Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Está superando MBS en silencio la mancha del asesinato de Khashoggi?

Joe Biden concede inmunidad al saudí MBS por el asesinato de Khashoggi

Cuando el príncipe heredero saudí Mohammad Bin Salman (alias MBS), el gobernante de facto del mayor país del Golfo, fue acusado de ordenar el brutal asesinato en 2018 del columnista del Washington Post Jamal Khashoggi en el consulado saudí de Estambul, sus ambiciosos planes para revolucionar la economía de su nación se enfrentaron al colapso. MBS había cobrado impulso el año anterior al recorrer Estados Unidos con su séquito, reservó todo el hotel Four Seasons de Beverly Hills. Cenó con Michael Douglas, Dwayne Johnson y Morgan Freeman en la mansión de Rupert Murdoch. Se reunió con Bill Gates, Jeff Bezos, Richard Branson e incluso con Kobe Bryant y Oprah. Firmó un acuerdo armamentístico de 350.000 millones de dólares con el expresidente Trump. MBS se convirtió en el rostro de la reforma en un país controlado durante mucho tiempo por los estrictos edictos del salafismo wahabí, una versión del islam que rechaza la modernización y las influencias externas.

El príncipe heredero saudí regresó a su país natal con ambiciosos planes que contaban con el respaldo financiero de grandes actores occidentales. Richard Branson iba a dirigir el turismo de los complejos turísticos del Mar Rojo, un esfuerzo de Arabia Saudí por establecer un mercado turístico. A su vez, el Fondo de Inversión Pública del Reino invertiría 1.000 millones de dólares en el programa espacial de Virgin. Sin embargo, Branson canceló el acuerdo cuando surgieron acusaciones de que MBS estaba detrás de la muerte del periodista. Amazon también canceló su plan de 1.000 millones de dólares para construir centros en todo el reino.

LEER: ¿Seguirá Biden la temeraria estrategia de apaciguar a MBS? 

El asesinato de Khashoggi debería haber supuesto el fin de cualquier posibilidad de un gobierno próspero de MBS. Se puso en contacto con su antiguo socio, Jeff Bezos, de Amazon, pero fue desairado, lo que supuestamente llevó a MBS a piratear el teléfono de Bezos y revelar la relación extramatrimonial del magnate. Bezos es también propietario del Washington Post.

La conferencia saudí Future Investment Initiative, celebrada en Riad apenas tres semanas después del asesinato de Khashoggi y bautizada como "Davos en el desierto", perdió rápidamente su patrocinio. CNN, New York Times, Uber, Seimans, Goldman-Sachs, Viacom y JP Morgan fueron algunas de las grandes empresas que se retiraron. Ariel Emanuel, director de la agencia de talentos Endeavor, que había organizado una fiesta en Hollywood repleta de estrellas para MBS, devolvió los 400 millones de dólares concedidos por Arabia Saudí.

Un aliado clave que se mantuvo firme junto a MBS tras el asesinato de Khashoggi fue Trump, que hizo de Arabia Saudí su primer destino internacional como presidente. Trump confesó más tarde al periodista Bob Woodward que le había "salvado el culo [a MBS]" y "pude conseguir que el Congreso le dejara en paz." De hecho, en 2018 Trump contradijo las conclusiones de la CIA que señalaban el papel de MBS en el asesinato de Khashoggi, declarando: "Odio el crimen, odio el encubrimiento. Les diré esto: El príncipe heredero lo odia más que yo, y lo han negado con vehemencia."

LEER: La deplorable situación de la nación musulmana 

Con la administración Trump totalmente de su lado, los saudíes tendieron la mano discretamente a los gobiernos al este del Golfo a través de su petrolera estatal, Saudi Aramco. A principios de 2018, Aramco firmó importantes acuerdos industriales, tecnológicos y financieros con Corea del Sur. En diciembre de 2022, el gigante petrolero firmó varios acuerdos que consolidaron a China como un actor central en la cartera de inversiones saudí. Los acuerdos incluían formas de ayudar a diversificar la economía saudí, orientándola hacia productos químicos más valiosos y alejándola de los combustibles fósiles. En vísperas de la cumbre del B20 de 2022, Arabia Saudí firmó un acuerdo con Indonesia para explorar la inversión en la cadena de valor del hidrógeno y el amoníaco con el fin de cumplir su ambicioso objetivo de emisiones netas de efecto invernadero cero para 2060 (Aramco ha fijado el objetivo para 2050). Mientras tanto, a finales de 2022, Aramco envió la totalidad de las cantidades contratadas de crudo a los países del norte de Asia a pesar de haber prometido reducir la producción de crudo.

Recientemente, en Estados Unidos, Biden concedió a MBS plena inmunidad en un caso presentado por la prometida de Khashoggi, Hatice Cengiz, debido a la reciente adquisición por parte del príncipe heredero del título de primer ministro, tradicionalmente perteneciente al rey. Esta decisión -aunque cargada de críticas por parte de grupos de derechos humanos y que representa un giro de 180 grados respecto a las promesas de la campaña de Biden de convertir a Arabia Saudí en "el paria que es" y prometer que le haría "pagar el precio" por el asesinato de Khashoggi- puede aliviar aún más la presión de las empresas que habían retirado sus inversiones y permitirles reanudar sus negocios con normalidad en el reino.

De hecho, en el evento FII de octubre de 2022 reaparecieron caras conocidas. Mientras que la administración de Biden boicoteó por frustración por los recortes en la producción de petróleo, Jared Kushner y Steve Mnuchin, de la Casa Blanca de Trump, asistieron, al igual que el exdirector de comunicaciones de Trump, Anthony Scaramucci, todos regresaron a partir de 2019. Al ser preguntado por el asesinato de Khashoggi, Scaramucci comentó que era "una tragedia", y luego añadió: "¿Somos capaces de superarlo ahora?" También asistieron Sally Buzbee, editora ejecutiva del Washington Post, junto con los gigantes de Wall Street JP Morgan y Goldman-Sachs, que regresaron.

LEER: Partición, cambio de régimen y rivalidad geopolítica: ¿qué le espera a Oriente Medio en 2023? 

Lo más destacado fue la introducción en 2022 de LIV Golf, dirigido por Greg Norman, que atrajo a varios golfistas veteranos de la PGA, entre ellos el seis veces campeón de majors Phil Mickelson. Michelson, que firmó un contrato por un valor estimado de 200 millones de dólares, dijo: "Veo a LIV Golf con tendencia al alza" y "al PGA Tour con tendencia a la baja". Mickelson sugirió que ambas partes debían sentarse y solucionar las cosas. Aunque esto todavía no ha sucedido, puede parecer inevitable a medida que LIV vaya ganando aceptación internacional. LIV firmó recientemente contratos con el servicio global de streaming deportivo DAZN, así como con televisiones de Alemania y Austria, Italia, Canadá y Latinoamérica. Si Mickelson tiene razón y LIV Golf sigue evolucionando, el hecho de que el PGA Tour acepte una conversación entre ambas partes supondrá otra gran victoria para MBS, legitimando aún más el circuito a pesar de las acusaciones de que se está utilizando para "lavar deportivamente" el historial de derechos humanos de Arabia Saudí.

A pesar de las amenazas de prohibición, los golfistas de la LIV no han quedado totalmente excluidos del PGA Tour. Augusta National acaba de enviar sus invitaciones para el Torneo de Maestros de 2023, en las que figuran varios golfistas de la LIV que compartieron su buena noticia en las redes sociales. Según Augusta, no se aplicarán restricciones para 2023.

MBS sólo tenía 33 años cuando fue coronado príncipe heredero. Tal vez algunas de sus meteduras de pata puedan achacarse a la inexperiencia y la juventud, aunque es difícil catalogar una guerra inhumana en Yemen y el asesinato de un periodista como simples errores de liderazgo. La verdadera prueba está en el éxito de la ciudad futurista de ensueño de MBS, NEOM, actualmente en construcción y parte de su plan Visión 2030, que introduciría una Arabia Saudí progresista y económicamente diversificada. NEOM promete lunas artificiales, taxis teledirigidos y mano de obra robotizada, además de funcionar con cero emisiones de carbono. La cuestión es si esta ciudad tecnológicamente avanzada puede cumplir con su viabilidad económica atrayendo turistas e industrias extranjeras. Es un planteamiento de "constrúyela y vendrán" menos prometedor que el de las ciudades que crecen para sostener el aumento de empresas y población.

Si funciona, puede servir de modelo para otros países que deseen atraer inversores y construir un polo industrial. Si no, será otro cuento con moraleja sobre la arrogancia. Sólo entonces sabremos hasta qué punto se ha recuperado MBS. Aunque no se puede volver a los primeros días del encaprichamiento de Hollywood con el príncipe heredero reformista, el pragmatismo puede ganar la partida al idealismo. Se podría argumentar que MBS ha jugado su mano de forma experta dadas las crisis existenciales de su propia creación, en particular el asesinato del periodista Jamal Khashoggi.

LEER: Arabia Saudí asciende al juez que "encubrió" el asesinato de Khashoggi 

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

 

Categorías
Arabia SauditaArtículosArtículos de OpiniónEEUUOriente Medio
Show Comments

Rick es un profesor y escritor que vivió en Arabia Saudí entre 2013 y 2022. Fue testigo del cambio social y de los esfuerzos de diversificación económica durante el tiempo que trabajó para Aramco. Ha publicado artículos para PBS/ Frontline's Tehran Bureau y otros medios de comunicación y revistas. Es licenciado en Filología Inglesa por la Universidad de Colorado y posee un máster en Derechos Humanos y Ética Global por la Universidad de Leicester.

Show Comments

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines