Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

No permitiremos que nos roben lo que queda de nuestros instintos básicos

La gente se reúne para ver la Copa Mundial de la FIFA Qatar 2022 el 28 de noviembre de 2022 [Murtadha Al-Sudani/Anadolu Agency].

No soy un aficionado al fútbol ni un seguidor de este deporte. Más bien critico la inimaginable extravagancia que el juego ha engendrado, sobre todo los salarios de los principales jugadores en Occidente, muchos de los cuales cobran cientos de miles cada semana. Esto es mucho, mucho más que los salarios de los médicos, ingenieros y científicos; los presupuestos de los centros de investigación científica; y otras áreas más beneficiosas para la humanidad.

Sin embargo, es difícil evitar el fútbol hasta que termine la Copa Mundial de la FIFA que se celebra en Qatar, así que no estoy aquí para criticar el juego y explicar sus pros y sus contras. El hecho es que un país árabe musulmán acoge la Copa Mundial por primera vez, y el éxito de los preparativos y la organización -con una ceremonia de inauguración que nos asombró a todos- sugiere que el objetivo final de Qatar era hacer llegar al mundo entero un mensaje de tolerancia, paz y amor.

Todo el mundo estuvo de acuerdo en que el mensaje fue recibido y este objetivo se alcanzó cuando el filántropo y activista qatarí Ghanim Al-Muftah recitó el versículo del Corán: "Ciertamente, os hemos creado a partir de un hombre y una mujer, y os hemos hecho pueblos y tribus para que os conozcáis unos a otros. Ciertamente, el más noble de vosotros a los ojos de Alá es el más justo de vosotros. Alá es verdaderamente Omnisciente, Omnisciente".

Los medios de comunicación occidentales y su ataque contra el Mundial de Fútbol de Qatar - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente]

Sin embargo, en medio de la inmersión de los aficionados al fútbol en el acontecimiento mundial, la campaña de demonización, que dura ya una década, se intensificó con diversos pretextos, entre los que destacan la violación de los derechos de los trabajadores y de los derechos del colectivo LGBTQ por parte del país anfitrión. Se criticaron todas las leyes y valores familiares en los que se basa la sociedad e incluso se plantearon cuestiones que escapan al control humano, como las altas temperaturas de Qatar.

Luego, aparentemente instigados por los eurodiputados franceses, el Parlamento Europeo asestó otro golpe al país anfitrión. Uno de los miembros dijo que Qatar estaba explotando el torneo para difundir el Islam; otro dijo que sus leyes derivan de la ley islámica y permiten que los niños sean arrebatados a sus madres en favor de sus padres. Inevitablemente, otros volvieron a plantear la cuestión del colectivo LGBTQ y de los derechos de los trabajadores.

Me sorprendieron las palabras de los eurodiputados y el odio, el racismo, las mentiras y la desorientación que vertieron. Era como si el llamado choque de civilizaciones acabara de empezar. No diferencian entre buenos y malos; les basta con que pertenezcas a la civilización árabe e islámica.

Los ataques rabiosos comenzaron hace 12 años, cuando Qatar ganó el derecho a organizar la Copa Mundial de la FIFA de 2022. Los medios de comunicación occidentales se volvieron locos, preguntándose cómo un país árabe musulmán sería capaz de afrontarlo. Empezaron a investigar supuestos sobornos, pero la conclusión fue que el proceso de selección no se vio empañado por ninguna corrupción.

Sin embargo, esta no era la conclusión que los medios querían, así que la demonización continuó. A veces se trataba de los derechos de los trabajadores, y otras veces de los derechos de los LGBTQ; a veces eran ambas cosas a la vez. The Guardian publicó cifras sobre el número de trabajadores inmigrantes que murieron en la construcción de la infraestructura del torneo. Resultó que las cifras eran incorrectas según los informes de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

LEER: ¿Merece el torneo de la Copa Mundial de la FIFA los 220.000 millones de dólares de Qatar? 

La cuestión de los derechos LGBTQ no es exclusiva de Qatar. Muchos países de Oriente Medio, África y muchos países islámicos, e incluso algunos de carácter cristiano secular, no permiten o aprueban las relaciones entre personas del mismo sexo. La cuestión se basa en las creencias religiosas, las tradiciones y la cultura de las sociedades en cuestión.

Hemos visto cómo las viejas democracias occidentales tratan de imponer sus valores y de iniciar un debate sobre un tema del que muchas sociedades no quieren hablar. Las relaciones LGBTQ abiertas están generalmente prohibidas en las sociedades árabes y musulmanas, y esta posición no puede ser comprometida.

Occidente habla mucho de la libertad de creencias y opiniones, así que ¿cómo puede decir a Qatar que acepte e imponga esas relaciones en una sociedad que las rechaza? Incluso si el gobierno de Doha hubiera estado de acuerdo y hubiera intentado imponer el cambio a sus ciudadanos, la gente no lo habría aceptado; probablemente se habría producido violencia.

A lo largo del período previo a la Copa del Mundo, los medios de comunicación occidentales apenas mencionaron las reformas que Qatar introdujo en relación con los derechos de los trabajadores inmigrantes, sobre todo la abolición del sistema de patrocinio, el ajuste de los salarios, la creación de un fondo para compensar a los trabajadores y el establecimiento de un sistema de control y responsabilidad para perseguir cualquier violación. Es cierto que estas reformas no son ideales y contienen lagunas, y que llevará mucho tiempo desarrollar un sistema laboral justo. Sin embargo, el país ha dado pasos agigantados en este sentido y debería animarse a aprovechar lo conseguido en un entorno conservador al que generalmente no le gustan los cambios.

En cualquier caso, ¿dónde está el sistema perfecto en Occidente para que Qatar lo tome prestado? No existe. En una sociedad basada en el capitalismo de libre mercado, los derechos de los trabajadores, los inmigrantes y las minorías siempre quedarán en segundo plano frente a los beneficios. Numerosas crisis han puesto de manifiesto la dureza del trato que reciben estos grupos en función de su etnia y religión.

Más allá de las fronteras de la Unión Europea y de Occidente en general, los trabajadores con salarios bajos producen los bienes de consumo que se codician en las naciones más ricas. La misma ecuación afecta a los trabajadores empleados en la exploración de los tan codiciados minerales y combustibles fósiles. Trabajando en malas condiciones en países asiáticos y africanos, miles de personas mueren cada año sin que Occidente insista en mejorar sus vidas.

LEER: La Copa Mundial de la FIFA en Qatar demuestra que Palestina sigue siendo la asignatura pendiente 

Mientras tanto, países como Francia, por ejemplo, se niegan a pedir disculpas por su pasado colonial en África, y siguen manejando los hilos detrás de los golpes de Estado y los asesinatos de quienes no se conforman con los intereses y el control de la mano de obra franceses. El Estado supuestamente ex-colonial sigue beneficiándose de las riquezas minerales y de los recursos naturales de sus antiguas colonias a costa de las poblaciones autóctonas.

Cuando Occidente habla de la esclavitud moderna, es descaradamente hipócrita y engañoso. El Índice Global de Esclavitud indica cifras aterradoras en la región, Europa y Asia Central, que abarca 51 países donde hay más de 3,5 millones de personas atrapadas en alguna forma de esclavitud moderna.

El Informe Regional para Europa y Asia Central (2017) confirma que la esclavitud moderna no solo afecta a los adultos, sino también a los niños. De hecho, el 4,1% de todos los niños de la región son víctimas del trabajo infantil, la gran mayoría en trabajos de alto riesgo.

Otro informe de la OIT sobre la economía del trabajo forzoso indica que, en las economías desarrolladas y en la UE, el trabajo forzoso genera 46.900 millones de euros de beneficios al año, y que la mayor proporción de estos beneficios procede de los abusos sexuales.

Esta amarga realidad y las violaciones y el saqueo de la riqueza de los pueblos a manos de Occidente fue puesta de manifiesto por el Presidente de la FIFA, Gianni Infantino, cuando dijo "Los europeos, el mundo occidental, nos dan muchas lecciones. Lo que nosotros, los europeos, hemos hecho durante los últimos 3.000 años, deberíamos pedir perdón durante los próximos 3.000 años antes de empezar a dar lecciones de moral".

Qatar no necesita los elogios de Occidente y no necesitaba que la BBC retransmitiera la ceremonia de apertura para que el mundo viera que ésta será considerada una Copa Mundial exitosa. Los elogios llegaron de todo el mundo, con una gran cobertura mediática -tú te lo pierdes, BBC- y agradecimiento, así que ¿por qué iba el país anfitrión a prestar atención a los conocidos detractores que nunca tienen una palabra buena que decir sobre todo lo árabe y musulmán?

Qatar ha invertido miles de millones en Occidente; tiene enormes inversiones en propiedades en todo Londres, por ejemplo. Como resultado directo de la invasión rusa de Ucrania, cuando los países europeos se dieron la espalda, Qatar acudió en su ayuda y les proporcionó el 13% del gas necesario para cubrir el déficit debido al cese del suministro ruso. La guerra ha puesto de manifiesto el egoísmo de algunos países europeos que se negaron a suministrar gas a otros.

Muchos creen ahora que las relaciones con Occidente, y en particular con la UE, no serán las mismas cuando termine el Mundial. Qatar puede hacer mucho en términos de revisión de sus enormes inversiones y exportaciones de gas a cambio de un respeto total. Según un informe del Financial Times del 26 de noviembre, esas reconsideraciones ya han comenzado.

Qatar ha sido criticado desde el momento en que ganó el derecho a organizar la Copa del Mundo. Ni siquiera sus vecinos se alegraron, ya que acoger tal acontecimiento reforzaría su poder blando y abriría la puerta a hablar de los derechos humanos, los derechos de los trabajadores inmigrantes y la libertad de expresión, ninguno de los cuales es especialmente favorable en ningún Estado del Golfo.

Enfrentarse a estos ataques supuso para Qatar rechazar los feroces intentos de robarnos lo que quedaba de nuestros instintos básicos que sustentan todas las naciones árabes e islámicas. La gente de toda la región insistió en que no íbamos a perder nuestros principios en aras de un torneo de fútbol de un mes de duración.

LEER: Las críticas de los medios de comunicación occidentales al anfitrión de la Copa del Mundo, Qatar, son un "viejo orientalismo reformulado para el público moderno"

Esta honorable posición del país anfitrión y del pueblo árabe y musulmán no fue adoptada por los gobiernos árabes y musulmanes, la Liga Árabe o la Organización de Cooperación Islámica. No hubo ninguna respuesta satisfactoria o aceptable por su parte. En cambio, asintieron y luego enterraron sus cabezas colectivas en la arena, como si los ataques a Qatar no les preocuparan.

A nosotros, como árabes y musulmanes, nos basta con saber que los efectos de lo que Occidente nos ha hecho -las matanzas, la limpieza étnica y los desplazamientos, y el saqueo de nuestros recursos naturales y nuestras riquezas- siguen estando presentes en nuestras vidas y probablemente lo estarán hasta bien entrado el futuro. No permitiremos que nos den lecciones y nos despojen de lo más preciado que aún tenemos, nuestros instintos básicos y nuestra comprensión de lo que está bien y lo que está mal.

Occidente debe comprender que su sentido de la superioridad y la relación basada en la dependencia adoptada al tratar con el mundo árabe y musulmán conducen a la desarmonía. Todos tenemos nuestros propios valores y principios, muchos de los cuales difieren, pero hay denominadores comunes sobre los que se puede construir por el bien de la humanidad. Si todos aprendemos algo de la Copa Mundial de la FIFA 2022 en Qatar, que sea eso.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónFIFAOrganizaciones InternacionalesOriente MedioQatarRegiónSmall Slides
Show Comments

Director de la Organización Árabe para los Derechos Humanos en Reino Unido

Show Comments

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines