Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La disputa entre Atenas y Trípoli: ¿por qué está Grecia tan enfadada con Libia?

Khalifa Haftar, el líder de las fuerzas armadas en el este del país, se reúne con el ministro de Asuntos Exteriores griego Nikos Dendias (R) en Bengasi, Libia, el 17 de noviembre de 2022 [Oficina de prensa de las fuerzas de Khalifa Haftar/Anadolu Agency].

El 17 de noviembre, un avión en el que viajaba el ministro de Asuntos Exteriores de Grecia, Nikos Dendias, aterrizó en el aeropuerto internacional de Mitiga, en Trípoli, pero el visitante se negó a desembarcar cuando le dijeron que su homóloga, Najla Al-Mangoush, le estaba esperando para darle la bienvenida. En su lugar, decidió abandonar Trípoli y dirigirse a Bengasi, al este de Libia. Podría haber sido un pequeño accidente protocolario si no fuera por las tensiones ya latentes entre Trípoli y Atenas.

Tras abandonar Trípoli, Dendias tuiteó que se negó a bajar del avión porque Al-Mangoush intentó "forzar su presencia en el aeropuerto para que yo tuviera que reunirme con ella". El Ministerio de Asuntos Exteriores de Libia emitió un comunicado en el que "deplora" el comportamiento de Dendias que, según dijo, es contrario a todas las normas diplomáticas. Y añadió que tomará "las medidas diplomáticas apropiadas".

Según el Ministerio de Asuntos Exteriores griego, el ministro Dendias fue a Trípoli para reunirse con Mohamed Menfi, jefe del Consejo de la Presidencia del país. No quiso reunirse con Al-Mangoush. A última hora del mismo día, el Sr. Menfi, que fue expulsado por Dendias como embajador de Libia en 2019, emitió un comunicado diciendo que su oficina estaba en contacto con el Ministerio de Asuntos Exteriores griego en busca de "explicaciones" sobre el incidente.

LEER: El ministro de Exteriores griego llega a Egipto, horas después del histórico apretón de manos entre Al Sisi y Erdogan

El 20 de noviembre, Al-Mangoush llamó al embajador de Trípoli en Atenas, dándole instrucciones para que presentara una "nota de protesta" a la parte griega por el comportamiento del ministro Dendias, que podría tener "graves repercusiones" en la seguridad y la estabilidad de Libia. El Ministerio también dio a entender que contribuye a "reforzar" la división en Libia. El país tiene dos administraciones diferentes.

A su llegada a Bengasi, segunda etapa de su visita, Dendias entregó un regalo de tres cajas de vacunas contra el COVID-19 como obsequio a Libia, junto con un cheque de más de 500.000 euros como contribución de Grecia al proyecto del Programa Mundial de Alimentos de reconstrucción del puerto de Bengasi. También se reunió con el General Khalifa Haftar, Comandante del Ejército Nacional Libio en el este de Libia, seguido de otra reunión con el Presidente del Parlamento, Aguila Saleh.

El último giro en las relaciones entre Libia y Grecia se produjo a raíz de los acuerdos sobre seguridad e hidrocarburos que Trípoli firmó con Ankara, primero en 2019 y luego el pasado octubre. Los acuerdos de 2019 con Turquía, el archirrival de Grecia en el Mediterráneo oriental, eran tanto una demarcación de la frontera marítima como un pacto de seguridad. En ese momento, Trípoli se encontraba bajo el ataque de las fuerzas de Haftar y estaba desesperado por rechazarlo. Desesperado y sin esperanzas, el gobierno de Trípoli, reconocido por las Naciones Unidas, se dirigió a Ankara en busca de ayuda y Ankara dejó pasar la oportunidad.

Ya envuelta en una amarga rivalidad con Atenas, Ankara aceptó ayudar a Trípoli, siempre que firmara un acuerdo marítimo que delimitara las fronteras marítimas de los dos países y un acuerdo que otorgara a Turkiye el derecho a desplegar sus tropas y miles de mercenarios sirios en suelo libio, donde todavía se encuentran. Ambos acuerdos enfurecieron a Grecia, Egipto, la Unión Europea y, en particular, a Francia. Todos ellos rechazaron ambos documentos, calificándolos de "ilegales".

Durante su estancia en Bengasi, Dendias afirmó que la tarea del gobierno de Trípoli es llevar a "Libia a las elecciones" y que ha fracasado en esa única tarea. También afirmó que su país podrá desmarcar sus fronteras marítimas con Libia cuando un gobierno elegido tome el poder. La espera podría ser larga, ya que las elecciones en Libia han sido el tema más conflictivo. Es poco probable que las votaciones se celebren pronto, dado que los protagonistas libios siguen sin ponerse de acuerdo sobre una base constitucional para acudir a las urnas.

Recibido favorablemente en el este de Libia, el ministro griego de Asuntos Exteriores encontró el apoyo tanto del Parlamento como de Haftar. En 2019, el Parlamento libio rechazó los acuerdos Ankara-Trípoli y, hasta ahora, se ha negado a ratificar ambos. Desde el punto de vista legal, ninguno de los dos acuerdos debería entrar en vigor, ya que aún no han sido aprobados por el Parlamento. Sin embargo, las cosas no siempre se hacen legalmente en Libia.

El gobierno de Abdul Hamid Dbeibeh, con sede en Trípoli, enfureció aún más a Atenas al firmar el mes pasado otro acuerdo sobre hidrocarburos con Ankara, que otorga a Turquía el derecho a explorar petróleo y gas en las costas libias del Mediterráneo oriental. Mientras tanto, Egipto, Chipre y Grecia han estado trabajando en el Foro del Gas del Mediterráneo Oriental desde 2018. Los tres países y la Unión Europea ven con recelo las políticas de expansión demasiado ambiciosas de Turkiye en la región.

LEER: Las olas de calor marinas del Mediterráneo amenazan los medios de vida costeros

Ankara, que ha quedado fuera del recién creado foro del gas, necesita aliados regionales si quiere tener alguna posibilidad de desafiar las reivindicaciones de Grecia y Chipre sobre determinadas zonas del Mediterráneo. Aunque su acuerdo con Libia no parece perjudicar los intereses de este país, sí impulsa las reivindicaciones de Turquía sobre zonas marítimas que también reclaman Chipre y Grecia, y que Egipto se disputa. El acuerdo con Libia, que tiene una de las costas más largas del Mediterráneo, es de gran importancia para Turquía, tanto política como económicamente.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, después de haber desempeñado con éxito el papel de mediador entre Rusia, Ucrania y Europa y de haber conseguido los acuerdos sobre cereales que permitieron la exportación de millones de toneladas de alimentos ucranianos, ha estado esperando otro acuerdo similar relacionado con el gas. La palabra de moda, hoy en día, en los círculos políticos turcos y, en particular, en torno al Sr. Erdogan, es cómo convertir a Turquía en un centro regional de gas que permita a Rusia bombear más de su gas al mundo, a través de Turquía. Aunque la idea aún no ha tomado forma, parece que tanto Moscú como Ankara están considerando seriamente el proyecto. Un proyecto de este tipo beneficia al resto del mundo, ya que podría contribuir a aliviar la crisis energética global a la que asiste el mundo desde la invasión rusa de Ucrania el pasado mes de febrero.

Asegurar los derechos de exploración en los territorios libios, tanto en tierra como en el mar, significa que la futura industria de hidrocarburos de Libia se alineará más con la de Turquía. Esto, a su vez, significaría también que es más probable que Libia, con su gran potencial de hidrocarburos, mantenga el rumbo que ha trazado Ankara y que no se una al Foro del Gas del Mediterráneo Oriental, como desea El Cairo.

Es probable que este tipo de esfuerzos futuros añadan más tensión a las ya tensas relaciones entre Libia y Grecia.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaGreciaLibiaRegión

Mustafa Fetouri es un académico y periodista libio. Ha recibido el premio de la UE a la Libertad de Prensa. Su próximo libro saldrá a la luz en septiembre. Puede ser contactado en la siguiente dirección: [email protected]

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines