Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El Primer Ministro iraquí, en la cuerda floja diplomática en la lucha contra el contrabando de dólares a Irán

El primer ministro iraquí Mohammed Shia al-Sudani en Bagdad, Irak, el 21 de enero de 2023 [OFICINA DE PRENSA DEL PRIMER MINISTERIO IRAQUÍ/Anadolu Agency].

Presionado por Washington para frenar el flujo de dólares hacia Irán, el Primer Ministro iraquí envió a las fuerzas de élite antiterroristas, más acostumbradas a combatir a los militantes islamistas, a cerrar los negocios de contrabando de la moneda hacia la República Islámica.

Las redadas del sábado en Bagdad representan una primera prueba para el Primer Ministro, Mohammed Al-Sudani, que asumió el cargo en octubre tras más de un año de parálisis política y ahora debe recorrer un delicado camino diplomático.

La Reserva Federal de Nueva York introdujo en noviembre controles más estrictos sobre las transacciones internacionales en dólares de los bancos comerciales iraquíes.

La medida pretendía detener el desvío ilegal de dólares a Irán y ejercer más presión junto con las sanciones estadounidenses impuestas por el programa nuclear de Teherán y otros contenciosos, que dejan a Teherán con dificultades para abastecerse de dólares.

Aqeel Al-Fatlawi, legislador chií, acusó a Washington de utilizar deliberadamente la nueva normativa como arma política.

"Los estadounidenses están utilizando las rígidas restricciones a la transferencia de dólares como mensajes de advertencia al primer ministro, Sudani, para que se mantenga en sintonía con los intereses norteamericanos. 'Trabajar contra nosotros podría llevar a la caída de su gobierno': éste es el mensaje estadounidense".

Un alto funcionario del sector bancario afirmó que Estados Unidos envió un mensaje claro a los funcionarios iraquíes: cumplan la nueva normativa o el Banco Central iraquí se enfrentará a multas.

Sudani depende de la continua buena voluntad de Washington para garantizar que los ingresos y las finanzas petroleras de su país no se enfrentan a la censura estadounidense, y también necesita la ayuda de Washington en la lucha contra los militantes del Daesh.

LEER: El conflicto del Golfo Pérsico pone de manifiesto la brecha nacionalista entre Irán e Irak 

Pero llegó al poder con el apoyo de poderosas milicias respaldadas por Teherán, por lo que no puede permitirse alienar a Irán.

"El primer ministro iraquí, Sudani, se enfrenta a un reto entrelazado sobre cómo hacer una política equilibrada con los dos viejos adversarios -Washington y Teherán, que son amigos de Irak- al mismo tiempo sin tomar partido. Es un trabajo muy difícil de manejar y Sudani está caminando sobre la cuerda floja", declaró Ahmed Younis, analista político afincado en Bagdad.

Redes de contrabando

La República Islámica necesita dólares para estabilizar su deteriorada economía, duramente golpeada por las sanciones estadounidenses impuestas desde 2018 después de que el entonces presidente de Estados Unidos, Donald Trump, abandonara el acuerdo nuclear de Teherán con seis potencias mundiales.

La atribulada moneda iraní ha perdido alrededor del 30% de su valor desde las protestas a nivel nacional tras la muerte bajo custodia policial de una mujer kurda iraní de 22 años, Mahsa Amini, el 16 de septiembre, que han aislado aún más al país.

Durante años, el clero ha utilizado empresas pantalla, desde Irak hasta Turquía, para obtener los dólares que necesita para sus transacciones internacionales y para financiar a sus representantes en Oriente Próximo.

Dos asesores de bancos privados iraquíes, que asisten regularmente a reuniones con el Banco Central, hablando bajo condición de anonimato, dijeron que Irán recibe unos 100 millones de dólares al mes de comerciantes iraquíes.

Funcionarios de seguridad iraquíes supervisados por el Primer Ministro dijeron tener "pruebas contundentes" de que los contrabandistas han estado comprando grandes cantidades de dólares en los mercados de divisas de Bagdad y pasándolos de contrabando a través de los pasos fronterizos hacia Irán, especialmente desde mediados de enero.

Decenas de contrabandistas compran dólares en los mercados de divisas de Bagdad y utilizan mochilas escolares para transportarlos antes de meterlos en vehículos todoterreno hasta la frontera, bajo la protección de guardias armados, declaró un coronel de la policía fronteriza iraquí destinado en el paso fronterizo de Shalamcheh, cerca de la ciudad meridional de Basora.

Las fuerzas que llevaron a cabo la represión del sábado fueron blanco de disparos de pistoleros desconocidos en Kifah, uno de los tres principales mercados de divisas.

Precio económico

En virtud de las nuevas restricciones, los bancos iraquíes deben utilizar una plataforma en línea para revelar sus transacciones, dando detalles sobre el remitente y los beneficiarios. Los funcionarios estadounidenses pueden oponerse a las solicitudes de transferencias sospechosas.

El nuevo sistema ha ralentizado las transacciones en dólares, según Nabil Al-Marsoumi, profesor de Economía de la Universidad de Basora.

Las medidas contra el contrabando también han dejado un agujero en las finanzas públicas. Los bancos que se abstuvieron de registrarse en la plataforma en línea recurrieron a los mercados libres de Bagdad para comprar dólares, lo que creó escasez al superar la demanda a la oferta, según funcionarios bancarios.

Mientras tanto, el precio de los bienes de consumo ha aumentado y la moneda iraquí ha sufrido un duro golpe.

Además, ha acentuado el sentimiento antiamericano entre los políticos de Irak, que sigue siendo inestable casi 20 años después de que la invasión estadounidense derrocara a Sadam Husein.

El comerciante Jumaa Al-Hilfi, que se encontraba en el interior de Kifah, afirmó que el suministro de dólares a Irán y a Siria, su aliado afectado por las sanciones, también estaba afectando a la moneda iraquí.

El dinar iraquí se vendía a 1.470 dinares por dólar antes de las nuevas restricciones a las transferencias de la Reserva Federal, y cayó en diciembre a mínimos en torno a 1.620 dinares por dólar, antes de que comenzaran las medidas enérgicas el fin de semana.

El Primer Ministro iraquí sustituyó al Gobernador del Banco Central tras la caída del dinar, según informó el lunes la agencia estatal de noticias. Mustafa Ghaleb Mukheef le comunicó que ya no quería seguir en el cargo, indicó la agencia.

Davos 2023: el ministro de Asuntos Exteriores saudí afirma que Riad intenta encontrar una vía de diálogo con Irán 

Sudani ha intentado tranquilizar a los iraquíes asegurándoles que sus dinares y su economía estarán bien protegidos frente a la represión y las regulaciones estadounidenses.

"Hemos tomado una serie de decisiones audaces para reforzar y estabilizar el dinar iraquí y advertimos a quien intente aprovecharse de la crisis", declaró en un acto celebrado el sábado.

Hadi Ali, director de cuentas de un banco privado de Bagdad, se mostró escéptico.

"Seguir las nuevas condiciones establecidas por Estados Unidos significa que debemos esperar años para que se aprueben nuestras transferencias. Esto es perjudicial para nuestro negocio", afirmó. "Casi todas las transferencias en dólares acaban en partes afiliadas a empresas iraníes. No es ningún secreto".

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIrakOriente MedioRegión
Show Comments
Show Comments

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines