Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La larga sombra del brazo de Israel en Europa

Una bandera israelí junto a una bandera de la Unión Europea en la sede de la Comisión de la Unión Europea en Bruselas el 23 de junio de 2016 [THIERRY CHARLIER/AFP vía Getty Images].

A Israel se le ha permitido salirse con la suya durante demasiado tiempo.

Como autoproclamado "puesto de avanzada de la civilización en la selva", Israel ha sido apoyado por las fuerzas del imperialismo europeo y estadounidense durante décadas.

La bienvenida a la decadencia de los imperios europeos significó que Israel fue visto -correctamente- por ellos como uno de los últimos proyectos en curso del colonialismo europeo en el mundo. Por lo tanto, Israel ha tenido mucho éxito al apelar al racismo sistémico de los gobiernos europeos como motivo de apoyo político, militar y de inteligencia.

Por ello, los políticos occidentales suelen considerar públicamente a Israel como un país "amigo", un aliado. Sin embargo, en privado, especialmente entre los funcionarios de inteligencia occidentales, la historia es muy diferente.

Por ejemplo, los documentos filtrados de la NSA, expuestos por el denunciante Edward Snowden en 2013, demostraron que las agencias de contrainteligencia de Estados Unidos consideran a Israel -únicamente entre sus supuestos aliados- como una de sus principales amenazas de espionaje.

Todos los demás que se consideran tales amenazas son Estados que EE.UU. proclama en voz alta como sus enemigos, como China, Irán, Cuba y Venezuela.

OPINIÓN: Israelíes atacan a palestinos para desplazarlos de su propia tierra

No es difícil ver por qué los espías israelíes son considerados en privado una amenaza para la inteligencia estadounidense. El asunto de la traición de Jonathan Pollard lo demuestra por sí solo.

Pollard, un antiguo oficial de inteligencia naval estadounidense, utilizó sus autorizaciones de seguridad para convertirse en traidor y espiar para Israel. Pasó 30 años en la cárcel antes de ser liberado por el presidente Barack Obama.

Liberado de sus restricciones de libertad condicional el año pasado, Pollard viajó a Israel en diciembre en el jet privado del multimillonario israelí Sheldon Adelson. Saludado calurosamente en la pista por el propio primer ministro Benjamin Netanyahu, Pollard, el traidor estadounidense, fue considerado un héroe nacional en Israel.

Una vez allí, Pollard no se arrepintió en absoluto. En una larga entrevista con el periódico israelí de Miriam Adelson en marzo, esencialmente transmitió que lo haría todo de nuevo y animó a otros estadounidenses a seguir su ejemplo.

Cuando se le preguntó qué le diría a un hipotético joven agente de inteligencia estadounidense que fuera reclutado por el Mossad de la misma manera que él, Pollard expresó que "no hacer nada es inaceptable" y que el precio que había pagado por Israel valía la pena. Sin embargo, advirtió que cualquier hombre que siguiera su ejemplo debería "ir con los ojos abiertos".

La flagrante y abierta injerencia de Israel en las elecciones democráticas de EE.UU. y el Reino Unido también es frecuentemente disculpada y ocultada por las élites políticas de los medios de comunicación.

OPINIÓN: La preocupación militar de Israel por Irán es cada vez mayor

Pero uno de mis colegas informó esta semana sobre algunas nuevas revelaciones bastante sorprendentes sobre las actividades de la inteligencia israelí en Europa.

Un periodista palestino que vive en España, Muath Hamed, dice que fue citado por la policía local con un falso pretexto para que un espía israelí pudiera interrogarle sobre su periodismo y amenazar su seguridad.

Para algunos, esta historia puede sonar fantástica. Pero Hamed es un respetado periodista del canal londinense Al Araby TV, que ha informado y documentado con detalle los esfuerzos de los espías israelíes por reclutar colaboradores palestinos en Europa. El Comité para la Protección de los Periodistas ha planteado su preocupación por el caso al gobierno español, que hasta ahora se ha negado a investigar.

Hamed dice que sospecha que el espía -que se identificó sólo como "Omar"- era un agente del Mossad. El hombre intentó primero hacerse pasar por un belga de origen palestino. Pero cuando el hombre empezó a hablar en árabe, Hamed notó inmediatamente un claro acento hebreo.

Hamed respondió al hombre misterioso en hebreo, lo que sorprendió y avergonzó a todo el grupo de espías y policías (muchos palestinos de Cisjordania hablan hebreo como segunda lengua, especialmente los que han pasado tiempo trabajando en "Israel propiamente dicho" o en la cárcel como presos políticos).

OPINIÓN: El levantamiento de Jerusalén es una oportunidad para acabar con la división palestina

"Omar" no tardó en confesar que efectivamente trabajaba para Israel. A continuación, interrogó a Hamed sobre su labor periodística, hizo declaraciones que daban a entender que su teléfono estaba pinchado, le advirtió que no volviera a Palestina (Hamed abandonó Ramala en 2014) y amenazó al periodista.

La familia de Hamed vive atemorizada en España desde el incidente. Su mujer tiene miedo de abrir la puerta a cualquiera.

Hay muchas preguntas sin respuesta sobre este asunto, que debería ser un escándalo internacional.

¿Quiénes eran los dos policías que sólo dieron su nombre de pila? ¿Por qué llevaron a Hamed a la comisaría para el interrogatorio israelí tarde y fuera de horario? ¿Por qué el Estado español parece permitir que el Mossad actúe impunemente en su territorio soberano?

¿Encontrarán algún día Muath Hamed y su familia seguridad en algún lugar del mundo?

La larga sombra del brazo de Israel sobre Europa se alarga cada día.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaIsraelOrganizaciones InternacionalesOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisSmall SlidesUnión Europea
Asa Winstanley

Editor asociado con The Electronic Intifada, Asa Winstanley es un periodista de investigación que vive en Londres y que visita Palestina regularmente desde 2004

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines