Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La victoria de los talibanes pone de manifiesto el legítimo derecho a la autodeterminación

Patrulla talibán en la ciudad de Herat, Afganistán, el 18 de agosto de 2021 [Mir Ahmad Firooz Mashoof/Anadolu Agency].

Todos los pueblos tienen derecho a la autodeterminación. En virtud de ese derecho, pueden determinar su estatus político y perseguir su desarrollo económico, social y cultural sin impedimentos. Esto es tan cierto en Afganistán como en cualquier otro lugar.

El gobierno de Biden en Washington insiste en que la retirada de las tropas estadounidenses de Afganistán se debe al acuerdo de Donald Trump con los talibanes firmado en Doha en febrero. Los críticos sostienen que, al igual que las políticas de cambio climático de Trump, Biden tiene el poder de revertir las decisiones de su predecesor si tiene la voluntad política de hacerlo.

Los éxitos acelerados de los talibanes fueron, aparentemente, completamente inesperados. Los servicios de inteligencia de Estados Unidos y de la OTAN fallaron estrepitosamente en este sentido. Sin embargo, lo que resulta significativo del acuerdo de Doha es que EE.UU. era consciente de la insostenibilidad de su guerra en Afganistán; de que sólo era cuestión de tiempo la derrota inevitable.

Por tanto, Estados Unidos planeó hacer lo que mejor sabe hacer: dejó al gobierno afgano en la estacada, dejando que el Ejército Nacional Afgano, entrenado por Estados Unidos, resistiera a los talibanes en una espiral descendente de luchas incesantes y guerra civil. Pero el complot fracasó. Los líderes de EE.UU. y de la OTAN fueron cogidos con la guardia baja y el presidente afgano Ashraf Ghani huyó del palacio presidencial. No es de extrañar que el pueblo se sienta abandonado.

Biden expuso las condiciones de la guerra civil imperante, pero el protagonista principal fue omitido del guión: Estados Unidos de América.

LEER: Colaborar con los talibanes sin reparos

Afganistán tiene importantes recursos naturales de interés económico estratégico para Estados Unidos y sus aliados de la OTAN. Por eso invadieron y ocuparon Afganistán durante 20 años. La construcción de la nación no era el verdadero objetivo, como ha admitido Biden, por lo que es posible que Estados Unidos retire sus tropas sobre el terreno, pero tal vez preste apoyo aéreo a los grupos de oposición que se enfrentan a los talibanes. Ese será un objetivo estratégico para el Pentágono como parte de la perenne política neocolonial de "divide y vencerás". Asegurar el acuerdo de Doha no era más que una forma de garantizar el paso seguro de las tropas estadounidenses fuera de Afganistán.

Se está echando sal en la herida abierta de Afganistán, como el plan maestro de George W. Bush y Donald Rumsfeld para "mantener la seguridad de Estados Unidos" -un eufemismo para el cambio de régimen en una tierra extranjera- protegiendo los intereses regionales. Los recursos naturales de Afganistán son el premio.

Estados Unidos es un notorio agente provocador en Oriente Medio y otras partes del mundo. El cambio de régimen en Irak fue enteramente para proteger los intereses de EE.UU. y sus aliados en términos de acceso al petróleo iraquí. El Informe British Chilcot arrojó conclusiones condenatorias contra el ex primer ministro británico Tony Blair y su "expediente dudoso" de informes de inteligencia que no establecían "más allá de toda duda" que Irak tuviera armas de destrucción masiva, la excusa dada para la invasión y ocupación del país.

Estados Unidos se retira de Afganistán, ¿hacia dónde va esto? - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente].

No existen razones creíbles para la decisión de retirar las tropas estadounidenses. Por lo tanto, sólo podemos concluir que los talibanes han superado y derrotado a la alianza Estados Unidos-OTAN. Esto desacredita la llamada "Guerra contra el Terror", una flagrante farsa para conseguir apoyo internacional para una guerra injustificada, que ha dado lugar a atrocidades por parte de Estados Unidos, como la tortura de presos políticos y mujeres en Bagram y Guantánamo. Esto está bien documentado, al igual que el angustioso caso de la neurocientífica pakistaní Dra. Aafia Siddiqui. La islamofobia resultante se extiende por toda Europa y Estados Unidos, con la ayuda y la instigación de los sucesivos presidentes estadounidenses, que culminan con las políticas abiertamente antimusulmanas de Trump.

La implacable narrativa de los medios de comunicación dominantes es que Estados Unidos y sus aliados son los custodios de los derechos humanos. La evidencia sobre el terreno en Afganistán y en otros lugares sugiere lo contrario, sobre todo en el apoyo incuestionable de Washington al estado de apartheid de Israel y su ocupación beligerante de Palestina. En todo esto, se están pisoteando la Carta de la ONU y las leyes y convenciones internacionales.

A pesar del pánico generalizado entre los ciudadanos afganos, especialmente los que trabajaron con las fuerzas de ocupación y pueden ser cómplices de las atrocidades, es de esperar que se permita al pueblo de Afganistán determinar por sí mismo cómo y por quién debe ser gobernado. Este derecho a la autodeterminación está consagrado en el derecho internacional. El anuncio de una amnistía por parte de los talibanes puede ser un paso en la dirección correcta, pero tendrá que ser evidente sobre el terreno para que haya una trayectoria decidida de mejora económica y social que emancipe al país devastado por la guerra.

LEER: Si las acciones de los talibanes son el punto de referencia, ¿Dónde sitúa eso a las de Estados Unidos en Irak?

El Estado afgano dirigido por los talibanes debe ganarse el respeto de sus vecinos y de la comunidad de naciones. El gobierno de una interpretación politizada y parroquial del Islam no es aceptable para muchos musulmanes que tienen una comprensión diferente del mensaje más amplio de la fe para la humanidad.

¿Pueden los talibanes crear una sociedad inclusiva, justa y compasiva, con un Estado funcional y viable? Necesitará apoyo y buena voluntad si quiere hacerlo. Esto es importante. El régimen impuesto por Estados Unidos se derrumbó por la corrupción sistémica y los billones de dólares no produjeron los cambios sociales tan necesarios que se prometieron hace 20 años. ¿Cómo puede hacerlo mejor un régimen talibán que ya está amenazado con sanciones económicas?

Las preocupaciones de las mujeres y niñas marginadas, de las minorías religiosas y otras son legítimas. Todos los afganos tienen derecho a vivir bajo un gobierno inclusivo que actúe en su mejor interés. Los talibanes deben rendir cuentas de manera justa y equitativa, sin el doble rasero y la hipocresía que ya son evidentes en los informes de los medios de comunicación y en las declaraciones de los políticos de Occidente.

El adagio de que las acciones hablan más que las palabras debe ser válido para ellos, así como para un liderazgo talibán que quiere ganar apoyo y legitimidad a través de sus políticas reformadas y reformadoras. La victoria del movimiento debe convertirse ahora en una victoria del derecho internacional y del derecho del pueblo a la autodeterminación. Las noticias falsas y las narrativas falsas que socavan el derecho deben ser cosas del pasado si se quieren hacer realidad las esperanzas y aspiraciones de todos los afganos.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónReportajes y AnálisisSmall Slides

Ziyaad Ebrahim Patel es un abogado afincado en Johannesburgo, abogado internacional de derechos humanos y activista de lawfare

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines