Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El Parlamento Europeo y el conflicto de Trípoli-Atenas

El ministro griego de Asuntos Exteriores, Nikos Dendias (derecha), con su homóloga libia, Najla El Mangoush (izquierda), durante las declaraciones [Dimitrios Karvountzis/Pacific Press/LightRocket via Getty Images].

La posición expresada por la mayoría de los miembros del Parlamento Europeo en relación con los recientes acontecimientos en el conflicto entre el gobierno griego y el Gobierno de Unidad Nacional (GNU) encabezado por Abdul Hamid Dbeibeh en Libia tiene varias implicaciones y envía mensajes en diferentes direcciones. Sin embargo, esto no significa que la Unión Europea haya trazado una línea clara en relación con la crisis libia y su solapamiento con las cuestiones del Mediterráneo oriental y esté a punto de adoptar una postura firme al respecto.

La mayoría de los miembros del Parlamento Europeo que apoyaron la decisión relativa a Libia y sus preocupaciones regionales e internacionales favorecieron a Grecia en la disputa sobre los acuerdos que Ankara firmó con Trípoli en relación con la demarcación de fronteras en 2019 y la exploración de petróleo y gas en 2022. Atenas considera que los acuerdos son ilegales y una violación de la soberanía griega que amenaza directamente sus intereses.

La decisión de los eurodiputados, sin embargo, fue cautelosa a la hora de abordar la disputa; se contentaron con instar al Gobierno griego a cancelar los acuerdos con Turkiye. Hizo referencia a Turkiye en un llamamiento a varias partes regionales e internacionales para que dejen de interferir en el conflicto. Mientras tanto, en lo que respecta a la cuestión de la salida de las fuerzas extranjeras de Libia, la atención se centró en el Grupo Wagner, respaldado por Rusia.

La disputa entre Atenas y Trípoli: ¿por qué está Grecia tan enfadada con Libia? 

Es natural que el Parlamento Europeo apoye a Atenas en su posición sobre el conflicto del Mediterráneo oriental, ya que Grecia es miembro de la UE y existen justificaciones legales relacionadas con el conflicto que refuerzan su posición frente a Turquía. Sin embargo, hubo un motivo político; o más bien, hubo sin duda un proceso de pensamiento que influyó en la posición de muchos eurodiputados con respecto a Turkiye en términos de su identidad y política.

El informe de la Comisión de Asuntos Exteriores del Parlamento Europeo emitido en junio influyó en el desarrollo de muchos de los puntos contenidos en la decisión en cuestión, especialmente en lo que respecta a la retirada de las fuerzas extranjeras y el apoyo a la misión de la ONU en sus esfuerzos por reconciliar a las partes libias y alcanzar un acuerdo basado en la constitución, así como en la fijación de una fecha para las elecciones. Es importante que la UE planifique un papel eficaz en la crisis libia hablando con una voz unida sobre el conflicto libio y la forma de salir de él. Esto se debe a que los miembros de la UE han diferido en su enfoque de los acontecimientos en Libia, hasta el punto de que Francia e Italia se situaron en lados opuestos del conflicto, mientras que Europa perdió la iniciativa y su papel disminuyó en favor de Rusia y Turquía tras la derrota de las fuerzas de Khalifa Haftar que atacaron la capital, Trípoli, en 2019.

Hasta el 77% de los migrantes sufren abusos, explotación y son víctimas de la trata de personas - Crisis de los refugiados, Libia - Viñeta [Hani Abbas/MonitordeOriente].

La decisión del Parlamento refleja una posición europea contraria a la política turca, o al menos con reservas. Aun así, esta decisión no presiona a los órganos ejecutivos europeos, el Consejo Europeo y la Comisión Europea, para que adopten la misma posición y tomen medidas prácticas para aplicarla. La resolución no criticaba a Turkiye y se limitaba a instar al GNU a cancelar los acuerdos con Ankara, y esto en sí mismo no es vinculante para el Consejo Europeo y la Comisión y no les obliga a adoptar un enfoque de confrontación con Turkiye ni a presionar al gobierno de Trípoli.

El contraste de posturas entre las capitales europeas y la ausencia de una visión y una posición unificadas sobre la crisis libia que ha puesto de manifiesto la decisión del Parlamento confirma que es improbable que la autoridad ejecutiva de la UE y las autoridades de las capitales europeas se dirijan hacia una posición firme sobre la cuestión libia. La UE y sus principales Estados miembros seguirán dependiendo del apoyo de Estados Unidos en cualquier planteamiento serio para poner fin al conflicto y evitar que se involucren partes externas.

LEER: Las razones por las que el Memorando de Entendimiento turco-libio ha enfurecido a los libios y a los países de la región 

Si a lo anterior añadimos lo delicado de la circunstancia en la región y el choque indirecto entre Europa y Rusia, así como la importancia de Turkiye y su papel en el equilibrio de la invasión rusa de Siria, Libia, Azerbaiyán y Ucrania, entonces abrir un frente con Ankara según los deseos griegos no es probable. Ankara se da cuenta de ello y lo emplea para llenar el vacío y maniobrar para obtener algunas ganancias en la vasta riqueza del Mediterráneo oriental.

En consecuencia, se ha centrado en el GNU para satisfacer a Grecia y alinearse con las posiciones de los partidos europeos con reservas sobre la política exterior de Turquía. A corto plazo, la política europea se limitará a intentar presionar a los libios para que se desvinculen de Ankara en lo que respecta a los acuerdos anteriormente mencionados.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de Opinión
Show Comments
Show Comments

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines