Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El precio de traicionar a Palestina: los marroquíes desafían la normalización con Israel

Personas se reúnen para celebrar una manifestación en apoyo a los palestinos y para protestar contra los ataques israelíes en la Franja de Gaza, el 15 de mayo de 2021 en Rabat, Marruecos. [Jalal Morchidi/Anadolu Agency].

Hace dos años, Marruecos e Israel firmaron la "Declaración Conjunta" con la mediación de Estados Unidos, reconociendo así oficialmente a Israel e instaurando lazos diplomáticos. Aunque otros países árabes ya habían hecho lo mismo, el reconocimiento oficial marroquí del Apartheid israelí fue especialmente devastador para los palestinos.

Hace años, un íntimo amigo marroquí me contó que la "primera vez" que le detuvieron fue durante una protesta de solidaridad con Palestina que tuvo lugar en Rabat hace muchos años.

La referencia a la "primera vez" indicaba que había sido detenido de nuevo, aunque sobre todo por otras actividades políticas, lo que sugiere que Palestina, en muchos sentidos, se ha convertido en una lucha local para muchos marroquíes.

Cada vez que los marroquíes protestaban por Palestina, lo hacían en gran número, a veces por millones. Esta solidaridad ha servido históricamente como base de la solidaridad regional y mundial con la lucha palestina.

Aunque los árabes de a pie siempre han considerado Palestina una lucha central, la relación entre los norteafricanos y Palestina es, en muchos sentidos, única y arraigada.

A pesar del fuerte impulso a favor de la normalización entre los países árabes e Israel, países como Argelia y Túnez dejaron claro que no se declararían pronto lazos diplomáticos entre sus respectivas capitales e Israel.

LEER: Marruecos ganó un premio mayor que el trofeo de la Copa del Mundo 

El mérito de ello corresponde sobre todo a los pueblos argelino y tunecino, que han asimilado su rechazo al racismo israelí y su apoyo a la libertad palestina a luchas locales o nacionales. Las banderas palestinas siempre han acompañado a las banderas de estos países durante cualquier gran concentración, ya sea una protesta política o un acontecimiento deportivo.

Marruecos no es una excepción. La solidaridad con Palestina en este país se remonta a generaciones, y cientos de activistas han pagado un precio por enfrentarse a su gobierno por su incapacidad para enfrentarse a Israel o para desafiar a Washington por su apoyo a Tel Aviv.

Se asumió falsamente que el acuerdo de normalización entre Rabat y Tel Aviv en 2020 suponía el fin de la solidaridad popular con Palestina. De hecho, tales actos de normalización, considerados con razón una traición por parte de los palestinos, también pretendían ser la desvinculación definitiva de Palestina de su entorno árabe y regional.

Sin embargo, no fue así. La normalización con el Israel del apartheid sigue siendo fuertemente rechazada por la gran mayoría de los árabes, como indican las encuestas de opinión. Además, el derroche de amor por Palestina durante el Mundial de Qatar demostró, sin lugar a dudas, que no es posible que los árabes acepten a Israel mientras siga siendo una potencia ocupante y un régimen racista de apartheid.

Las escasas ganancias políticas conseguidas por el gobierno marroquí a cambio de sacrificar los derechos de los palestinos resultarán irrelevantes en los próximos años. De hecho, ya hay signos de ello.

El gobierno marroquí, dirigido por el Partido Desarrollo y Justicia de Saadeddine Othmani, que había participado en los esfuerzos de normalización, fue rechazado en masa en las elecciones de septiembre de 2021. Sólo nueve meses antes, Othmani firmaba la "Declaración Conjunta" con el consejero de Seguridad Nacional de Israel, Meir Ben-Shabbat.

LEER: La resistencia pacífica de los palestinos no debe confundirse con los fracasos diplomáticos de la AP 

El reconocimiento por parte de EEUU de la reivindicación de Rabat sobre el Sáhara Occidental como el trueque político entre Rabat y Washington, que llevó a la normalización con Tel Aviv, acabará por no tener sentido.

La superioridad de EEUU y Occidente está siendo cada vez más desafiada en todo el continente africano, especialmente en las regiones de África Occidental y Central. Nuevos y poderosos actores, como Rusia y China, están ganando terreno geopolítico, y en algunas regiones sustituyen por completo el dominio de Occidente. Por tanto, el apoyo estadounidense a las ambiciones territoriales de cualquier país ya no es garantía de ganancias políticas, sobre todo porque los espacios geopolíticos africanos se han vuelto muy disputados.

Cuando Marruecos normalizó sus relaciones con Israel, a muchos marroquíes les pilló por sorpresa. Se suponía que Marruecos, al igual que otras naciones árabes, estaba demasiado consumido por sus propios problemas como para darse cuenta de los cambios en política exterior de su gobierno, ya fuera en relación con Palestina o en cualquier otro lugar.

Si fue así o no, poco importa ahora. En el segundo aniversario del acuerdo de la "Declaración Conjunta", decenas de miles de marroquíes se manifestaron contra la normalización en 30 ciudades diferentes, entre ellas Rabat, Agadir, Tánger y Meknes. Las protestas fueron movilizadas por el Frente Marroquí de Apoyo a Palestina y Contra la Normalización.

Al parecer, el Frente es una red que incluye "más de una docena de organizaciones políticas y de derechos humanos", informó New Arab. Sus cánticos incluían "El pueblo quiere acabar con la normalización", un eslogan que recuerda al eslogan popular panárabe de hace una década, "El pueblo quiere cambiar el régimen". Este último resonó en muchas capitales árabes durante los años de agitación política en 2011 y hacia arriba.

Este movimiento popular y sus cánticos indican que Palestina sigue siendo una lucha local y nacional en Marruecos, así como en otros países árabes.

LEER: La comunidad internacional silencia los detalles del extremismo de Israel 

Pero, ¿por qué Marruecos y por qué ahora?

La asociación popular de las banderas marroquí y palestina a lo largo de la Copa Mundial tuvo un efecto vigorizante en la psique colectiva de los marroquíes, que se sintieron fortalecidos por la impresionante actuación de su selección nacional contra equipos legendarios como Bélgica, España y Portugal. Era cuestión de tiempo que esta confianza se tradujera en solidaridad real en las calles de Rabat y otras grandes ciudades marroquíes.

El hecho de que los marroquíes se movilicen en masa contra la normalización de su país con Israel sólo dos años después del acuerdo es una señal de lo que está por venir.

2022 fue un año especialmente sangriento en Palestina, según el enviado de la ONU para Oriente Próximo, Tor Wennesland, que afirmó que iba "camino de ser el año más mortífero para los palestinos de Cisjordania desde... 2005".

Los marroquíes, al igual que otras naciones árabes, siguen las noticias con alarma, especialmente tras la toma de posesión del nuevo gobierno extremista de Israel de Benjamín Netanyahu y su calaña fascista de extrema derecha, de la talla de Bezalel Smotrich e Itamar Ben-Gvir.

Los constantes ataques de estos dos individuos contra la mezquita de Al Aqsa, en particular, tienen un gran impacto emocional en los marroquíes, sobre todo porque Marruecos preside el Comité Al Quds de la Organización de Cooperación Islámica, que se encarga de la protección de la mezquita de Al Aqsa.

Israel quiere normalizar su relación con los árabes y aprovechar sus enormes mercados y su generosidad económica sin tener que renunciar, a cambio, a su ocupación militar ni conceder a los palestinos libertades básicas. Las masas árabes políticamente comprometidas lo entienden bien y se movilizan cada vez más contra la traición de sus gobiernos a Palestina.

Es probable que los beneficios egoístas y limitados de la normalización se conviertan en un lastre político en los próximos años. Es hora de que Marruecos y otros países reconsideren sus lazos con Israel, ya que se arriesgan al aislamiento político y la inestabilidad social, un precio mucho mayor que las promesas vacías de Washington y Tel Aviv.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónIsraelMarruecosOriente MedioPalestinaRegión
Show Comments
Ramzy Baroud

Ramzy Baroud es periodista, autor y editor de Palestine Chronicle. Es autor de varios libros sobre la lucha palestina, entre ellos "La última tierra": Una historia palestina' (Pluto Press, Londres). Baroud tiene un doctorado en Estudios Palestinos de la Universidad de Exeter y es un académico no residente en el Centro Orfalea de Estudios Globales e Internacionales de la Universidad de California en Santa Bárbara. Su sitio web es www.ramzybaroud.net.

Show Comments

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines