Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Al entrar en un nuevo año, el tema dominante sigue siendo la guerra de Rusia en Ucrania

Andryi Pleshan, de 60 años, comprueba la destrucción alrededor de su refugio en la ciudad de Izium, al este de Ucrania, el 2 de enero de 2023. - Durante los largos meses de ocupación rusa en Izium, Andryi Pleshan acogió hasta 60 personas en su sótano. Entre ellas estaba Nyka, un bebé de dos meses, cuya presencia impregna el refugio donde aún vive este hombre de 60 años. (Foto de Sameer Al-DOUMY / AFP) (Foto de SAMEER AL-DOUMY/AFP vía Getty Images)

Cada año, los grandes temas y acontecimientos pasan a su sucesor. A medida que nos adentramos en 2023, podría decirse que la cuestión pendiente más importante a la que se enfrenta el mundo es la guerra de Rusia en Ucrania, que se acerca a su primer aniversario sin un final a la vista.

La guerra está teniendo un impacto global, con la hambruna como posibilidad real debido a la escasez de grano. La exportación de este producto vital de la región está ahora controlada por Vladimir Putin, que no ha cumplido sus promesas a la ONU, lo que ha provocado una crisis alimentaria en todo el mundo y un aumento ridículo de los precios. Además, el presidente ruso amenaza con cortar las exportaciones de gas a Europa a pesar de los acuerdos anteriores. Los suministros alternativos son difíciles de conseguir, por lo que los clientes domésticos y empresariales se están resintiendo.

El esfuerzo del presidente estadounidense Joe Biden el año pasado para persuadir al príncipe heredero Mohammed Bin Salman de que aumentara la producción de crudo de Arabia Saudí con el fin de bajar los precios fracasó. La OPEP+ aprobó un recorte de la producción de dos millones de barriles diarios, o alrededor del 2% de la demanda mundial.

La UE y el G7 más Australia han impuesto un tope al precio del barril de crudo ruso en un intento de privar a Moscú de ingresos para financiar su guerra contra Ucrania, pero manteniendo el flujo de petróleo ruso al mercado mundial. Rusia no venderá su petróleo de acuerdo con este tope; vende la mayor parte a países que se han negado a condenar la guerra en Ucrania, como China e India, así como a países de Asia, África y América Latina.

LEER: La deplorable situación de la nación musulmana 

La guerra sin sentido emprendida por el nuevo zar ruso ha destruido las infraestructuras y los cultivos ucranianos, incluidas las centrales eléctricas. Los ucranianos están pasando un invierno muy frío sin calefacción adecuada. Se trata de una política de tierra quemada que el criminal Putin dominó en la República de Chechenia y en Siria.

Sin embargo, Putin no se ha salido con la suya en Ucrania. Cayó en una trampa estadounidense que Washington le tendió con gran habilidad y astucia. Su invasión del pasado febrero fue en su mente simplemente una breve operación militar destinada a deshacerse del presidente ucraniano Volodymyr Zelenskyy e imponer un gobierno favorable a Moscú que devolviera a Ucrania a la órbita de Rusia y actuara como amortiguador frente a la expansión de la OTAN. Ya se anexionó Crimea, por supuesto, tras una operación militar en 2014.

La invasión no ha sido el paseo por el parque que Putin había previsto. Está aislado y no puede viajar más allá de los confines relativamente estrechos de Rusia. Zelenskyy, por su parte, ha visitado incluso Estados Unidos, donde la Casa Blanca y el Congreso le aseguraron su compromiso de prestar pleno apoyo a Ucrania hasta que se logre la victoria. Ahora tiene acceso a miles de millones de dólares y a las armas y municiones más modernas.

Se ha perdido la fuerza, el prestigio y el honor del ejército ruso. Kiev no ha sido capturada y Ucrania se mantiene invicta. Las bombas rusas siguen cayendo sobre zonas supuestamente anexionadas por Moscú, como Luhansk, Donetsk, Kherson y Zaporizhzhia.

LEER: Partición, cambio de régimen y rivalidad geopolítica: ¿qué le espera a Oriente Medio en 2023? 

Sin embargo, Estados Unidos no presta su apoyo por amor a Ucrania y a Zelenskyy, sino en beneficio propio. Washington quiere prolongar la guerra todo lo posible por razones puramente geopolíticas. Ayuda a restablecer la hegemonía estadounidense y a bloquear el ascenso de cualquier otra potencia mundial, sin botas estadounidenses sobre el terreno y con un apoderado estadounidense haciendo todo el trabajo sucio y peligroso.

Estados Unidos no sólo ha atrapado a Putin, sino que también ha empujado a Ucrania a una guerra que no necesitaba y que podría haber evitado. La guerra ha destruido el país, desplazado a su población y matado a miles de sus soldados, porque Zelenskyy es políticamente tonto y no se dio cuenta de que era un peón utilizado por Estados Unidos para lograr sus objetivos. El antiguo cómico de Kiev ha dejado que Ucrania arda para que Estados Unidos siga siendo la única superpotencia. Como dijo Maquiavelo hace más de 500 años, el fin justifica los medios en lo que el agente de la CIA Miles Copeland llamó una vez el "juego de las naciones".

No cabe duda de que Estados Unidos quiere agotar a Rusia todo lo posible. Sus capacidades militares se han agotado en Ucrania, y el mercado de armas rusas se verá seriamente afectado. Esto ayudará a Washington a lograr su segundo objetivo de dañar el poder económico de Rusia, aunque es poco probable que las sanciones de EE.UU. y la UE den fruto en un futuro inmediato. Sin embargo, el valor del rublo seguirá viéndose afectado y la crisis económica empeorará. El sufrimiento del pueblo ruso aumentará y se hartará de Putin. No debemos descartar la posibilidad de que sea derrocado cuando Rusia salga exhausta de la guerra de Ucrania, encadenada por la deuda. La Federación Rusa podría entonces desintegrarse igual que se desintegró la Unión Soviética. Si eso ocurre, Estados Unidos habrá logrado su objetivo.

Cultura de la esperanza: 2022 y los márgenes de la victoria en Palestina 

El veterano arquitecto de la Guerra Fría, el ex secretario de Estado estadounidense Henry Kissinger, dijo que a Estados Unidos no le interesaba resolver ningún problema en el mundo, pero que es importante agarrar los hilos del problema y moverlo de acuerdo con el interés nacional de Estados Unidos. Sin embargo, Kissinger tiene una opinión diferente sobre la guerra entre Rusia y Ucrania. En un reciente artículo titulado "Cómo evitar otra guerra mundial", advertía contra la posibilidad de derrotar a Rusia y apelaba a la necesidad de preservar su papel histórico, a pesar de su tendencia a la violencia. Curiosamente, afirmó que prefiere encontrar una solución negociada. En el Foro Económico Mundial de Davos, Kissinger llegó a sugerir que Ucrania cediera tierras a Rusia, lo que provocó una oleada de críticas y objeciones. Según Zelenskyy, Kissinger trabajaba según un "calendario [que] no es 2022, sino 1938". Ese año, por supuesto, fue cuando Gran Bretaña, Francia e Italia firmaron un acuerdo con Alemania en Munich, concediendo a Hitler tierras en Checoslovaquia a cambio de "paz en nuestro tiempo", como dijo el Primer Ministro británico Neville Chamberlain.

Putin no es tan fuerte como lo fue Hitler, y no cuenta con el mismo apoyo popular que tuvo el líder nazi, a pesar de las comparaciones que se hacen en los medios de comunicación occidentales. Aunque intenta parecer un hombre fuerte a nivel mundial y se presenta como el nuevo zar de Rusia, es poco probable que Putin pueda restaurar las glorias del Imperio ruso. El mundo actual es muy diferente, con un sistema internacional que no permitirá que un Estado fascista bien armado ocupe tierras vecinas sin dejar de ser un pilar de la gobernanza mundial, aunque al casi centenario Kissinger le gustaría que así fuera.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaOriente MedioRusiaUcrania
Show Comments
Show Comments

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines