Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La preocupación militar de Israel por Irán es cada vez mayor

El primer ministro israelí Netanyahu pide a la ONU que trace una "línea roja" sobre los planes nucleares de Irán [Twitter]

Los círculos de seguridad, políticos y militares israelíes están agitados en medio de la creciente tensión militar con Irán, destacada por el reciente ataque a la instalación nuclear de Natanz y el anuncio del primer ministro Benjamin Netanyahu que parecía una reivindicación de la responsabilidad. Se le ha criticado por esta ruptura de la habitual política de hermetismo de Israel en este tipo de asuntos; el principio de secreto y ambigüedad guía normalmente todas las operaciones israelíes. Netanyahu, por tanto, puede haber empujado a Irán a tomar represalias, como hizo cuando atacó un barco de propiedad israelí días después del incidente de Natanz.

En Washington, el gobierno de Biden ha hecho un llamamiento público sin precedentes para que Israel deje de "parlotear", lo que puede perturbar las negociaciones sobre el acuerdo nuclear iraní. Los estadounidenses saben que las filtraciones sobre los ataques atribuidos a Israel no fueron aprobadas por los altos cargos de seguridad del Estado ocupante.

Según los analistas militares, el ataque de Irán al MV Hyperion Ray puede no haber sido una respuesta al bombardeo de Natanz, sino más bien una continuación del conflicto existente entre Tel Aviv y Teherán, que ha visto a este último interrumpir las rutas marítimas regionales de los buques israelíes, al tiempo que se asegura de no provocar una verdadera escalada. Aunque ambos sufrirán pérdidas, Israel será probablemente el que más sufra en términos económicos.

LEER: El ataque con misiles cerca del reactor de Dimona es un mensaje para Israel

Ninguno de los dos bandos quiere verse envuelto en una guerra económica y políticamente devastadora, pero la escalada del acoso marítimo es lo que está en los titulares desde que Israel detuvo el contrabando de petróleo a Siria desde Irán, que utiliza los beneficios de esos tratos para respaldar a Hezbolá. Los iraníes respondieron dañando la navegación israelí en el Golfo Pérsico y en el Mar de Arabia. Ambas son vías marítimas importantes para los buques de carga que pasan por el Canal de Suez en ruta hacia y desde Europa y Asia.

Las tarifas de los seguros marítimos han aumentado como consecuencia, lo que ha hecho subir los costes generales del transporte marítimo. Las empresas israelíes están sufriendo grandes pérdidas.

Los barcos que ataca Israel son propiedad de Irán, en su mayoría del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica, y suelen estar asegurados por una empresa iraní, o vinculados a estados clientes de Teherán e incluso a contrabandistas. Los efectos y los costes económicos son mucho menores en estos casos.

A Israel le interesa ahora desescalar el conflicto marítimo con Irán, que también quiere calmar la situación, entre otras cosas por las negociaciones de Viena para la vuelta de Estados Unidos al acuerdo nuclear del Plan de Acción Integral Conjunto de 2015. Si la cuestión con Israel se deteriora aún más, entonces se puede presionar a Estados Unidos para que imponga sanciones más duras a Teherán.

Además, Irán sabe bien que Israel goza de libertad marítima en el Mediterráneo y el Mar Rojo. El daño relativamente menor del Hyperion Ray sugiere que Teherán también sabe que no puede ni debe permitir que la situación se agrave.

 

El asesinato del científico iraní Mohsen Fakhrizadeh y cómo Israel y Arabia Saudí podrían estar detrás de él - Caricatura[Sabaaneh/MonitordeOriente].

Generales israelíes han señalado que el ataque a la instalación nuclear de Natanz, en Irán, tardó varios meses en planificarse y fue diseñado para llevarse a cabo en el momento que decidiera la agencia de espionaje Mossad. También parece haber sido un caso con valor de molestia más que un intento de desbaratar los procesos nucleares que allí se llevan a cabo. Irán tuvo que dedicar tiempo y recursos a la investigación del incidente, pero muy pronto volverá a la normalidad.

El Mossad, las Fuerzas de Defensa de Israel y la agencia de seguridad nacional Shin Bet suelen llevar a cabo actos de sabotaje destinados a obstaculizar y desbaratar las capacidades de las fuerzas hostiles, incluso en períodos de calma. Por ello, el elemento de secretismo y la ambigüedad sobre la responsabilidad siempre han sido diseñados para ocultar las fuentes de inteligencia, prevenir o reducir la condena internacional y evitar las desavenencias políticas con otros países. Tales actos tienen como objetivo mejorar la seguridad de Israel al tiempo que debilitan a sus enemigos o, como mínimo, ponen obstáculos en su camino.

Puede que el gobierno israelí y el Mossad hayan decidido cambiar la política de ambigüedad, pero el estamento militar sigue siendo muy estricto con el secreto y la discreción, especialmente en lo que respecta a sus operaciones en Siria. Esto nos lleva a preguntarnos sobre las intenciones de Israel de abandonar una política de décadas y si hay una razón de seguridad detrás de la toma de este paso.

LEER: Hamás advierte sobre el aplazamiento de las elecciones en Palestina

Es importante señalar que Irán tiene el potencial de causar un gran daño a Israel, incluyendo el secuestro de israelíes o el daño a los intereses de las instituciones judías en el extranjero, ninguno de los cuales sería la primera vez. Sólo hay que entender los factores que subyacen a los ataques de Teherán a barcos pertenecientes a Israel y el temor de Tel Aviv a que Irán eleve el nivel de su respuesta y dispare misiles contra Israel.

Hay algunos en los círculos de decisión israelíes que no creen que los ataques a las instalaciones nucleares de Irán sean la forma adecuada de socavar las negociaciones de Viena. Israel no tiene mucha influencia sobre la administración Biden, que está deseosa de finalizar el acuerdo nuclear con Teherán. Al mismo tiempo, la escalada del conflicto marítimo entre Irán e Israel está necesariamente vinculada a las conversaciones nucleares, por lo que la evaluación sobre su conveniencia probablemente sea más pertinente tras el bombardeo de la instalación de Natanz.

Sin embargo, sea cual sea la evolución de la situación, una cosa es segura. La preocupación militar de Israel por Irán es cada vez mayor.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIránIsraelOriente MedioRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines