Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Al revocar su postura sobre Jerusalén, Australia aísla a Israel, no a los palestinos

La gente escenifica una protesta contra el gobierno australiano por reconocer a Jerusalén como capital de Israel el 21 de diciembre de 2018 [Adli Ghazali/Anadolu Agency].

El llamado "Acuerdo del Siglo" del ex presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pretendía ser una especie de finalidad, un acontecimiento que recordaba la prematura declaración de Francis Fukuyama sobre el "Fin de la Historia" y la incontestable supremacía del capitalismo occidental. En efecto, el acuerdo de Trump fue una declaración de que "nosotros" -Estados Unidos, Israel y unos pocos aliados- hemos ganado, y "vosotros", los aislados y marginados palestinos, habéis perdido. Sin embargo, al igual que Fukuyama no tuvo en cuenta la incesante evolución de la historia, los gobiernos estadounidense e israelí tampoco comprendieron que Oriente Medio -de hecho, el mundo- no se rige por las expectativas israelíes ni por los dictados estadounidenses. Esta es una afirmación verificable.

El 17 de octubre, por ejemplo, el gobierno australiano anunció que revocaba su reconocimiento de 2018 de Jerusalén como capital de Israel. Como era de esperar, la decisión anunciada oficialmente por la ministra de Asuntos Exteriores australiana, Penny Wong, fue criticada con dureza por Israel, elogiada por los palestinos y saludada por los países árabes, que alabaron la diplomacia responsable de Canberra.

Sin embargo, cualquier análisis serio de la medida no debe limitarse a los propios cambios políticos de Australia. Debe ampliarse para incluir los dramáticos cambios que se están produciendo en Palestina, Oriente Medio y en todo el mundo.

El presidente de EE.UU., Donald Trump, ha aclamado el "amanecer de un nuevo Oriente Medio" y ha matado el proceso de paz - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente]

Durante muchos años, pero especialmente desde la invasión de Irak en 2003 como parte de la "guerra contra el terrorismo", Washington se consideraba la principal, si no la única, potencia capaz de influir en los resultados políticos de Oriente Medio. Sin embargo, a medida que su atolladero en Irak empezó a desestabilizar toda la región, con revueltas, revueltas sociales y guerras, Washington empezó a perder su control.

Entonces se comprendió bien que, aunque Estados Unidos puede tener éxito en las guerras, como hizo en Irak y Libia, es incapaz de restaurar siquiera un pequeño grado de paz y estabilidad. Aunque Trump parecía desinteresado en participar en grandes conflictos militares, convirtió esa energía en facilitar el ascenso de Israel como potencia regional enchufada a las redes políticas y económicas de Oriente Medio mediante un proceso de "normalización" política, totalmente desvinculado de la lucha en la Palestina ocupada y de la libertad de los palestinos.

Los estadounidenses estaban tan seguros de su poder para orquestar una transformación política de tal envergadura que se reveló que Jared Kushner -el asesor y yerno de Trump para Oriente Medio- intentó cancelar el estatus de los refugiados palestinos en Jordania. Se encontró con un decisivo rechazo jordano, pero la arrogancia de Kushner seguía brillando. En enero de 2020, por ejemplo, declaró que el plan de su suegro era un "trato tan grande" que si los palestinos lo rechazaban, "van a fastidiar otra oportunidad, como han fastidiado todas las demás oportunidades que han tenido en su existencia."

LEER: Los palestinos no lamentan la marcha de Liz Truss

Toda esta arrogancia se unió a muchas concesiones estadounidenses a Israel, por las que Washington prácticamente cumplió todos los deseos del Estado de ocupación. El traslado de la embajada estadounidense de Tel Aviv a la Jerusalén ocupada no fue más que la guinda de un plan político mucho más amplio que incluía el boicot financiero a los palestinos; la cancelación de los fondos que beneficiaban a los refugiados palestinos; el reconocimiento de los Altos del Golán sirios, ilegalmente ocupados, como parte de Israel; y el apoyo a la decisión de Tel Aviv de anexionar gran parte de la Cisjordania ocupada.

El entonces primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, y sus aliados esperaban que, en cuanto Washington llevara a cabo estas medidas, muchos otros países las seguirían y que, en poco tiempo, los palestinos se encontrarían sin amigos, sin dinero y sin importancia. Sin embargo, esto no ocurrió, y lo que empezó con una explosión terminó con un gemido. Aunque la Administración Biden sigue negándose a comprometerse con un nuevo "proceso de paz", ha evitado en gran medida participar en la política provocadora de Trump en la región. Además, los palestinos están de todo menos aislados, y los países árabes siguen unidos, al menos oficialmente, en la centralidad de Palestina dentro de sus prioridades políticas colectivas.

En abril de 2021, Washington restableció la financiación a los palestinos, incluido el dinero asignado al Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina

A Trump no le importa el Derecho Internacional y hace legales los asentamientos ilegales - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente]

(UNRWA). No lo hizo por razones caritativas, por supuesto, sino porque quería asegurarse la lealtad de la Autoridad Palestina y seguir siendo un partido relevante en la región. Incluso entonces, durante una reunión con el presidente ruso Vladimir Putin en Kazajstán el 12 de octubre, el presidente de la AP, Mahmoud Abbas, seguía declarando que "Nosotros [los palestinos] no confiamos en Estados Unidos".

Es más, el plan de anexión no salió adelante, al menos oficialmente. El rechazo a cualquier medida israelí que pudiera cambiar el estatus legal de los territorios palestinos ocupados resultó impopular para la mayoría de los Estados miembros de la ONU, incluidos la mayoría de los aliados occidentales de Israel.

Australia siguió siendo una excepción, pero no por mucho tiempo. Cuatro años después de su cambio de política inicial, Australia volvió a cambiar, al considerar que era más beneficioso realinearse con la mayoría de las capitales del mundo que con Washington y Tel Aviv.

El "Acuerdo del Siglo" de Trump ha fracasado simplemente porque ni Washington ni Tel Aviv tenían suficientes cartas políticas para dar forma a una nueva realidad en Oriente Medio. La mayoría de las partes implicadas -Trump, Netanyahu, Scott Morrison en Australia y algunos otros- estaban simplemente jugando un juego político vinculado a sus propios intereses en casa. Del mismo modo, vimos a la asediada Liz Truss -ahora ex primera ministra británica- subirse al carro y sugerir que la embajada británica debería trasladarse a Jerusalén para poder obtener el respaldo de otros diputados pro-israelíes de su propio partido, así como de los grupos de presión. La sugerencia demostró aún más su falta de comprensión y experiencia, y es poco probable que afecte a la realidad política de Palestina y Oriente Medio.

LEER: Israel se enfrenta a problemas diplomáticos en todas las direcciones

En definitiva, ha quedado claro que el "Acuerdo del Siglo" no fue un acontecimiento histórico irreversible, sino un proceso político oportunista e irreflexivo que carecía de una comprensión profunda de la historia y de los equilibrios políticos que siguen controlando Oriente Medio.

Otra importante lección que hay que extraer de todo esto es que, mientras el pueblo palestino siga ejerciendo su derecho a resistir la brutal ocupación de Israel y a luchar por su libertad, y mientras la solidaridad internacional siga creciendo a su alrededor, la causa palestina seguirá siendo fundamental para todos los árabes y todas las personas conscientes del mundo. La medida de Australia sobre Jerusalén aísla a Israel, no al pueblo de la Palestina ocupada.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEEUUIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines