando los servicios de seguridad de la AP detienen a los palestinos y crean más prisioneros, la narrativa cambia, porque la resistencia desde dentro contra la corrupción y la violencia no conviene a los "dirigentes" ilegítimos de Ramala. De repente, los palestinos se convierten en instigadores para ser acorralados, detenidos, golpeados e incluso asesinados en virtud de leyes como la Ley de Ciberdelincuencia, o en el contexto de la "sagrada" coordinación de seguridad de Mahmoud Abbas con Israel.

Las recientes protestas tras el asesinato de Nizar Banat por los servicios de seguridad de la AP pusieron de manifiesto la hipocresía de los dirigentes respecto a la resistencia palestina. Cuando las críticas se acercan a la coordinación de seguridad y a la corrupción, la AP abandona toda pretensión de retórica revolucionaria. Matar la revolución, después de todo, es lo que la AP está subcontratada por Israel para hacer.

Utilizar la violencia contra los manifestantes legítimos no sólo es una prueba de la estrategia autoritaria de la AP, sino que también recuerda las veces que los palestinos han quedado desprotegidos en las calles después de que la AP convocara protestas contra las decisiones políticas israelíes. La era Trump-Netanyahu estuvo repleta de estos casos. Cuando la AP convocó un "día de furia" contra la aceptación unilateral de Estados Unidos de Jerusalén como capital de Israel, por ejemplo, no proporcionó cobertura de seguridad a los manifestantes, que quedaron a merced de las fuerzas de ocupación israelíes. Es un hecho que los 70.000 agentes de seguridad de la AP nunca aparecen cuando los palestinos de a pie son atacados por los colonos ilegales, los soldados y la policía de Israel.

LEER: Israel no engaña a nadie defendiendo a los musulmanes uigur; su interés es evidente

En la narrativa de la AP, por tanto, los palestinos son apéndices que pueden servir o amenazar el cuidadosamente alimentado statu quo. Si la dirección ve un beneficio para sí misma, alabará el valor y la dignidad de los civiles palestinos, como hace cuando la AP requiere el respaldo a su obsesión por el "proceso de paz" y el compromiso de los dos Estados, imposiciones obsoletas que han empobrecido a los palestinos mediante la dependencia de la ayuda humanitaria, al tiempo que han marginado al pueblo de la política. Sin embargo, la dignidad del pueblo palestino lo hace muy consciente de la corrupción desde dentro, y está obligado a levantarse contra cualquier entidad que lo encadene al dominio colonial y a la violencia, independientemente de los autores. Ciertamente, no son meros apéndices políticos de la AP.

Al matar a Banat, los servicios de seguridad de la AP se han establecido firmemente contra la resistencia palestina y, de hecho, contra el pueblo de la Palestina ocupada. No es que se necesitara ninguna prueba al respecto, pero el propio asesinato debería alterar la narrativa asociada a la AP, que habla de la "construcción del Estado" y de la seguridad [de Israel]. En su lugar, necesitamos escuchar una afirmación clara de que la existencia de la AP, financiada por los donantes, se ha encontrado gradualmente en peligro de colapso e impotencia, si no fuera por su violencia inherente, frente a una población que tiene el potencial de unirse y clamar por el cambio.

A menos que la AP cambie de rumbo -y no hay indicios de que lo vaya a hacer-, nada impide que el pueblo palestino se una contra toda forma de violencia colonial. El asesinato de Banat demostró que no hay seguridad para los palestinos gobernados por una autoridad que adopta tácticas coloniales cuando se enfrenta a la crítica justificada del pueblo al que se supone que representa.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónBlogsBlogs- PolíticaIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y Análisis

MEMO Staff Writer

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines