Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La coalición de Netanyahu parece un Daesh judío, pero podría ser mejor para los palestinos

El líder de la oposición y presidente del partido Likud, Binyamin Netanyahu, asiste a una conferencia organizada por la Cámara de Industria antes de las elecciones generales, el 19 de octubre de 2022 en Tel Aviv, Israel [Eyad Tawil/Anadolu Agency].

En los próximos días, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, podría anunciar su nuevo gobierno de coalición. Se espera que sea el gobierno más extremista de la historia de Israel, después de que el electorado decidiera virar hacia la extrema derecha y elegir a Kahane 2.0 en la forma de Itamar Ben-Gvir y colocar al líder del Sionismo Religioso Bezalel Smotrich en el control de la Cisjordania ocupada, que él llama Judea y Samaria Bíblicas. Mientras tanto, el ultraderechista Avi Maoz está estancado en la era pre-medieval e intenta reformar el judaísmo a su manera de pensar, mientras los legisladores cambian la ley para permitir que políticos corruptos como Aryeh Deri ocupen puestos ministeriales.

¿Qué más quieren los palestinos? Su adversario político ha vuelto con un gobierno que parece un Daesh judío en su medievalismo. Es lo más alejado de la modernidad que se pueda imaginar. Y lo que es más, Netanyahu está haciendo esto a la vista de todo el mundo. ¿Cómo puede afirmar que Israel promueve valores compartidos con Occidente cuando sus ministros y socios de coalición son tan retrógrados?

Esto coloca a sus aliados en una situación incómoda de la que no pueden escapar porque la ideología de extrema derecha y el fanatismo religioso que ahora apuntalan al líder israelí son incompatibles con Occidente. O eso se afirma, pero veamos qué ocurre cuando el apartheid israelí, con gran ironía, recrea un ambiente racista como el que destruyó Europa y aceleró el apoyo al Estado sionista en la década de 1940.

Mientras el gobierno de Yair Lapid se prepara para dimitir, aquellos en la Casa Blanca y otros gobiernos occidentales que lo mimaron por miedo al regreso de Netanyahu, sin importar el precio pagado por los palestinos, se prepararán para ser avergonzados por Israel y su primer ministro una vez más. Se ha roto la conciencia del mundo y ahora que el gobierno que presentaba una cara relativamente civilizada de Israel se echa a un lado, la comunidad internacional se enfrenta a un gobierno abierta y orgullosamente racista en el Estado de ocupación que ni siquiera intenta mantener una hoja de parra de decencia.

LEER: El Israel que conocías no ha "desaparecido", nunca existió 

El mundo temía que cayera el gobierno de Bennett-Lapid, por lo que se le permitió salirse con la suya -literalmente- en el esfuerzo por mantener a raya a Netanyahu. Este gobierno "moderado" ha sido responsable del mayor número de asesinatos de palestinos en toda Cisjordania ocupada en los últimos años y ha seguido robando aún más tierras palestinas para construir asentamientos ilegales. Ha despreciado a los palestinos y ha ignorado a sus dirigentes. Occidente permitió todo esto para detener a Netanyahu. Esa estrategia ha fracasado, a pesar de la retórica sobre la "solución de dos Estados" incluso mientras los palestinos eran masacrados a diario. La coalición laica incluía un Partido Árabe para proporcionar cierta cobertura y estaba en armonía con el laicismo occidental. Ahora Netanyahu ha vuelto para poner a prueba a la comunidad internacional y ver si realmente le importa que los palestinos sean los únicos que pagan el terrible precio de permitir que el Estado sionista actúe con impunidad.

Independientemente de las pretensiones de derecha, izquierda o centro, todos los gobiernos israelíes han negado a los palestinos sus derechos legítimos, con el pleno apoyo de Occidente. Las evasivas occidentales han dado tiempo a Israel para constatar los hechos sobre el terreno, al tiempo que reforzaban la ocupación militar bajo la que viven los palestinos. Esto ha sido así durante décadas, con sobornos pagados en forma de "ayuda" para mantener a la gente dulce y feliz de continuar sin una solución política en el horizonte.

El nuevo gobierno de Netanyahu incluye a extremistas de extrema derecha que ya han expresado su intención de "resolver" el problema de los palestinos. El pueblo de la Palestina ocupada debería ver esto como algo positivo. El estancamiento que les afecta desde Camp David, hace más de veinte años, ha hecho bastante daño al proyecto nacional y ha tensado las relaciones internas hasta el punto de la desintegración. Esto dio la impresión al mundo de que los palestinos estaban contentos de seguir así para siempre.

Smotrich amenaza con anexionarse Cisjordania y cerrar la Autoridad Palestina. Si lo consigue, volverá a la casilla de salida, porque la AP siempre fue concebida como algo temporal, no como una institución permanente que depende de las limosnas internacionales para sobrevivir. Los palestinos volverán a ser vistos más claramente como un pueblo bajo ocupación y que lucha -legítimamente- por la autodeterminación, sin cargar el coste de esa ocupación al Estado del apartheid teniendo su propia "autoridad" financiada por donantes internacionales. Esa situación compleja e inviable dejará de existir.

Israel no establecerá un Estado único para todos los pueblos entre el río Jordán y el mar Mediterráneo, ya que eso contradiría el objetivo sionista de un Estado judío "puro" con su sistema de valores racistas. Sin embargo, la "solución de dos Estados" requiere que la AP sea su piedra angular, sin la cual no va a suceder. ¿Qué ocurrirá entonces? Un gobierno de apartheid abierto y descarado, eso es. Ya está en marcha, pero el último vestigio de cobertura y decencia será eliminado exponiendo la cruda crueldad del apartheid a la vista de todos. Si Smotrich tiene éxito, habrá hecho un favor a los palestinos.

El gobierno de Netanyahu dará a los palestinos más margen de maniobra a nivel internacional. ¿Qué demócrata auténtico se atreverá a defender un Estado tan abiertamente racista como el Israel del apartheid cuando se hayan barrido todas las hojas de parra? Netanyahu no podrá frenar a los extremistas porque es uno de ellos, aunque el más débil. Europa ya ha suspendido el acuerdo de Europol para el intercambio de información y la Casa Blanca cuenta los días. Los judíos estadounidenses se encuentran en un dilema y podrían retirar su apoyo político y financiero a un gobierno tan extremista en Israel.

Sin quererlo, Netanyahu y su gobierno de extrema derecha devolverán la importancia a la causa palestina, y esto es esencial. Lo más importante, sin embargo, es que determinemos cómo se beneficiarán los palestinos de semejante oponente. Esa es la cuestión crucial.

LEER: No hay división interna palestina, sólo facciones a favor y en contra de la ocupación 

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Al-Ayyam el 18 de diciembre de 2022

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaSmall Slides
Show Comments
Show Comments

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines