Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Netanyahu retoma los planes de anexión suspendidos

El primer ministro designado de Israel, Benjamin Netanyahu, presenta el nuevo gobierno al parlamento en la Knesset de Jerusalén el 29 de diciembre de 2022 [AMIR COHEN/POOL/AFP via Getty Images].

Cuando el ex embajador de Estados Unidos en Israel, David Friedman, insistió en que la anexión de la Cisjordania ocupada estaba simplemente suspendida, no cancelada, se hizo mucho hincapié en cómo los Acuerdos de Abraham marcarían el comienzo de un nuevo capítulo con beneficios para los palestinos. La distracción de la inminente anexión brindó a la comunidad internacional la oportunidad de reavivar su diplomacia retórica de los dos Estados, bajo el pretexto de que el statu quo anterior seguía siendo relevante.

"Hemos dado prioridad a la paz sobre el movimiento soberanista, pero no está fuera de la mesa, sólo es algo que se aplazará hasta que demos a la paz todas las oportunidades posibles", declaró Friedman en 2020. Por supuesto, lo que Friedman quería decir era que los acuerdos de normalización alejarían aún más a los palestinos de los acuerdos políticos que les afectan negativamente. Con la aceptación por parte de la comunidad internacional de los Acuerdos de Abraham como medio para promover de nuevo el compromiso de los dos Estados, Israel sabía que gozaba de total impunidad para dar el siguiente paso, cuando éste se produjera.

LEER: Lo que Netanyahu dice es lo siguiente... 

Con el pronto regreso de Benjamin Netanyahu a la escena política israelí como Primer Ministro, la pausa sobre la anexión parece acercarse a su fin. La política del gobierno entrante no distingue entre Israel, Gaza y Cisjordania ocupada, en consonancia con el marco colonial. "El pueblo judío tiene un derecho exclusivo e incuestionable a todas las zonas de la Tierra de Israel", reza en parte la declaración política. Con esta ausencia de distinción, el gobierno entrante se compromete a "desarrollar" la zona C de Cisjordania ocupada y a reforzar la ocupación colonial israelí de Jerusalén con el pretexto de "preservar y desarrollar una Jerusalén unida."

El acuerdo de coalición también afirma que "La nación de Israel tiene un derecho natural a la Tierra de Israel." Con una declaración tan arrolladora que elimina la historia colonial de Israel, el documento también promete que "A la luz de la creencia en ese derecho mencionado, el primer ministro formulará y promoverá políticas en cuyo marco se aplicará la soberanía a Judea y Samaria."

Aunque Estados Unidos ya ha advertido contra la expansión de los asentamientos israelíes, la advertencia no es más que un guiño a la retórica habitual del secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, de que israelíes y palestinos deben disfrutar de los mismos derechos, a pesar de que nunca explica cómo pueden los palestinos disfrutar de los mismos derechos dentro de una realidad colonial. En cuanto a la diplomacia de los dos Estados, no hay nada que Estados Unidos o la comunidad internacional vayan a hacer, o puedan hacer, que juegue a favor de Israel en lo que respecta a la anexión. Dado que el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, sigue recordando que no existe un Plan B -una afirmación que debería modificarse para reflejar el hecho de que la comunidad internacional no permitirá a los palestinos un Plan B-, la expansión de los asentamientos seguirá normalizándose hasta que el nuevo gobierno, o cualquier otro gobierno israelí, decida que formalizar la expansión de los asentamientos mediante la anexión no causará ninguna repercusión diplomática, por leve que sea.

LEER: La coalición de Netanyahu parece un Daesh judío, pero podría ser mejor para los palestinos 

La promesa de Netanyahu de anexionarse la Cisjordania ocupada se basa en un calendario que no pondrá en peligro los intereses nacionales e internacionales de Israel. Lo que Netanyahu pretende son cambios graduales, hasta que la normalización de las violaciones de Israel se extienda también a la formalización de la anexión.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides
Show Comments

MEMO Staff Writer

Show Comments

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines