Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Olvídese de la propaganda y de los relatos fallidos; es necesario un nuevo enfoque sobre Afganistán

La vida cotidiana continúa tras la toma de la ciudad de Herat por los talibanes, Afganistán, el 29 de agosto de 2021 [Mir Ahmad Firooz Mashoof/Anadolu Agency].

Durante veinte años, dos narrativas dominantes han conformado nuestra visión de la invasión y ocupación ilegal de Afganistán por parte de Estados Unidos. Ninguna de las dos aceptaría fácilmente el uso de términos como "ilegal", "invasión" y "ocupación".

El encuadre de la "intervención militar" de Estados Unidos en Afganistán, que comenzó el 7 de octubre de 2001, como el inicio oficial de lo que se denominó la "guerra contra el terrorismo" global, se dejó casi por completo en manos de los estrategas del gobierno estadounidense. El ex presidente George W. Bush, su vicepresidente Dick Cheney, el secretario de Defensa Donald Rumsfeld y un ejército de portavoces, "intelectuales" neoconservadores, periodistas, etc., defendieron la opción militar como una forma de librar a Afganistán de sus terroristas, hacer del mundo un lugar seguro y, como premio, llevar la democracia a los afganos y liberar a sus mujeres oprimidas.

Para los neoconservadores, la guerra de Estados Unidos en un país ya devastado y empobrecido por la guerra era una causa justa. Violenta, por supuesto, pero en última instancia humanista.

LEER: Rusia pide a Estados Unidos que libere los activos bancarios afganos

Otra narrativa, también desde Occidente, cuestionó el enfoque de la administración Bush y argumentó que la democracia no puede imponerse por la fuerza. Recordaba a Washington el enfoque multilateral de la política internacional de Bill Clinton, advirtiendo contra el estilo de "cortar y correr" en la política exterior, ya sea en Afganistán, Irak o cualquier otro lugar.

Aunque ambas narrativas parezcan a veces contradictorias, en realidad aceptan la premisa básica de que Estados Unidos es capaz de ser una fuerza moral en Afganistán y en cualquier otro lugar. Se den cuenta o no de ello quienes se autodenominan "antiguerra", ellos también suscriben la misma noción de excepcionalismo y "Destino Manifiesto" que Washington sigue asignándose a sí mismo.

La principal diferencia entre ambas narrativas es la de la metodología y el enfoque, y no la de si Estados Unidos tiene derecho a "intervenir" en los asuntos de otro país, ya sea para "erradicar el terrorismo" o para ayudar supuestamente a una población víctima, incapaz de ayudarse a sí misma y desesperada por un salvador occidental.

Sin embargo, la humillante derrota sufrida por Estados Unidos en las últimas semanas debería inspirar toda una nueva forma de pensar, que desafíe todas las narrativas occidentales sin excepción, no sólo en Afganistán.

Obviamente, Estados Unidos ha fracasado en Afganistán, no sólo militar y políticamente, sino también en términos de "construcción del Estado" y en casi todos los demás aspectos. De hecho, las narrativas estadounidenses y occidentales sobre Afganistán fueron, en sí mismas, un fracaso. Los principales medios de comunicación, que durante dos décadas han informado sobre el país con un palpable sentido de urgencia moral, parecen ahora desconcertados. Los "expertos" estadounidenses están tan confundidos como los profanos en la materia sobre la precipitada retirada de Kabul, el sangriento caos en el aeropuerto e incluso sobre por qué Estados Unidos estaba en Afganistán en primer lugar.

Mientras tanto, los "intervencionistas humanistas" están más preocupados por la "traición" de Washington al pueblo afgano, "abandonándolo a su suerte". ¿Son los afganos seres irracionales sin capacidad de decisión propia? ¿Acaso pidieron a los estadounidenses que invadieran su país o "eligieron" a generales estadounidenses como sus representantes democráticos?

La propaganda estadounidense-occidental, que ha afligido nuestra comprensión colectiva de Afganistán durante veinte años y más, ha sido tan abrumadora que nos ha dejado sin la más mínima comprensión de la dinámica que llevó a los talibanes a tomar rápidamente el control del país. El movimiento se presenta en los medios de comunicación como si fuera totalmente ajeno al tejido socioeconómico de Afganistán. Por eso, la victoria final de los talibanes no sólo resultó chocante, sino también extremadamente confusa.

Durante dos décadas, lo poco que sabemos sobre los talibanes nos ha sido comunicado a través de los medios de comunicación occidentales y la inteligencia militar. Con la perspectiva de los talibanes completamente eliminada de cualquier discurso político relativo a Afganistán, Estados Unidos y sus socios de la OTAN construyeron cuidadosamente una narrativa nacional afgana alternativa. Estos eran los "afganos buenos", nos dijeron; afganos que se visten con ropa occidental, hablan inglés, asisten a conferencias internacionales y, supuestamente, respetan a las mujeres. Estos eran también los afganos que acogían con satisfacción la ocupación estadounidense de su país, ya que se beneficiaban enormemente de la generosidad de Washington.

Sin embargo, si esos "afganos buenos" representaban realmente a la sociedad afgana, ¿por qué su ejército de 300.000 hombres dejó las armas y huyó, junto con su presidente? Y si los 75.000 talibanes mal armados y, en ocasiones, desnutridos, sólo se representan a sí mismos, ¿cómo consiguieron derrotar a enemigos formidables en cuestión de días?

LEER: Disparos de celebración sobre Kabul, mientras las últimas tropas estadounidenses se marchan

No se puede argumentar que una potencia militar inferior como los talibanes no podría haber persistido, y en última instancia ganado, una guerra tan brutal en el transcurso de muchos años, sin un importante apoyo popular del pueblo afgano en grandes franjas del país. La mayoría de los reclutas talibanes que entraron en Kabul el 15 de agosto eran niños o ni siquiera habían nacido cuando Estados Unidos invadió su país hace tantos años. ¿Qué les impulsó a portar armas? ¿Para luchar en una guerra aparentemente imposible de ganar? ¿A matar y morir? ¿Y por qué no se unieron al negocio más lucrativo de trabajar para los estadounidenses, como hicieron muchos otros?

Estamos empezando a entender la narrativa talibán, ya que sus portavoces están comunicando lentamente un discurso político que es casi totalmente desconocido para la mayoría de nosotros. Un discurso que no se nos permitió escuchar, interactuar o entender.

Estados Unidos se retira de Afganistán, ¿hacia dónde va esto? - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente].

Ahora que Estados Unidos y sus aliados de la OTAN se marchan de Afganistán, incapaces de justificar o incluso explicar por qué su supuesta misión humanitaria condujo a una derrota tan vergonzosa, al pueblo afgano le queda el reto de tejer su propia narrativa nacional, una que debe trascender a los talibanes y sus enemigos para incluir a todos los afganos, independientemente de su política o ideología.

Afganistán necesita urgentemente un gobierno que represente realmente a todo su pueblo. Debe conceder derechos a las minorías y a los disidentes políticos, y proporcionar educación para todos, a todos los niveles, no simplemente para obtener un guiño de aprobación de Occidente, sino porque el pueblo afgano merece ser respetado, atendido y tratado como un igual. Esta es la verdadera narrativa nacional de Afganistán, que debe ser alimentada fuera de los límites de la interesada caracterización occidental de los afganos y su país. Olvídese de la propaganda y de las narrativas occidentales fracasadas; es necesario un nuevo entendimiento de Afganistán.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
AfganistánArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides
Ramzy Baroud

Ramzy Baroud es periodista, autor y editor de Palestine Chronicle. Es autor de varios libros sobre la lucha palestina, entre ellos "La última tierra": Una historia palestina' (Pluto Press, Londres). Baroud tiene un doctorado en Estudios Palestinos de la Universidad de Exeter y es un académico no residente en el Centro Orfalea de Estudios Globales e Internacionales de la Universidad de California en Santa Bárbara. Su sitio web es www.ramzybaroud.net.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines