Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El retorno del reclutamiento en Irak

Iraqi army soldiers on March 18, 2008, northeast of Baghdad, Iraq [Wathiq Khuzaie/Getty Images]

El estatus del ejército en la sociedad iraquí siempre ha sido controvertido, con debates sobre el patriotismo, el desarrollo del concepto de masculinidad, el servicio a la bandera y cosas similares. Los comentaristas han señalado que la reintroducción del servicio militar obligatorio será una forma de soldar los grupos sociales en las filas, donde las diferencias, incluidos los conflictos sectarios y nacionales que han durado veinte años, se desvanecerán.

"Seguir adelante con la ley de servicio militar", tuiteó el presidente del Parlamento iraquí, Mohamed Al-Halbousi, "garantiza la preparación de una generación de jóvenes más capaces de afrontar las dificultades de la vida; que conozcan sus derechos y deberes; motivados para preservar el Estado y su soberanía; y que contribuyan a reforzar los valores, la moral, la disciplina y el compromiso con la identidad nacional."

El ex primer ministro Mustafa Al-Kadhimi añadió: "Hoy hemos cumplido lo que nos comprometimos a hacer desde el momento en que asumimos la responsabilidad ante nuestro pueblo y la historia al aprobar la ley de servicio militar, que inculcará los valores nacionales a nuestros hijos."

Lo irónico es que ni Halbousi ni Al-Kadhimi, tan entusiastas del servicio militar obligatorio, han servido un solo día en el ejército iraquí.

Los partidarios del servicio militar obligatorio en Irak afirman que el ejército ha sufrido una falta de equilibrio en su estructura desde la invasión de Irak liderada por Estados Unidos en 2003, y que los chiíes se han convertido en dominantes. Esto significa que los partidos y movimientos chiíes tienen el control del Estado y marginan a las fuerzas suníes en las instituciones militares y de seguridad importantes. Los kurdos iraquíes están ausentes del ejército debido a la existencia de una fuerza kurda independiente, los Peshmerga.

Los que rechazan la idea de reintroducir el reclutamiento defienden su postura diciendo que la institución militar, que contaba con millones de efectivos durante la guerra de los años 80 con Irán, ha agotado la riqueza del país y no ha traído más que catástrofes al país como herramienta en manos de un régimen opresor. El ejército fue utilizado en las guerras del régimen y en la represión de las revueltas internas. Por ello, la creación de un ejército profesional formado por personal altamente capacitado es lo que Irak necesita para defenderse ante las amenazas externas.

LEER: La inutilidad de la guerra

Fuentes de los centros de estudios militares afirman que Irak adolece de un exceso de voluntarios y oficiales, con más de un millón de soldados en las distintas instituciones militares y de seguridad, así como miembros de las Fuerzas de Movilización Popular. "Hay 1,2 millones de oficiales de seguridad en Irak, repartidos entre el ejército, la policía y las Fuerzas de Movilización Popular, así que ¿de qué sirve el reclutamiento, si no es para aumentar la carga del erario, dar una falsa "solución" al desempleo, abrir la puerta al saqueo del dinero del Estado y, posiblemente, iniciar una guerra infructuosa que no conseguirá más que matar a los jóvenes?", se preguntaba un bloguero.

Sin embargo, parece que el Parlamento iraquí ha planteado la cuestión del reclutamiento al ejército. Esto ocurrió con parlamentos anteriores, pero nunca se pretendió introducir. Según el jefe adjunto de la comisión parlamentaria de seguridad y defensa, Sakfan Yousef, "el proyecto de ley de reclutamiento está listo y se espera enviarlo al jefe del parlamento para que lo lea y lo apruebe". Dijo a los periodistas que la comisión ha terminado de preparar el proyecto de ley, que se enviará al presidente del Parlamento para que lo incluya en el orden del día de la próxima sesión parlamentaria. El diputado Kareem Shakour, miembro de la comisión, dijo que es probable que el proyecto se convierta en ley y entre en vigor dos años después de ser publicado en el Boletín Oficial.

Algunos observadores ven la nueva ley como un capítulo más de la corrupción que está corroyendo al Estado iraquí con un coste de miles de millones de dólares, a costa de los ciudadanos iraquíes de a pie. La corrupción ha sido generalizada, con nombres fantasmas en el padrón. Se afirma que hasta 50.000 personas inexistentes han sido registradas en las listas de la nómina del ejército. Los medios de comunicación los llaman "extranjeros". La culpa de todo esto ha sido la retirada del ejército iraquí ante el ataque terrorista del Daesh en el verano de 2014. ¿Cómo podemos confiar en esta clase política actual y dejar que obliguen a millones de jóvenes a entrar en una institución que sufre muchos problemas sin resolver?

Las filtraciones y las declaraciones de funcionarios iraquíes a los medios de comunicación indican que los reclutas recibirán 700.000 dinares iraquíes (unos 500 dólares). La Agencia de Noticias Iraquí también publicó el texto de la Ley del Servicio Militar presentado por el Secretario General del Consejo de Ministros, Hamid Al-Ghazi, a Al-Halbousi, en preparación para su adopción. El proyecto dice que el servicio militar oscilará entre 18 meses y tan sólo tres meses, dependiendo de las calificaciones educativas del individuo. Todo varón iraquí mayor de 19 años y menor de 45 se enfrentará al reclutamiento, con limitadas excepciones. Los que terminen la escuela primaria pero no la superen cumplirán 18 meses, mientras que el periodo se reduce a 12 meses para los que hayan ido a la escuela media. El periodo baja a nueve meses para los graduados de colegios e institutos comunitarios en los que los programas de estudio duren al menos dos años. Los que tengan un máster cumplirán seis meses y los que tengan un doctorado lo harán durante tres meses. Será posible pagar una compensación en lugar del servicio militar, pero no se especifica ninguna cantidad en el proyecto. Esto significa que los ricos estarán protegidos del reclutamiento, lo que pone en duda toda la cuestión de los derechos y responsabilidades de todos los ciudadanos iraquíes.

LEER: Turquía atacará objetivos en el norte de Siria tras el atentado de Estambul

"El servicio obligatorio es una sangría de fondos, una militarización de la sociedad y un aumento de las crisis y los problemas de Irak", comentó Essam Al-Faili, profesor de ciencias políticas de la Universidad de Al-Mustansiriya. "En la actualidad, la infantería no tiene un uso significativo, y si se utiliza, sus miembros deben tener un alto nivel de educación a la luz del alto nivel de desarrollo [del armamento]. Además, si la ley se aprueba y se aplica en la forma propuesta, profundizará las diferencias de clase, porque los ricos no servirán después de pagar la alternativa financiera, dejando la responsabilidad del servicio a los pobres".

El servicio militar obligatorio se considera un medio para desarrollar un carácter fuerte en los jóvenes que luego serán capaces de hacer frente a los desafíos de la vida en una sociedad que se enfrenta a la corrupción moral. Este punto de vista tiene sus críticos. El periodista Saleh Al-Hamdani, por ejemplo, resumió la opinión contraria cuando tuiteó: "Si gastaran el dinero del reclutamiento en las escuelas, habría una generación mejor que la anterior. Mientras haya legisladores que piensen más en alimentar al ejército que en el país, el campo de entrenamiento irá en contra de la educación recibida en la escuela."

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Al-Quds Al-Arabi el 13 de noviembre de 2022

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIrakOriente MedioRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines