Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Qatar 2022 ha demostrado que Palestina sigue viva en el corazón de la gente

Vista general del interior del estadio antes del partido del Grupo B de la Copa Mundial de la FIFA Qatar 2022 entre Inglaterra y Estados Unidos en el estadio Al Bayt el 25 de noviembre de 2022 en Al Khor, Qatar [Eddie Keogh - The FA/The FA via Getty Images].

La selección palestina de fútbol no se clasificó para la Copa Mundial de la FIFA de Qatar, pero los palestinos tenían más de un equipo jugando en su nombre. Tuvieron una presencia abrumadora en los corazones de los equipos árabes y de cientos de miles de aficionados árabes y extranjeros. Incluso las calles de Qatar estaban decoradas con la bandera palestina; los aficionados llevaban el característico keffiyeh palestino; y estaban adornadas con lemas de apoyo a Palestina. Este consenso popular árabe no tenía precedentes y aprovechó la oportunidad única que brindaba el hecho de que el torneo se jugara por primera vez en un país árabe y musulmán. Nos confirmó a todos que Palestina sigue siendo la cuestión que late en el corazón mismo del mundo árabe.

Palestina está en el corazón y en la conciencia de todos los árabes, y Qatar ha sido testigo de cómo se hablaba de ella en las lenguas de todo el mundo. Esto es significativo, porque la primera cumbre de los pueblos árabes se celebró en Qatar, y en su orden del día sólo figuraba Palestina; Palestina del río al mar. La normalización ha recibido un duro golpe, incluso en aquellas naciones cuyos regímenes sionistas han declarado sus vínculos abiertos con Israel.

Los aficionados árabes al fútbol se negaron a hablar o a conceder entrevistas a los medios de comunicación sionistas, dando todo su apoyo a los palestinos mientras lo hacían. "Se llama Palestina, no Israel", dijo más de uno. Un vendedor de banderas regaló a sus clientes una bandera palestina cuando le compraron sus propias banderas nacionales. Un taxista se negó a llevar a un cliente que, según descubrió, era israelí. "Estás matando a nuestros hermanos palestinos", le dijo.

Quizá el mensaje más contundente fue el de los aficionados tunecinos y marroquíes, que izaron una enorme pancarta con la leyenda "Palestina libre" en el minuto 48 de los partidos contra Australia y Bélgica, respectivamente. La Nakba, por supuesto, comenzó en 1948, cuando se creó Israel en la Palestina ocupada.

LEER: La entrada oficial de Jordania en los Oscars, Farha, da permiso a la diáspora palestina a relatar su historia

Los hinchas marroquíes entonaron unas poderosas palabras tras su victoria sobre Bélgica -que apoya a Israel-, pero no se referían al fútbol. "Nuestra amada Palestina, el país más precioso, resiste, que Dios te proteja de la injusticia de los enemigos y los sionistas", corearon. "No os dejaremos, Gaza, aunque estéis lejos, oh Rafah y Ramallah, nuestra nación está enferma, la enfermaron con problemas y la corrupción de los gobiernos. Nunca nos arrodillaremos sino ante nuestro Señor, el Señor del universo, y la libertad llegará, si Dios quiere, habrá alegría en Jerusalén".

Este fue un poderoso mensaje dirigido al gobernante de Marruecos, el rey Mohammed VI, que ha firmado un acuerdo de normalización con el Estado sionista. Tales acuerdos no reflejan los deseos del pueblo. Los periodistas israelíes consideraron la negativa de los aficionados árabes a hablar con ellos como una prueba del fracaso de la decisión de Israel de normalizarse con algunos Estados árabes y musulmanes. "Mi experiencia en Qatar", declaró el periodista israelí Raz Shechnik, "acabó con cualquier esperanza de mejorar nuestras relaciones con los pueblos árabes".

Otro periodista afirmó que le "echaron" de un restaurante, cuyo propietario le cogió el teléfono y "borró todas las fotos de Qatar" del mismo. "Los árabes y muchos extranjeros se enfadan y nos dan la espalda cuando saben que somos israelíes".

Los árabes ignoran a los medios de comunicación israelíes en el Mundial de Qatar - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente]

Todo esto sugiere que el sentido árabe de la nación sigue gozando de buena salud y que Palestina nunca podrá ser eliminada de nuestros corazones por mucho que lo intenten los sionistas. Confirma lo que ya sabemos: el pueblo árabe rechaza la normalización y considera a Israel como el enemigo, a pesar de los movimientos de normalización de los regímenes árabes.

La atmósfera de apoyo en Qatar se ha visto atenuada, sin embargo, por la dolorosa ironía de la decisión de la Asamblea General de la ONU de conmemorar el 75 aniversario de la Nakba palestina con una sesión de alto nivel el 15 de mayo del próximo año. El 15 de mayo de 1948 fue el día en que la organización internacional anunció el establecimiento de Israel en la tierra de Palestina.

Además, la ONU anunció esta decisión el 29 de noviembre, aniversario de la emisión de su vergonzosa Resolución 181, el Plan de Partición de Palestina de 1947. En 1977, por supuesto, la ONU optó por conmemorar el 29 de noviembre como Día Internacional de Solidaridad con el Pueblo Palestino. El Secretario General de la ONU en aquel momento era Kurt Waldheim, quien dijo que al celebrar el día de la solidaridad la ONU reafirmaba su compromiso de defender los derechos del pueblo palestino. Sin embargo, no nos dijo por qué no restablecía esos derechos, ni qué le impedía mantener sus compromisos. ¿La ONU, que permitió a los sionistas usurpar la tierra de Palestina, tiene realmente derecho a solidarizarse con el pueblo palestino?

LEER: Los marginados de la Copa Mundial de la FIFA en Qatar

Creo que Waldheim y sus sucesores han insultado nuestra inteligencia y siguen tomándonos el pelo. La ONU facilitó la pérdida de los derechos de los palestinos y ha hecho todo lo posible para garantizar que Israel se salga con la suya en su asesino colonialismo de colonos. Su elección de fechas para la "solidaridad" palestina echa sal en las heridas y expone la hipocresía de la comunidad internacional.

Aunque la solidaridad en uno o más días no devolverá la tierra de Palestina a su pueblo, no hemos visto nada de la ONU sobre el terreno como expresión de apoyo a los palestinos. De hecho, los gobiernos árabes sionistas han borrado este día de su memoria y de su calendario. No hemos oído ni una sola palabra, ni hemos visto ninguna referencia o alusión a ese fatídico día en la televisión para recordar a los árabes y musulmanes la Nakba y la importancia de la lucha por la libertad palestina. Este desprecio deliberado por parte de los gobiernos árabes sionistas es lo que realmente significa la normalización; no es nada positivo, y ya ni siquiera es un secreto vergonzoso.

Para que nuestra historia se conserve en nuestra memoria colectiva, es necesario debatirla y difundirla para que los relatos falsos no puedan ocupar su lugar. Esto es lo que ocurre en todo el mundo, pero no en los regímenes árabes que se doblegan para complacer a los sionistas y sus aliados.

Los pueblos árabes y musulmanes han demostrado durante la Copa Mundial de la FIFA en Qatar que la causa palestina arde en sus corazones y que sus llamas no se extinguirán con el paso del tiempo y la normalización por parte de sus gobiernos. Por mucho que los sionistas del mundo árabe se apresuren a normalizar con Israel, el pueblo seguirá preservando la causa palestina, independientemente de los desafíos a los que se enfrente.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónFIFAOrganizaciones InternacionalesOriente MedioQatarRegión
Show Comments
Show Comments

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines