Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Las armas de los medios de comunicación para el engaño masivo

Un grupo de personas realiza una protesta en apoyo al pueblo afgano en Berlín, Alemania, el 28 de agosto de 2021 [Abdulhamid Hoşbaş /Agencia Anadolu].

El periodismo es un arma poderosa, y por eso a la mayoría de los tiranos y déspotas les gusta controlar o prohibir los medios de comunicación. Incluso en las llamadas democracias, los gobiernos son muy conscientes del poder y la influencia que los medios de comunicación pueden tener sobre los votantes. Las portadas y los comentarios críticos pueden hacer ganar o perder elecciones, conseguir el respaldo de la opinión pública e incluso iniciar guerras.

El entonces presidente de Estados Unidos, George W. Bush, y su compinche en Londres, el líder del Partido Laborista y Primer Ministro, Tony Blair, conocían el poder de la propaganda y lo utilizaron hace casi veinte años. En sus manos, los titulares y las emisiones engañaron al mundo sobre unas inexistentes armas de destrucción masiva (ADM) en Iraq. Las propias armas de engaño masivo de los medios de comunicación funcionaron a las mil maravillas. Algunos años más tarde, varios periódicos y periodistas importantes se disculparon por ser cómplices de la propagación de mentiras en su cobertura de la guerra de Irak.

El iraquí Saddam Hussein no era ajeno al poder de la propaganda. Sabía que si tenía a los medios de comunicación iraquíes en sus manos, los corazones y las mentes del pueblo le seguirían. Por eso, ningún periódico publicado en Irak cuestionó jamás la participación del 100% del electorado que lo llevó de nuevo al poder en octubre de 2002. Yo estaba en Irak en ese momento. Fue reelegido para otro mandato de siete años por el voto unánime de todos los 11.445.638 iraquíes con derecho a voto en el censo electoral, eclipsando el 99,96% que le votó en 1995. Por mucho que lo intentara, no pude encontrar a nadie dispuesto a cuestionar el resultado y pronto descubrí, escoltado a todas partes por los guardianes del gobierno, que era una locura incluso preguntar.

Las voces disidentes y los columnistas críticos no están fuera del alcance de los tiranos de piel fina que no aceptan las críticas. El periodista del Washington Post Jamal Khashoggi pagó con su vida sus palabras críticas en 2018, cuando el disidente saudí fue asesinado y descuartizado en el consulado de Arabia Saudí en Estambul, al parecer por orden del petulante príncipe heredero Mohammed Bin Salman. Esa fue la conclusión a la que llegó la inteligencia estadounidense; fue ignorada por Donald Trump.

Va a ser fascinante, por lo tanto, ver cómo el nuevo gobierno talibán trata a los medios de comunicación en Afganistán mientras despliega su programa administrativo. Espero que permita que los medios de comunicación locales florezcan, porque la libertad de expresión y la transparencia de los medios de comunicación son siempre un signo de buen gobierno.

LEER: Olvídese de la propaganda y de los relatos fallidos; es necesario un nuevo enfoque sobre Afganistán

A pesar de sus críticas a los talibanes, en las que la falta de libertad de expresión ocupa un lugar destacado, los medios de comunicación occidentales y otros extranjeros -incluidos los de India e Israel- han sido deplorables en su cobertura de los acontecimientos que se desarrollan en Afganistán. Nos guste o no, los talibanes llegaron al poder tras una aplastante derrota de las fuerzas estadounidenses, británicas y de la OTAN. Se necesitaron 20 años y el movimiento no podría haberlo hecho sin el apoyo de los afganos de a pie. Eso es un hecho, pero difícilmente se sabría por la cobertura de los medios de comunicación..

Los comentaristas de los medios de comunicación occidentales todavía están en estado de shock, lo que no es de extrañar después de más de 20 años de demonización de los talibanes. Han difundido tanta desinformación, mentiras y propaganda, y la han repetido tan a menudo, que han llegado a creérsela ellos mismos.

Aunque a menudo se les caracteriza como "atrasados, primitivos y medievales", los talibanes han demostrado en realidad que son bastante capaces de planificar y coordinar estratégicamente, con capacidad para adaptarse y contrarrestar cualquier cosa que les lancen las fuerzas de la OTAN. Los dirigentes del movimiento han aprendido de los errores del pasado y han aprovechado los puntos débiles de la coalición liderada por Estados Unidos.

He visto en la televisión una cinta transportadora aparentemente interminable de Coroneles Blimps, comentaristas políticos burlones y expertos en defensa que refutan la capacidad de los talibanes para organizar un gobierno que funcione. Algunas de estas personas son ciudadanos del mismo país que eligió al presentador de telerrealidad Donald Trump como presidente en 2016; ya es suficiente. ¿A alguien más le apetece un gobierno por Twitter? ¿No? Yo pensaba que no.

Lo cierto es que, durante más de una década, los talibanes se han dedicado a construir una administración paralela, a desarrollar una logística a nivel nacional y a introducir un sistema legal muy preferible a los tribunales corruptos que operan en las principales ciudades bajo los gobiernos títeres de Karzai y Ghani. También me han informado que el movimiento cuenta con una impresionante red de inteligencia. Si eso es cierto, entonces la narrativa mediática impulsada por Occidente probablemente ha convenido muy bien a los propósitos de los talibanes.

Las noticias falsas no se inventaron en la era Trump. Recuerdo cuando Kabul fue "liberada" la primera vez y hubo imágenes televisivas de mujeres quemando burkas y hombres afeitándose la barba. Lo que las cámaras no mostraron fue el dinero ofrecido a estas personas por los medios de comunicación ricos en dólares que querían proporcionar imágenes "felices" para la gente de vuelta a casa. Algunos colegas me contaron que podían conseguir afganos que "actuaran" para los medios de comunicación por 50 dólares cada uno, más o menos el salario de un mes allí. Con dólares en los bolsillos, tijeras y burkas y algo de combustible para encendedores en las manos, actuaban alegremente en primer plano.

Los afganos emprendedores no tardaron en aprovechar la oportunidad, y empezaron a surgir muchos documentos falsos que revelaban los secretos más mortíferos de Al-Qaida. Un periodista insensato desembolsó 500 dólares por los planes nucleares de Osama Bin Laden, que resultaron ser el contenido de un libro de texto de física. Los afganos, igualmente innovadores, se las ingeniaron para sacar provecho de los reporteros ricos que querían imágenes e historias para hacer creer a la gente en su país que la invasión y la ocupación dirigidas por Estados Unidos habían valido la pena.

Avancemos 20 años y, gracias a las redes sociales, las noticias falsas son un problema a escala industrial. Sin embargo, esta vez los papeles se han invertido, y los talibanes han llegado a las afueras de Kabul en lugar de huir. En lugar de elogiar al movimiento por su toma relativamente pacífica de la capital afgana, se nos ha dado un giro más antitalibán con las dramáticas imágenes de un joven que utiliza pintura negra para cubrir los anuncios de cosméticos que muestran a mujeres maquilladas en un escaparate de belleza. La imagen se hizo viral. Me pregunto cuánto le pagaron para que actuara ante las cámaras, o si era auténtico.

LEER: Levantando el velo de la gran arrogancia occidental

En el momento de escribir este artículo, puedo decir que mis amigas afganas confirman que las peluquerías y los salones de belleza siguen funcionando. También puedo decirles que los salones de belleza existían en zonas de lujo de Kabul bajo los talibanes, donde incluso los líderes más conservadores del movimiento no se atrevían a interponerse entre una mujer y sus tenacillas.

Cuando los talibanes de 2021 tomaron el control de Kabul, los medios de comunicación se prepararon para ver indicios de violaciones, saqueos y comportamientos descontrolados. ¿No es eso lo que hacen los ejércitos conquistadores? ¿No lo vimos en Bagdad cuando las tropas estadounidenses llegaron a la capital iraquí en 2003? A pesar de que se les dijo que no actuaran como conquistadores, hubo imágenes perdurables de soldados trepando por las estatuas caídas de Saddam ondeando banderas estadounidenses, quemando y saqueando la ciudad.

Para disgusto de los políticos y de los medios de comunicación, los talibanes se comportaron como niños de escuela en una excursión al museo local; algunos miembros del movimiento incluso sonrieron y posaron para las fotografías al entrar en el palacio presidencial. Eso no impidió una serie de imágenes falsas de mujeres con abayas negras que eran conducidas por las calles afganas con cadenas en los tobillos con leyendas como "Los talibanes han llegado".

No se vio a ningún político balanceándose desde las puertas del palacio presidencial con puros en la boca y dólares en los bolsillos; eso habría sido difícil ya que la mayoría de los miembros del gobierno de Ashraf Ghani, incluido el propio presidente, habían huido, llevándose supuestamente millones de dólares.

Sin dejarse amedrentar por estos primeros signos de paz y estabilidad, los periodistas occidentales recorrían las calles, vestidos irónicamente con abayas negras, asegurando escuchar cánticos de "muerte a Estados Unidos". Las imágenes que vi en un canal estadounidense concreto, que repetí varias veces, mostraban a los soldados talibanes limitándose a gritar "Takbir... Allahu Akbar". Para colmo, algunos soldados talibanes juguetones fueron fotografiados conduciendo coches de choque en una feria. ¿Cómo se atreven los miembros de este régimen malvado y brutal a disfrutar de las atracciones de un parque temático?

Al no poder presentar informes sobre violaciones en grupo, mercados de esclavos, lapidaciones públicas y ahorcamientos, el cuarto poder tuvo que conformarse con escenas que recordaban a Saigón 1975, mientras las almas desesperadas perseguían a un avión que salía por la pista del aeropuerto Hamid Karzai de Kabul. Sin embargo, para disgusto colectivo de los periodistas, sospecho que el aeropuerto estaba bajo control de Estados Unidos en ese momento, y estos desgarradores acontecimientos ocurrieron bajo la mirada de Washington.

Otro periodista se paseó "valientemente" por las calles del centro de Kabul con su equipo de cámaras, comentando la vestimenta islámica conservadora que llevaba la gente y opinando que esto se debería a la llegada de los talibanes. ¡No, amigo! Estás informando desde un país musulmán y esta es la vestimenta cultural de los afganos de a pie. Todos los que antes llevaban vestimenta occidental eran probablemente occidentales que se dirigían al aeropuerto.

La liberación de Kabul de la ocupación de Estados Unidos y la OTAN ha puesto al descubierto una plétora de mentiras y manipulaciones de los medios de comunicación, y por eso muchos en Occidente están asombrados por los acontecimientos en Afganistán. La demonización fue un periodismo perezoso por parte de reporteros que se hicieron pasar por heroicos contadores de la verdad ante un público crédulo.

Sin embargo, los talibanes ya no se lo creen. Después de haber sido víctima de un medio de comunicación abusivo y manipulador durante más de dos décadas, ¿el movimiento prohibiría a los periodistas o restringiría su trabajo? Pues no, no lo hizo. En su lugar, celebró una rueda de prensa para sus detractores y habló de los derechos de las mujeres, los derechos humanos, la paz, la reconciliación y una amnistía para sus enemigos. Los periodistas se quedaron atónitos; los políticos estadounidenses y europeos se indignaron; e incluso los demonizadores más rabiosos de Occidente se quedaron sin palabras. Casi.

Estados Unidos se retira de Afganistán, ¿hacia dónde va esto? - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente].

Pronto encontraron su voz y, a falta de hechos, se desataron los giros sobrealimentados a través de los canales de televisión por satélite, las emisoras de radio y las tertulias. Las palabras de los dirigentes talibanes fueron desestimadas como una sarta de mentiras e incluso "escalofriantes". Los políticos que mienten habitualmente, los oficiales del ejército y los supuestos expertos que escupen odio y bilis sin pruebas, investigaciones ni justificación -y con más de un toque de ironía- afirmaron pomposamente: "No se puede confiar en esta gente".

No es de extrañar que los afganos hicieran cola en las zanjas de aguas residuales del aeropuerto durante horas y horas esperando salir de Kabul. El miedo y el pánico eran palpables. Ninguno de los comentaristas de televisión se molestó en preguntar a los políticos británicos y estadounidenses por qué no se podía confiar en los talibanes. Si realmente era así, ¿por qué las tropas británicas y estadounidenses estaban protegidas por los talibanes mientras se llevaba a cabo la evacuación masiva?

No niego que muchos afganos tenían buenas razones para huir. Habían trabajado como traductores para las fuerzas y los servicios de inteligencia estadounidenses y de la OTAN, las mismas fuerzas que habían maltratado, torturado y asesinado a afganos. A pesar de las garantías de los talibanes de que no habría represalias, temían por sus vidas, y ¿quién puede culparles? Muchos afganos de a pie tienen cuentas pendientes con sus seres queridos detenidos y torturados en la tristemente célebre Base Aérea de Bagram o simplemente desaparecidos por la fuerza.

Todas las ocupaciones militares brutales acaban en algún momento -toma nota de Israel- y en el caos y el vacío que queda, la venganza, el desquite y la retribución están en la cima de muchas agendas. Este es un problema con el que tendrán que lidiar los líderes talibanes.

Mientras tanto, se necesitará un ejército de asesores de prensa para acabar con el engaño, la exageración, la colocación y la ocultación de pruebas utilizadas para demonizar a los talibanes durante las últimas dos décadas y más. También está en juego una compleja relación entre los periodistas y sus fuentes, y muy a menudo esas fuentes están basadas en grupos de la oposición o en individuos que tienen sus propias agendas para desacreditar al movimiento. Estos periodistas deben intentar que sus fuentes rindan cuentas, ya que muchas de ellas se niegan a sí mismas.

LEER: La victoria de los talibanes pone de manifiesto el legítimo derecho a la autodeterminación

Ya hemos tenido titulares sobre periodistas afganos atacados por los talibanes, pero cuando se mira más allá, la historia no está tan clara. De hecho, a menudo se trata más bien de hombres que llevan a cabo crímenes haciéndose pasar por soldados talibanes. ¿Por dinero, por razones válidas o simplemente por venganza? ¿Quién sabe?

Todavía hay mucha propaganda que obstruye las ondas y las pantallas de nuestros televisores. La BBC y todos sus departamentos de noticias, incluido el Servicio Mundial y sus corresponsales internacionales, siguen insistiendo en la historia de que los talibanes cerraron las escuelas e impidieron la educación de las niñas. Es una mentira, pero la BBC la ha repetido durante tanto tiempo que no puede corregirla sin admitir que ha engañado a sus espectadores y oyentes durante los últimos 20 años. Otros medios de televisión, radio y prensa tienen el mismo problema.

El periodista Robert Carter se puso en contacto conmigo recientemente para hablar del problema de lo que él llama "la histeria talibán de Occidente". Cita a una comentarista en particular en su vídeo de YouTube diciendo: "Los talibanes no han cambiado. Siguen siendo los salvajes bárbaros que eran hace 20 años, y si no probablemente peores ahora porque están envalentonados por el poder absoluto. Ya saben los informes de mayo, bombardearon una escuela llena de niñas y mataron a 90 de ellas".

Es cierto que la escuela para niñas Syed Al-Shahda, en el barrio Dasht-e-Barchi de Kabul, fue bombardeada en mayo. Aunque al ahora desacreditado presidente Ashraf Ghani le convenía culpar a los talibanes, desde entonces se ha sabido que fue culpa de los fanáticos del ISIS-K. Los talibanes negaron la responsabilidad y condenaron los asesinatos en el barrio chiíta. La verdad es que comentaristas de derechas como el citado por Carter no distinguen al ISIS-K de su codo. Para ellos, "ellos" son todos iguales. De ahí las perpetuas mentiras sobre las bandas de violadores talibanes, los mercados de sexo, los esclavos y el tráfico de personas.

No voy a nombrar y avergonzar a esta comentarista ignorante, pero es una de tantas. A veces hay que proteger a la gente de su propia estupidez, pero si se molesta en leer esto quizás pueda iluminarla a ella y a otros analistas igualmente ignorantes sobre la posición de los talibanes cuando se trata de abusos sexuales y violaciones. Investigué y escribí sobre ello en mi libro de 2001 En manos de los talibanes*.

"Los talibanes fueron formados [en 1993] por el mulá Muhammad Omar Akhund, un erudito religioso que tenía 43 años en ese momento... Se dice que el grupo original de Omar estaba "unido en su ira por la anarquía en la que se había hundido el gobierno de los muyahidines", dijo Asiaweek. La anarquía se refería a la extorsión diaria en los peajes de las autopistas, donde el robo y la violación eran hechos cotidianos. En julio de 1994, un jefe militar de Kandahar violó y mató a tres mujeres, lo que causó indignación en la ciudad. La justicia de Omar y sus talibanes fue rápida. El líder fue ejecutado y sus hombres ofrecieron sus servicios a Omar. Fue un momento decisivo para los talibanes, que se hicieron cada vez más fuertes". (En manos de los talibanes, p85)

Ahora bien, si eso es lo que hacían los talibanes en 2001, y -como insiste este comentarista- "siguen siendo los salvajes bárbaros que eran hace 20 años, y si no probablemente peores ahora...", ¿por qué demonios promoverían hoy las violaciones en grupo o tendrían "bandas de violadores talibanes merodeadores"? Los dirigentes actuales son tan puritanos y conservadores como siempre. Están horrorizados por el comportamiento del ISIS-K y las historias de violaciones de mujeres yazidíes por parte del ISIS en Irak, los mercados de esclavos en Raqqa y el abuso sexual de las mujeres.

Puedo entender que esto pueda parecer confuso para los seguidores ocasionales de la política de Oriente Medio y Asia, pero por eso es el deber de los periodistas cortar la propaganda y ofrecer la verdad. Parece bastante sencillo, pero algunos antiguos colegas de profesión todavía no me han perdonado que mis captores talibanes de hace 20 años me trataran con "respeto y cortesía".

Es triste que se haya criminalizado parte del periodismo en Occidente. Veamos el caso de Julian Assange, editor de WikiLeaks, que languidece en la prisión de alta seguridad de Belmarsh, en Londres. Se enfrenta a la extradición a Estados Unidos y a un proceso penal en virtud de la Ley de Espionaje estadounidense. Se le acusa de publicar los diarios de guerra de Afganistán e Irak y los cables de las embajadas estadounidenses, importantes documentos que muchos periodistas de todo el mundo han utilizado y ayudado a difundir. Los "Diarios de guerra" aportaron pruebas de que el Gobierno de Estados Unidos engañó a la opinión pública sobre las actividades en Afganistán e Irak, y cometió crímenes de guerra.

Por supuesto, aún es muy pronto y no podemos juzgar a los talibanes sólo por sus palabras. Tenemos que ver si sus palabras se corresponden con sus acciones, así que cuanto antes conviertan sus promesas en hechos, antes se podrá informar. Espero que los talibanes de 2021 tengan una moral y una ética más elevadas que muchos de nosotros en Occidente, sobre todo los periodistas y los políticos.

*Yvonne Ridley es la autora de In the Hands of the Taliban (En manos de los talibanes), disponible en formato electrónico.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen a la autora y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
AfganistánArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides

La periodista y autora británica Yvonne Ridley ofrece análisis políticos sobre asuntos relacionados con el Oriente Medio, Asia y la Guerra Mundial contra el Terrorismo. Su trabajo ha aparecido en numerosas publicaciones de todo el mundo, de Oriente a Occidente, desde títulos tan diversos como The Washington Post hasta el Tehran Times y el Tripoli Post, obteniendo reconocimientos y premios en los Estados Unidos y el Reino Unido. Diez años trabajando para grandes títulos en Fleet Street amplió su ámbito de actuación a los medios electrónicos y de radiodifusión produciendo una serie de películas documentales sobre temas palestinos e internacionales desde Guantánamo a Libia y la Primavera Árabe.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines