Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Qué ha hecho la UE por Libia hasta ahora?

La ministra de Asuntos Exteriores de Libia, Najla Mangoush (derecha), y el Alto Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrell (izquierda), el 8 de septiembre de 2021 [Hazem Turkia/Anadolu Agency].

Se supone que la Unión Europea (UE) tiene una política regional común, especialmente en relación con su vecindad inmediata, que incluye toda la región del norte de África. Se supone que dicha política representa la respuesta del bloque, en su conjunto, a las cuestiones regionales, incluida la de seguridad. Y el bloque dice tener una política bajo un tema general conocido como "Política Europea de Vecindad" (PEV), desarrollada e implementada por su departamento de Acción Exterior dirigido por Josep Borrel.

Lanzada en 2004, la PEV, un mecanismo que se ocupa de los vecinos de la UE, se define como una forma de "fomentar la estabilidad, la seguridad y la prosperidad en las regiones vecinas de la UE, tanto en el Sur como en el Este". Esta definición, en realidad, tiene sus propios defectos impeditivos, ya que mete a los vecinos del este de la UE en el mismo saco que a sus vecinos del sur cuando, en realidad, ambas regiones son completamente diferentes. En Europa del Este, por ejemplo, la política a largo plazo de la UE, claramente, tiene como objetivo la ampliación del bloque ofreciendo la adhesión a más países. Esta ha sido una política continua de la UE desde la caída de la Unión Soviética, que vio cómo los antiguos países comunistas se unían a la UE. La forma en que la UE ha respondido a la guerra en Ucrania, por ejemplo, y la afluencia de refugiados ucranianos es una clara manifestación de esta política. La UE, como bloque, acogió abiertamente a los ucranianos que huían de la guerra. Esta respuesta no se vio en las crisis migratorias de 2015, cuando casi un millón de personas, principalmente sirios, huyeron a Europa. Con el tiempo, el bloque quiere admitir a Ucrania como miembro, aunque tarde en hacerlo.

LEER: El Parlamento Europeo y el conflicto de Trípoli-Atenas 

Hacia el sur, especialmente en el norte de África, la UE está aplicando una serie de políticas diferentes que excluyen cualquier idea de adhesión por parte de los países que aspiran a formar parte del bloque. Incluso Turquía, un país parcialmente europeo, lleva décadas llamando a la puerta de Europa pero, hasta ahora, la puerta está entreabierta en lugar de abierta. Marruecos, en el extremo occidental del norte de África, ya intentó ingresar en la UE en 1987, pero su solicitud fue rechazada por no ser un "país europeo". Esto es una prueba más de que la idea de una política común de la PEV no podía ser la misma en Europa del Este que en el norte de África.

En la última década, los principales objetivos de la política de la UE en el Norte de África se centran en cuestiones de migración y seguridad. La prioridad número uno, al menos desde 2011, ha sido minimizar la afluencia no deseada de migrantes procedentes de la región, la mayoría de los cuales no son necesariamente ciudadanos de la propia región. Son, más bien, personas que huyen de las dificultades políticas y económicas de los países subsaharianos y asiáticos. Con la ayuda de los traficantes, utilizan las rutas tradicionales que cruzan el mar Mediterráneo hacia Europa a través del eslabón más débil: Libia en este caso.

Hasta el 77% de los migrantes sufren abusos, explotación y son víctimas de la trata de personas - Crisis de los refugiados, Libia - Viñeta [Hani Abbas/Monitor de Oriente].

Esto señala a Libia, especialmente, debido a la migración no deseada. La amenaza a la seguridad de Libia se hizo aún más urgente después de que la UE participara en la desestabilización del país en 2011. En ese año, todos los países de la UE, en concreto los miembros de la OTAN, ayudaron a derrocar el antiguo régimen libio de Muammer Gadafi. Algo de lo que ahora se arrepienten la mayoría de los países de la UE, pero el daño no sólo para Libia sino para Europa ya está hecho. Aunque destruir a Libia fue imprudente, el bloque aún no ha desarrollado una política coherente y unida para hacer frente a una Libia inestable e ingobernable. De hecho, cualquier política de la UE sobre Libia, si es que existe, es caótica, desunida y caótica, por no decir otra cosa. La única excepción se ve en el ofrecimiento de ayuda financiera y técnica a un país que ha estado sin ningún gobierno central efectivo durante la mayor parte de los últimos 11 años.

En lugar de encontrar mejores formas de estabilizar rápidamente a Libia, la UE se ha centrado más bien en inyectar dinero en programas con escasa responsabilidad y poco éxito. Fuentes de la UE, por ejemplo, dicen que la Unión ha gastado hasta ahora unos 4.900 millones de euros en las tres regiones de África, con 900 millones de euros en la región del norte de África. La mayor parte de ese dinero se ha destinado a la lucha contra la inmigración, sobre todo la procedente de Libia. La UE financia diferentes programas en Libia a través de lo que se conoce como "sociedad civil", un país en el que no existe una sociedad civil organizada. Por otro lado, la herramienta política más importante de la UE para ayudar a la seguridad de Libia está infrafinanciada, y sus recomendaciones se ignoran en gran medida.

La operación IRINI (en griego, paz), destinada a detener el flujo de armas y combatientes hacia Libia, con el objetivo último de acabar con la injerencia extranjera en el país, apenas se toma en serio. De hecho, IRINI es la mejor política de la UE, hasta el momento, para hacer frente a la crisis libia.

Los esfuerzos de la IRINI para reforzar el embargo de armas de las Naciones Unidas sobre Libia podrían haber sido más eficaces si la UE se hubiera tomado en serio sus recomendaciones. Estas recomendaciones se presentan al Comité de Sanciones de la ONU sobre Libia, a través de la UE, y luego al Consejo de Seguridad de la ONU para que tome medidas contra los infractores del embargo de armas. Sin embargo, este no es el caso. El año pasado, el entonces comandante de la IRINI, el contralmirante Fabio Agostini, dijo a MEMO que los informes de la IRINI a la UE son ignorados. También dijo que la IRINI carece de financiación, señalando la falta de cooperación efectiva de "partes interesadas relevantes como Estados Unidos y la OTAN".

En lugar de estar en la operación militar sobre el terreno, la IRINI se ha convertido, desde su puesta en marcha en 2020, en un mecanismo de información cuyo asesoramiento se deja de lado. Europa, si se toma en serio lo de Libia, con sus dos poderes de veto en el Consejo de Seguridad de la ONU, Francia y el Reino Unido, debería poder hacer más en este sentido.

La disputa entre Atenas y Trípoli: ¿por qué está Grecia tan enfadada con Libia? 

Aunque el apoyo a los programas de acción centrados en los refugiados, los desplazados y la administración local en Libia son bienvenidos, no son la respuesta a los principales problemas de Libia: la seguridad y la gobernanza. Y está muy claro que ni la seguridad ni un gobierno eficaz pueden lograrse si Libia sigue abierta a los entrometidos extranjeros y dominada por las milicias y las bandas, algunas de las cuales están implicadas en el tráfico de personas, cuyo fin es uno de los principales objetivos de la política de la UE.

Además, la competencia de los países individuales de la UE sobre Libia también es contraproducente para la UE y Libia. Tan recientemente como en 2019, Italia y Francia, dos de los principales países de la Unión, se enzarzaron en una rivalidad apoyando a diferentes facciones en la guerra de ese año por el control de Trípoli. Mientras que París apoyaba al general Khalifa Haftar del este de Libia, Roma se ponía del lado del entonces gobierno de Trípoli.

Para que cualquier política de la UE sobre Libia tenga éxito, debe dar prioridad a la seguridad y la gobernanza con un asesoramiento práctico. De lo contrario, nada cambiará, y la UE seguirá financiando los proyectos equivocados con poco a cambio, mientras Libia sigue siendo un problema.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaLibiaSmall SlidesUnión Europea
Show Comments

Mustafa Fetouri es un académico y periodista libio. Ha recibido el premio de la UE a la Libertad de Prensa. Su próximo libro saldrá a la luz en septiembre. Puede ser contactado en la siguiente dirección: [email protected]

Show Comments

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines