Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El levantamiento de Jerusalén es una oportunidad para acabar con la división palestina

Recinto de la mezquita de Al-Aqsa en Jerusalén el 10 de abril de 2021 [Mostafa Alkharouf/Anadolu Agency].

El actual levantamiento palestino en Jerusalén no es un acontecimiento pasajero, sino una nueva etapa en la historia de la lucha contra la ocupación militar de Israel. Esta etapa debe suponer un cambio tangible en el actual escenario político palestino. No tiene sentido que los palestinos de Cisjordania y la Franja de Gaza estén preocupados por unas elecciones en las que compiten por el control de una autoridad bajo ocupación, mientras los habitantes de Jerusalén se levantan a diario en defensa de la ciudad que los colonos ilegales israelíes quieren tomar.

Lo que ocurre en Jerusalén está claro. Hay un levantamiento árabe-palestino que pretende defender la mezquita de Al-Aqsa y los barrios árabes que la rodean.

El fallecido líder de la oposición Ariel Sharon, del derechista Likud, el 24 de julio de 2000 en el Monte de los Olivos [MENAHEM KAHANA/AFP via Getty Images].

Históricamente, Jerusalén ha sido la brújula y el motor del pueblo palestino. Este nuevo levantamiento trae a la memoria la Intifada de Al Aqsa del año 2000, que se desencadenó cuando el criminal de guerra extremista Ariel Sharon irrumpió en el Noble Santuario protegido por las fuerzas de ocupación israelíes.

El actual levantamiento es una importante respuesta a la controversia sobre la celebración de elecciones palestinas en la ciudad, y sobre si el Estado de ocupación colonial permitirá a los jerosolimitanos participar en ellas. Sin embargo, la respuesta espontánea de los habitantes de la ciudad no es una exigencia de participar en las elecciones, ni de que Israel permita que se celebren en la ciudad.

Por el contrario, la gente está cantando en apoyo de la resistencia legítima a la brutal ocupación israelí, utilizando cualquier medio posible. Las elecciones, por supuesto, no están entre esos medios.

El levantamiento popular que está teniendo lugar en la Jerusalén ocupada, como no se ha visto en la ciudad desde hace años, representa una importante oportunidad histórica para que los palestinos salgan de su crisis política, siempre que la aprovechen. Puede ser el denominador común que acabe con la división interna, conduzca a la reconciliación y devuelva a las facciones al pueblo, que es su principal activo.

OPINIÓN: La "neutralidad" de la ONU significa proteger a Israel a toda costa e ignorar el sufrimiento palestino

Jerusalén está actualmente en el primer plano de la escena palestina. Israel se niega a permitir que sus residentes participen en las elecciones porque no quiere reconocer que ninguna parte de la ciudad sea realmente la capital del futuro Estado palestino. Por lo tanto, la respuesta natural y lógica de los palestinos debería ser nada menos que cancelar las elecciones y proporcionar apoyo inmediato a los habitantes de Jerusalén.

Después de eso, debería haber una vuelta a las negociaciones de reconciliación. Deben basarse en pasar por alto a la Autoridad Palestina y sus instituciones, e ir directamente a la reconstrucción y reforma de la Organización para la Liberación de Palestina, y activar su papel como representante legítimo de todos los palestinos.

Pase lo que pase, no es razonable ni aceptable que los palestinos de Cisjordania y los de la Franja de Gaza se conformen con declaraciones de solidaridad y elogios a la firmeza de los jerosolimitanos, y luego sigan preocupados por las elecciones, lo que provocará más fragmentación y división. Si las elecciones se celebran, todos acabarán seguramente como perdedores.

OPINIÓN: El aislamiento a palestinos por parte de Israel es inhumano e incumple los convenios internacionales

Lo que se requiere de los palestinos es que se unan en torno al levantamiento popular en Jerusalén, y que proporcionen el apoyo necesario a los firmes jerosolimitanos, incluyendo una acción inmediata en la Corte Penal Internacional para evitar la expulsión de los residentes de sus hogares, y para detener la brutalidad de los colonos en los barrios árabes. Además, las elecciones deben ser canceladas inmediatamente, ya que no hay sentido para Palestina sin Jerusalén. En cualquier caso, las elecciones no tienen sentido sin la reconciliación, y poner fin a la división debe preceder a cualquier proceso electoral para que la división no se profundice a través de las urnas y no acabemos perdiendo la esperanza en cualquier proceso de reconciliación.

Jerusalén ha sido siempre la brújula y es la única capaz de devolver la causa palestina a su cauce. Es lo único capaz de hacer entrar en razón a las facciones. La ciudad bendita y la mezquita de Al-Aqsa conmovieron a todos los palestinos y los unieron en el año 2000, y hoy estamos a las puertas de una nueva oportunidad de unir al pueblo de la Palestina ocupada, una vez más, detrás de Jerusalén.

Traducido de Al Quds Al Arabi 26 de abril de 2021 y editado para MEMO.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y Análisis

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines