Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La trampa es la herramienta de la matriz de inteligencia occidental para criminalizar a las comunidades musulmanas

Una mujer con velo empuja a un niño en un cochecito en Bethnal Green el 22 de febrero de 2019 en Londres, Inglaterra. [Dan Kitwood/Getty Images]

Hay innumerables estereotipos y tropos que se encuentran en la cultura popular, las producciones cinematográficas y las redes sociales. Uno de ellos es el de los agentes de policía o de inteligencia encubiertos, que tienden a ser hombres blancos de buena complexión con disfraces excesivamente civiles y con un toque táctico -generalmente con peinados similares, pantalones cortos, gafas de sol, una gorra de béisbol o vaqueros azules con la silueta de unas esposas en el bolsillo trasero- y que han sido especialmente vistos y publicitados en las protestas tanto de la izquierda como de la derecha en Estados Unidos en los últimos años.

La infiltración en protestas y concentraciones parece ser una parte importante de su trabajo y, en las películas, son famosos como provocadores que se ofrecen a vender o comprar drogas a personas de las que sospechan que consumen o trafican con el comercio ilegal de estupefacientes. En ese proceso, también se sabe que tienen el efecto de atraer a civiles desventurados a un mundo en el que, de otro modo, no habrían pensado entrar. Aquí entra el fenómeno de la trampa.

Gran parte del discurso en torno a los agentes secretos o encubiertos -ya sea de las fuerzas del orden o de los servicios de inteligencia- sigue envuelto en la ficción, y está plagado de conceptos popularizados, como los artilugios innovadores y las intrigas de los villanos de Bond, pero el fenómeno de la trampa es uno de los que son verificables e innegables.

La infiltración de grupos y movimientos es lo que permite a una agencia de inteligencia nacional o extranjera obtener información, por así decirlo, y está lejos de ser un misterio o una teoría de la conspiración. Se plantarán informantes, se obtendrá información privilegiada, se encargará a los manipuladores que se ocupen de sus activos y es probable que los operativos traten de tender trampas. No se trata de si ocurre, sino de hasta dónde llega, por qué razones y si es justificable o no.

Atrapar a un civil desprevenido mientras se intenta descubrir a los traficantes y proveedores de drogas en una metrópolis occidental plagada de ellas es una cosa, pero atrapar a un menor para que se una a un grupo terrorista y proporcionarle ayuda para el tráfico de personas a través de las fronteras internacionales mientras se encubre con plena conciencia, está a otro nivel. Y eso es exactamente lo que parece haber ocurrido en las últimas décadas de la "guerra contra el terrorismo".

La conexión Begum

La huida de la británica marginada Shamima Begum y de sus amigas a Siria y su eventual adhesión a Daesh fue uno de esos casos, en el que un momento decisivo fue la revelación, en agosto, de que la inteligencia canadiense tuvo un papel primordial en el tráfico de las colegialas y de otras británicas a Siria, hace tantos años.

En su libro "The Secret History of the Five Eyes", el ex corresponsal de seguridad de The Sunday Times, Richard Kerbaj, reveló que un traficante de personas llamado Mohammed Al-Rashed -reclutado por el Servicio de Inteligencia de Seguridad Canadiense (CSIS) cuando solicitó asilo en la embajada de Canadá en Jordania- había organizado el transporte de las niñas en Turquía para que llegaran a Siria.

También fotografió los pasaportes de Begum y sus amigas, alegando que necesitaba una prueba de identidad para comprar billetes de transporte, antes de enviar esas imágenes al CSIS.

LEER: El crimen de no responder a las incursiones de Israel en Siria

A pesar de que el Servicio de Policía Metropolitana del Reino Unido hizo un llamamiento urgente pidiendo a cualquiera que hubiera visto a los adolescentes después de que fueran al aeropuerto de Gatwick, Canadá permaneció en silencio. Sólo cuando las autoridades turcas detuvieron a Rashed y descubrieron en su poder los documentos de viaje y los billetes de autobús de los adolescentes, encontraron el vínculo. Ankara informó a Londres, que fue entonces convencida por Ottawa para que ocultara su papel, según el libro.

En informes de principios de este mes, se confirmó además que la inteligencia británica también conocía el papel de su homólogo canadiense en la huida de las niñas a Siria. La BBC también ha revelado que había obtenido archivos que prueban que el agente compartió los datos del pasaporte de Begum con Canadá, y que había llevado de contrabando a otras británicas a Siria para que lucharan por el Daesh o se casaran con los militantes del grupo.

Lo que el libro y sus hallazgos revelan no es sólo que las chicas, otros británicos y muy probablemente decenas de otros occidentales contaron con ayuda a lo largo de sus viajes a Siria y no lo hicieron solos, sino que ahora se puede confirmar aún más el papel claro y descarado de las agencias de inteligencia occidentales en el reclutamiento, crecimiento y alcance operativo de los grupos terroristas.

Incluso si la implicación del CSIS y de sus homólogos británicos en el caso está mal informada o es exagerada -lo que es muy poco probable, ya que una ex agente canadiense ha reconocido el papel de su agencia y ha pedido que se corrija-, este no es el único caso que sirve como ejemplo del papel tan activo de esas agencias en el movimiento de individuos que quieren unirse a esos grupos.

En 2015, la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) de EE.UU. alquiló una villa en Estambul como casa de seguridad para presuntos miembros de Daesh, siendo un agente encubierto de la propia agencia quien firmó el contrato de arrendamiento.

A continuación, el FBI denunció esos activos, poniendo en conocimiento de las fuerzas de seguridad turcas que los habitantes de la villa estaban tramando un atentado terrorista en la ciudad. Los informes de este año revelaron que los fiscales no encontraron pruebas de tal complot, pero citaron documentos judiciales que mostraban el papel de la Oficina en informar a las autoridades turcas de la presencia del miembro del Daesh.

LEER: El retorno del reclutamiento en Irak

También a lo largo de las décadas de la "guerra contra el terrorismo", el FBI ha manejado hasta 15.000 informantes -hasta tres no oficiales por cada uno registrado oficialmente- para infiltrarse en la comunidad musulmana de Estados Unidos, buscar individuos que pudieran inclinarse hacia puntos de vista militantes y prepararlos para que aceptaran un complot para atentar en un sitio o leer supuestos juramentos de Al Qaeda.

Los individuos a los que se dirigía el FBI no solían tener suficiente dinero o recursos, y mucho menos la intención inicial necesaria para cometer cualquier atentado antes de que se estableciera su relación con los informantes. Sin embargo, el FBI y el gobierno de Estados Unidos se aseguraban de proporcionárselos, y el informante -que normalmente se hacía pasar por miembro de un grupo terrorista transnacional- garantizaba proporcionar al objetivo los medios necesarios para llevar a cabo la trama.

Además, los sujetos suelen ser investigados por el FBI y las agencias de seguridad en múltiples ocasiones antes de que se produzcan los atentados reales, lo que tiende a hacer que dichas agencias parezcan inútiles a la hora de identificar y evitar que se produzcan los atentados. Sin embargo, más que ignorancia o incompetencia, no sería descabellado sospechar de una intención deliberada y calculada por parte de los servicios de inteligencia.

Ese mismo patrón de infiltración, investigación, acercamiento, incitación y provisión no sólo se ha utilizado en las comunidades musulmanas, sino en cualquier comunidad o movimiento considerado una amenaza potencial o una molestia por el "establishment", a falta de un término mejor.

En octubre de 2020, el FBI y el Departamento de Justicia de EE.UU. anunciaron la detención de seis miembros de la milicia en el estado de Michigan, conocidos como los Vigilantes de Wolverine, habiendo el Buró supuestamente frustrado un complot para secuestrar a la gobernadora del estado, Gretchen Whitmer. Numerosos agentes encubiertos y al menos una docena de informantes formaban parte de ese grupo, entre ellos un miembro de alto rango y un experto en explosivos que supuestamente tenían papeles destacados en ese supuesto complot.

Ahí vemos el uso de esas tácticas de trampa contra individuos de derecha, derivadas significativamente de las utilizadas contra grupos de derechos civiles y de protesta en las décadas anteriores durante el Programa de Contrainteligencia (COINTELPRO) del FBI. Las operaciones del FBI y de otros organismos en las comunidades musulmanas no eran -y son- nuevas, pero probablemente se han perfeccionado y perfeccionado hasta un grado y un nivel nunca vistos.

El objetivo de las comunidades musulmanas y de sus individuos vulnerables o impresionables por parte de las agencias de inteligencia occidentales sigue en marcha, sin duda. Los operativos seguirán atrayendo, manipulando y atrapando a estos individuos, y si no son asesinados y eliminados en los atentados o zonas de guerra a los que son conducidos -o traficados-, languidecerán en una prisión occidental o en un campo de detención sirio en un futuro imprevisible.

Shamima Begum, sus compañeras de escuela y otras británicas fueron las víctimas que conocemos. Sus casos han sido revelados, y sin duda son sólo la punta del iceberg que flota en las oscuras profundidades de un mundo de operaciones encubiertas aún desconocidas llevadas a cabo por las agencias de inteligencia occidentales y su vasta red de informantes. ¿Cuántas víctimas más hay, y cuántos atentados o grupos militantes han sido creación de estas agencias?

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaCanadáEEUUEuropa y RusiaRegiónReino Unido
Show Comments

Muhammad Hussein actualmente lee política en una universidad en Londres Muhammad Hussein actualmente lee política en una universidad en Londres Muhammad Hussein actualmente estudia política en una universidad de Londres. Tiene un gran interés en la poliítica de Oriente Medio e internacional.

Show Comments

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines