Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Arabia Saudí asciende al juez que "encubrió" el asesinato de Khashoggi

Una bandera de Arabia Saudí ondeando [OZAN KOSE/AFP via Getty Images].

El nuevo presidente del tribunal antiterrorista saudí es el juez Awadh Al-Ahmari. Se le acusa de haber ayudado a encubrir el asesinato del periodista Jamal Khashoggi y está implicado en la detención, tortura y obtención de confesiones forzadas de activistas pacíficos de derechos humanos, según ha revelado un informe de Democracia para el Mundo Árabe Ahora (DAWN).

Al-Ahmari, fiel colaborador del príncipe heredero saudí Mohammed Bin Salman (MBS), formó parte de la delegación que acompañó al fiscal general saudí a Estambul en octubre de 2018 tras el brutal asesinato de Khashoggi en el consulado saudí. Se cree que fue enviado para limpiar las pruebas del asesinato y descuartizamiento de Khashoggi por un equipo de asesinos saudíes.

Los detalles del papel de Al-Ahmari en el encubrimiento se mencionaron en el informe del relator especial de la ONU sobre ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias. Al-Ahmari era miembro de la delegación saudí que, según el funcionario de la ONU, había ayudado a limpiar las pruebas del crimen, impidiendo que las autoridades turcas investigaran el lugar y proporcionando información falsa a la opinión pública sobre lo ocurrido.

Testigos que hablaron con DAWN revelaron que Al-Ahmari ha estado implicado en la detención, tortura y extracción de confesiones forzadas de activistas pacíficos de derechos humanos durante su etapa como detective en el Circuito de Seguridad del Estado dentro de la Fiscalía Pública entre 2010 y 2022. Al parecer, activistas saudíes fueron condenados a largas penas basándose en los falsos testimonios obtenidos por Al-Ahmari.

LEER: El presidente chino Xi Jinping llega a Riad para reunirse con líderes saudíes y árabes

Un decreto real obtenido por DAWN a través de una fuente judicial emitido el 9 de junio anunciaba el nombramiento de Al-Ahmari y de al menos otros diez detectives y fiscales para ejercer de jueces en el Tribunal Penal Especializado (SCC).

El SCC se creó en 2008 para juzgar a sospechosos de terrorismo. Sin embargo, en los últimos años se ha hecho famoso por aprobar medidas represivas contra críticos y activistas de derechos humanos. Arabia Saudí, al igual que sus principales aliados en la región, Egipto y Emiratos Árabes Unidos, ha sido acusada de militarizar la definición de terrorismo, especialmente desde el levantamiento popular árabe de 2011, para incluir a opositores y defensores de la democracia.

Los nombramientos de Al-Ahmari por decreto real se produjeron tras la purga de al menos nueve jueces en activo del Tribunal Supremo. Tras su nombramiento se anularon varias sentencias y se sustituyeron por sanciones más duras contra activistas de derechos humanos, como la condena de dos mujeres saudíes a 34 y 45 años de prisión, respectivamente, por su uso de las redes sociales.

"Awadh al-Ahmari ha sido recompensado generosamente por Mohamed bin Salman con un puesto al frente del tribunal más notorio utilizado para perseguir a activistas políticos pacíficos por su lealtad al servicio de confesiones forzadas, torturas y encubrimientos", ha declarado Abdullah Alaoudh, director para el Golfo de DAWN. "MBS ha despachado a al-Ahmari para silenciar a los críticos y limpiar sus desaguisados, incluido el asesinato de Jamal Khashoggi en Estambul".

La directora ejecutiva de DAWN, Sarah Leah Whitson, afirmó: "Al nombrar a al-Ahmari para residir sobre el Tribunal Penal Especializado (TCE), MBS está señalando a los saudíes que sólo aquellos dispuestos a hacer su trabajo sucio serán recompensados con ascensos a pesar de carecer de cualificaciones."

"Al mismo tiempo, está enviando un mensaje al mundo de que él (MBS) no tiene ningún deseo de poner fin a su brutalidad".

Categorías
Arabia SauditaNoticiasSmall Slides
Show Comments
Show Comments

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines