Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los marginados de la Copa Mundial de la FIFA en Qatar

Vista de la ceremonia previa al partido del Grupo B de la Copa Mundial de la FIFA Qatar 2022 en Doha, Qatar, el 29 de noviembre de 2022 [Mohammed Dabbous/Anadolu Agency].

No soy aficionado al fútbol, pero he visto la Copa Mundial de la FIFA en Qatar con una alegría extrema, incomparable con cualquier otra cosa en esta época triste para el mundo árabe. Mientras otros observaban a los jugadores y equipos más hábiles, yo veía cómo se hacía historia ante nuestros ojos en el primer torneo mundial de este tipo que se celebra en un país árabe y musulmán.

Por primera vez, un país árabe está jugando bien, y está marcando goles metafóricos a quienes nos presentan como terroristas, retrógrados, saboteadores, criminales y asesinos. La organización de la Copa del Mundo por parte de Qatar es lo más perfecto que se puede hacer; todo estaba preparado, y se está utilizando la tecnología. El mundo entero está presente, ya sea en persona o a través de los medios de comunicación sociales y convencionales; a menudo ambos. Sin embargo, los más destacados han sido el Islam y Palestina: 1-0 al Qatar musulmán.

Le siguieron otros goles. A los que quisieron asistir se les dijo que respetaran la cultura y las tradiciones del país anfitrión árabe y musulmán. Así que nada de alcohol en los estadios, nada de racismo y nada de homosexualidad manifiesta.

Todo esto se hizo de forma amable y civilizada. Cuando algunos de los asistentes protestaron porque no había cerveza en los estadios, Qatar dijo que no impedía a nadie beber fuera de los estadios. La restricción, dijeron los qataríes, no era inusual ni excepcional; la mayoría de los países hacen lo mismo. Cuando los aficionados mexicanos protestaron y quisieron cerveza mexicana, se les dijo que sólo hay un tipo, y que cuando vuelvan a México, pueden hacer y beber lo que quieran.

LEER: No permitiremos que nos roben lo que queda de nuestros instintos básicos

En cuanto a los racistas que llegaron vestidos de cruzados medievales para hacer saber a los musulmanes árabes que "hemos vuelto", bueno, simplemente no se les permitió entrar en el estadio. Si querían imitar al general francés que ocupó Damasco durante la Primera Guerra Mundial, puso su pie en la tumba de Saladino, que liberó Jerusalén de los cruzados, y dijo "Despierta Saladino, hemos vuelto", fracasaron.

La inmoral británica que enseñó el pecho a las cámaras cuando Inglaterra derrotó a Irán, fue deportada, y con razón. Las autoridades de Qatar dejaron claro lo que les ocurrirá a quienes actúen desafiando la identidad árabe y musulmana del país anfitrión, así como sus valores.

Los alemanes han sido posiblemente los más escandalosos hasta ahora. Promovieron la causa LGBTQ tanto dentro como fuera del campo. La ministra de Asuntos Exteriores alemana se coló en un estadio como una ladrona en la noche para ver jugar a la selección alemana, y cuando se quitó la chaqueta roja se vio que llevaba un brazalete de "One Love". Que un diplomático infrinja la ley qatarí tan abiertamente es inaceptable. Los capitanes de las selecciones inglesa, galesa, belga, holandesa, suiza, alemana y danesa habían planeado llevar el mismo brazalete durante sus partidos, pero se echaron atrás en el último momento ante la amenaza de la FIFA de que se les mostraría una tarjeta amarilla en el momento en que saltaran al campo. En su lugar, los jugadores alemanes se reunieron en la tradicional formación de foto de equipo, y se pusieron las manos en la boca en protesta por la negativa de Qatar a apoyar a la comunidad LGBTQ.

Los medios de comunicación occidentales y su ataque contra el Mundial de Fútbol de Qatar - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente].

¿Quiénes son los marginados en Qatar? Los israelíes. Fue risible ver las respuestas que obtuvieron los periodistas israelíes mientras transmitían en directo y su presencia en el torneo y en la Palestina ocupada fue rechazada rotundamente por los aficionados árabes con los que intentaron hablar. Cuando un aficionado descubrió que el periodista era de Israel, se alejó y dijo: "Quieres decir Palestina. Israel no existe".

LEER: Las críticas de los medios de comunicación occidentales al anfitrión de la Copa del Mundo, Qatar, son un "viejo orientalismo reformulado para el público moderno"

"Después de diez días en Doha, sentimos que nos odian aquí, que no nos quieren en las calles", dijo un corresponsal del periódico Yedioth Ahronoth. "Los palestinos, jordanos, saudíes, iraníes, qataríes, marroquíes, sirios, egipcios, libaneses y tunecinos nos siguen y agitan la bandera palestina, coreando: 'Vete, vete, israelí, vete'".

De hecho, la respuesta en las redes sociales a la presencia israelí en Qatar hizo que uno de los corresponsales dijera: "Netanyahu nos mintió cuando dijo que habíamos normalizado recientemente las relaciones con cuatro países árabes y que teníamos vínculos diplomáticos con otros cuatro. Estamos seguros de que nos rechazan todas las naciones árabes".

A esto le digo: nunca serán aceptados.

Traducido de Addustour 28 de noviembre de 2022

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónFIFAOrganizaciones InternacionalesOriente MedioQatarRegión
Show Comments
Show Comments

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines