Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Israelíes atacan a palestinos para desplazarlos de su propia tierra

Los hijos de una familia judía observan una protesta organizada por familias palestinas que viven en el barrio de Sheikh Jarrah, en Jerusalén Este, y que se ven amenazadas por la migración forzada de Israel, el 23 de abril de 2021. [Mostafa Alkharouf - Agencia Anadolu]

Tan pronto como termina un ataque israelí contra una ciudad, pueblo o reunión palestina, comienza otro en otro lugar. Todos los ataques tienen por objeto desplazar a los palestinos de su propia tierra y sustituir a los autóctonos por colonos extranjeros que extienden la corrupción sobre la tierra. La limpieza étnica de Palestina, que comenzó en serio en 1948, continúa hasta hoy.

Las autoridades de ocupación intentan aprovechar los movimientos de normalización árabes y el apoyo de Estados Unidos para continuar con sus proyectos racistas y vaciar los barrios, ciudades y pueblos árabes de sus habitantes originales. La ciudad ocupada de Jerusalén y sus barrios circundantes, así como el valle del Jordán, son testigos de un esfuerzo israelí continuo y sistemático por cambiar la composición demográfica mediante la judaización y la falsificación de la historia.

Según el director del departamento jurídico de la Comisión de Colonización y Resistencia al Muro, Ayed Marar, las autoridades de ocupación y las bandas de colonos matones están intensificando las campañas contra los palestinos y los empujan a marcharse para que se puedan ampliar los asentamientos ilegales. Explicó a Felesteen que el objetivo israelí es apoderarse de más tierras y propiedades palestinas, siendo Jerusalén y el valle del Jordán las zonas más afectadas.

Marar también señaló que Israel está adoptando varias políticas para desplazar a los palestinos, incluida la creación de condiciones insoportables que obligan a los habitantes a abandonar sus hogares y trasladarse a otras zonas, preferiblemente a otros países. De ahí las continuas incursiones en ciudades y pueblos palestinos, las detenciones bajo falsos pretextos, el aislamiento de los palestinos del mundo exterior y el despojo de sus derechos de propiedad de acuerdo con leyes y reglamentos discriminatorios, lo que hace que las familias sean desplazadas por la fuerza y deportadas por razones de "seguridad" y "emergencia". Las autoridades también han recurrido a agentes inmobiliarios para desviar las propiedades palestinas hacia los colonos ilegales.

OPINIÓN: La insignificancia de los soldados israelíes ha quedado al descubierto

A los palestinos de las zonas objetivo que se atreven a protestar por estas tácticas se les han impuesto elevadas multas, y sus casas han sido demolidas con el argumento de que no tenían permisos de construcción, que son expedidos por las autoridades de ocupación que quieren ver a los propietarios desplazados. En cualquier caso, estos permisos rara vez se aprueban para los palestinos. Es un círculo vicioso de opresión y corrupción que debilita la autoestima de los palestinos. Algunos se han visto obligados a rendirse, dijo Marar.

Señaló que las fuerzas de ocupación israelíes se ven alentadas a seguir cometiendo sus crímenes contra pueblos, barrios y concentraciones palestinas por el hecho de que nunca tendrán que rendir cuentas, ni a nivel local, regional o internacional.

Los colonos extremistas israelíes siguen incitando a los palestinos en Jerusalén - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente].

Para distraer a los palestinos de las zonas en las que realizan redadas, dijo Marar, los israelíes las llevan a cabo en varios lugares simultáneamente; repiten las redadas en la misma zona e impiden que los residentes se comuniquen entre sí en diferentes áreas. Instó a los palestinos a ver el panorama general y a protestar de la manera más enérgica posible por los crímenes cometidos contra ellos. Callar los crímenes cometidos por los colonos y las fuerzas de ocupación aumenta la probabilidad de que se cometan más crímenes y se pierdan más tierras. Pide que se ponga en marcha un programa de resistencia que presione a Israel para que ponga fin a los ataques de los colonos a los pueblos y ciudades palestinos. Dado el sesgo árabe e internacional a favor del Estado de ocupación en este momento, dicho programa debe provenir de los propios palestinos.

El experto en asuntos de asentamientos, Khaled Mansour, coincidió en que Israel no duda en acosar a la población autóctona y en aprovechar todas las oportunidades que se le presentan para apoderarse de más tierras palestinas al servicio de sus proyectos de asentamiento en la región. Al fin y al cabo, es un Estado colono-colonial basado en la ideología racista del sionismo. Los ataques a los palestinos por parte de los colonos y las fuerzas de seguridad intentan crear una nueva realidad sobre el terreno, dijo a Felesteen.

La mayor parte de estos hechos se producen a la vista de todos, pero se mantienen al margen de los medios de comunicación cómplices. La actividad de los asentamientos se aceleró después de que Estados Unidos reconociera a Jerusalén como "capital indivisa" de Israel. Esa fue la complicidad internacional más flagrante.

"El Estado ocupante se siente envalentonado por la falta de responsabilidad y de cobertura mediática", dijo Mansour. "Es básicamente libre de seguir con sus crímenes".

Los asentamientos, por supuesto, requieren carreteras de acceso, explicó, y éstas se construyen para separar las ciudades y pueblos palestinos entre sí tanto como los propios asentamientos. "Son el lazo que se puede apretar como primer paso en el camino para apoderarse de ellos".

También subrayó que Israel se esfuerza por debilitar la confianza en sí mismos y el liderazgo de los palestinos para que se rindan y acepten el statu quo. En este proceso cuenta con el apoyo de sus aliados internacionales, incluidos los Estados árabes normalizadores.

Mansour añadió que las fuerzas de ocupación colaboran con los colonos ilegales y encubren sus crímenes en toda Cisjordania ocupada mediante incursiones diarias de distracción en Jerusalén, la Ciudad Vieja y el Noble Santuario de la Mezquita de Al-Aqsa, donde acosan a los fieles. También considera que el silencio de los palestinos ante estos crímenes e incursiones israelíes contribuye a la impunidad de la que gozan el Estado y los colonos para continuar con sus actividades.

Tras pedir que se ponga fin a la coordinación y cooperación en materia de seguridad de la Autoridad Palestina con las fuerzas de ocupación israelíes, Mansour afirmó que hay que intensificar la resistencia popular para acabar con la ocupación. "Hay que apoyar la firmeza del pueblo de la Palestina ocupada de todas las maneras posibles, especialmente de aquellos que corren el riesgo de ser desplazados", concluyó. Creo que tiene razón.

OPINIÓN: El levantamiento de Jerusalén es una oportunidad para acabar con la división palestina

Este informe apareció por primera vez en árabe en Felesteen el 20 de abril de 2021

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y Análisis

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines