Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Marruecos ganó un premio mayor que el trofeo de la Copa del Mundo

Los jugadores de Marruecos celebran al final del partido de fútbol de octavos de final de la Copa Mundial Qatar 2022 entre Marruecos y España. [Foto de GLYN KIRK/AFP vía Getty Images].

La Copa del Mundo de 2022 ha sido ocasión de muchas primicias históricas. Fue el primer torneo organizado en un país árabe, el primero en celebrarse en invierno y el primero en contar con un equipo árabe y africano en semifinales.

Desafiando a los pronósticos para alcanzar las semifinales del torneo de este año, Marruecos se plantó en cuartos de final tras una asombrosa victoria por 1-0 sobre Portugal, dejando fuera del torneo a la megaestrella Cristiano Ronaldo.

Los Leones del Atlas, sin duda el equipo árabe con mejor rendimiento en este Mundial, habían desatado las celebraciones en todo el norte de África y más allá con su racha de victorias. Sin embargo, los desgarradores momentos de triunfo sólo alcanzaron mayor intensidad cuando los miembros del equipo marroquí desplegaron la vibrante bandera verde, blanca, negra y roja de Palestina, en todo su esplendor.

Respaldados por tambores y palmas, los hinchas marroquíes presentes en el estadio Al-Thumama de Doha también enarbolaron pancartas con el lema "Palestina libre" y corearon su estribillo favorito en señal de solidaridad: "Sacrificamos nuestras almas y nuestra sangre por Palestina".

Un vídeo del delantero marroquí Abdul Razzaq Hamdallah portando la bandera palestina y desplegándola en el estadio ante los aficionados se hizo viral en las plataformas de las redes sociales como la pólvora, cosechando cientos de miles de visitas.

Las impactantes declaraciones de solidaridad han conseguido concienciar sobre la ocupación ilegal de Palestina por parte de Israel, ya que los aficionados no árabes también han empezado a gritar "Palestina libre" en árabe durante las entrevistas televisivas.

Uno de estos casos fue el de un aficionado inglés, Harry Hatton, de 23 años, que gritó "Palestina libre" durante una retransmisión en directo de la televisión israelí desde el Mundial, escandalizando al periodista que le entrevistaba tras la victoria por 3-0 de Inglaterra sobre Senegal.

Durante la retransmisión en directo, el reportero preguntó a los aficionados si, efectivamente, el fútbol "volvía a casa", en referencia al famoso himno futbolístico. "Por supuesto que sí", respondieron antes de que Harry gritara: "Pero lo más importante, Palestina libre".

Otro aficionado inglés, Martin Near, apareció en una entrevista televisiva con una cruz de San Jorge dibujada en la cara y una bandera palestina en la mano y bramó: "Uno: el fútbol, vuelve a casa. Y número dos: ¡Filisteen hora! [Palestina libre".]

Estas audaces muestras de solidaridad con el pueblo de Palestina no se habrían observado a tan gran escala si la selección marroquí no hubiera abierto el camino con su valiente apoyo en el campo de fútbol.

Tras la victoria de Marruecos contra Portugal, el centrocampista Abdelhamid Sabiri publicó una foto en Instagram de sí mismo con la bandera palestina atada alrededor de sus hombros acompañada de un pie de foto de una sola palabra: "Libertad".

También concedió más tarde entrevistas a los locutores del partido llevando aún la bandera.

LEER: La actitud crítica de Israel pone al descubierto su violencia colonial

En la primera Copa del Mundo de la región, el acontecimiento deportivo más visto en todo el mundo, la visión de todas las banderas, bandas y estandartes llega en un momento significativo, ya que Israel tiene la misión de criminalizar la bandera palestina.

Activistas palestinos han denunciado haber sido objeto de ataques cuando ondeaban banderas palestinas en Jerusalén. También han sido testigos de un aumento de los esfuerzos israelíes por confiscar banderas palestinas y castigar a quienes intentan izarlas.

La semana pasada, sin ir más lejos, las fuerzas de ocupación israelíes retiraron una bandera palestina de lo alto del edificio de una escuela cerca de Nablus, en Cisjordania ocupada, y la sustituyeron por una bandera israelí.

Por lo tanto, no es de extrañar que el famoso grupo de campaña pro-Israel Abogados del Reino Unido por Israel (UKLFI) haya protestado contra el ondear de la bandera palestina por el equipo de fútbol de Marruecos en la Copa del Mundo de Qatar 2022.

Según el Jewish Chronicle, UKLFI afirma que Marruecos ha infringido el artículo 11.2 del Código Disciplinario de la FIFA, que establece que cualquiera que utilice "un acontecimiento deportivo para manifestaciones de carácter no deportivo" puede ser objeto de medidas disciplinarias. Marruecos también ha sido acusado de infringir otros códigos disciplinarios.

La medida no es más que otra medida extrema que refleja la creciente paranoia de Israel y hasta dónde llegará Israel para reprimir el apoyo a la existencia nacional palestina, ya que la bandera por sí sola, incluso su avistamiento, amenaza la existencia misma del Estado colonialista de Israel.

Las memorables muestras de solidaridad palestina de los jugadores marroquíes son también simbólicas, ya que este mes se cumple también el segundo aniversario de la normalización de las relaciones entre Israel y Marruecos en el marco de los Acuerdos de Abraham. Marruecos se convirtió en el cuarto país árabe en normalizar sus lazos con el Estado ocupante de Israel, después de EAU, Bahréin y Sudán.

Sin embargo, organismos y partidos marroquíes han rechazado categóricamente la normalización de relaciones con Israel y han celebrado numerosas protestas contra la medida.

LEER: No hay división interna palestina, sólo facciones a favor y en contra de la ocupación

La ex miembro del Comité Ejecutivo de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), la doctora Hanan Ashrawi, recurrió a Twitter para destacar el apoyo de Palestina al equipo marroquí y celebrar su reciprocidad, escribiendo que "ninguna "normalización" del régimen con Israel puede romper el vínculo entre nuestros pueblos".

Por lo tanto, a pesar de que Palestina no se clasificó para el torneo y Marruecos perdió 2-0 ante Francia en las semifinales del Mundial, ha sido una ocasión que tiñó el estadio de un mar de rojo, verde, blanco y negro, invocando poderosos momentos de solidaridad mundial con la causa palestina.

Al final, en el Mundial 2022, Israel y los dirigentes árabes que están normalizando sus relaciones a costa de los derechos nacionales y humanos palestinos, han recibido el mensaje alto y claro: el Estado ocupante nunca conseguirá erradicar Palestina con crímenes de apartheid.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor del mismo y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de Opinión
Show Comments
Show Comments

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines