Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los palestinos no lamentan la marcha de Liz Truss

British Prime Minister Liz Truss and Israeli Prime Minister Yair Lapid on September 21, 2022 in New York City [Toby Melville/WPA Pool/Getty Images]

Tras sólo 45 días como Primera Ministra británica -45 días "marcados por la confusión"- Liz Truss cedió a la presión y dimitió la semana pasada. Sus mal pensados planes económicos no lograron entusiasmar a nadie, y menos a los mercados financieros, y crearon un gran enfado en toda la nación.

En el turno de preguntas del Primer Ministro del pasado miércoles insistió en que era una "luchadora, no una rendida". Renunció al día siguiente, y ahora ostenta el título de primera ministra que menos tiempo ha estado en el cargo en la historia de Gran Bretaña.

"Reconozco que no puedo cumplir el mandato por el que fui elegida por el Partido Conservador", dijo al anunciar su dimisión. El hecho es que no tenía ningún mandato electoral del pueblo británico, sólo de los miembros del partido gobernante. Así, al margen de todo lo demás, la debacle puso de manifiesto las deficiencias de la democracia parlamentaria.

Lo normal sería sentir lástima por cualquier persona que se encuentre en una situación difícil, especialmente cuando no puede hacer frente a ella, por la razón que sea. Pero en el caso de Truss, los palestinos están más que contentos de ver su espalda. Aunque no debería sorprendernos, nos enfadó que apareciera en Internet un vídeo en el que decía al grupo de presión de los Amigos Conservadores de Israel (CFI) a principios de este mes: "Estoy muy contenta de estar aquí por primera vez en el evento del CFI como su Primera Ministra. Como saben, soy una gran sionista".

Según la Britannica, el sionismo es un "movimiento nacionalista judío que ha tenido como objetivo la creación y el apoyo de un estado nacional judío en Palestina". Así pues, los sionistas apoyan la creación de un Estado judío en mi país a expensas de mí y de otros pueblos indígenas de Palestina. El hecho de que el Estado sionista se haya creado mediante el terrorismo y la limpieza étnica hace que las palabras de Truss sean aún más inaceptables. En una sola frase, básicamente condonó la expulsión de cientos de miles de palestinos, las masacres y la destrucción de hogares, ciudades y pueblos en toda mi tierra.

LEER: Los palestinos necesitan equilibrio en sus alianzas internacionales

Obviamente, esto no significó nada para Liz Truss. "Soy una gran defensora de Israel", dijo a CFI, "y sé que podemos hacer que la relación entre el Reino Unido e Israel sea cada vez más fuerte". En otra breve frase expresaba así su apoyo a un Estado condenado por su naturaleza de apartheid y su desprecio diario por la ley y el orden internacionales. El apartheid es, por sí solo, un crimen contra la humanidad. Me pregunto si Truss y otros como ella miran alguna vez más allá de los votos y las donaciones que el apoyo al Estado de ocupación puede atraer y entienden realmente lo que ese apoyo significa en la realidad.

Al igual que los sionistas de todo el mundo -incluidos sus predecesores como primera ministra y, sin duda, sus sucesores, e incluso el líder del Partido Laborista de la oposición, Sir Keir Starmer- habla y se comporta como si los palestinos no existieran; que el mito clásico del sionismo -Palestina era "una tierra sin pueblo para un pueblo sin tierra"- es cierto. Era, por supuesto, una mentira maliciosa.

"El Reino Unido quiere construir con nuestros amigos y aliados en todo el mundo, y no hay amigo y aliado más cercano que el Estado de Israel", afirmaba Truss cuando era ministra de Asuntos Exteriores. Conozco a mucha gente que se pregunta qué misterioso dominio tiene el Estado de ocupación sobre los políticos británicos; ¿por qué, se preguntan, tantos sienten la necesidad de subrayar una y otra vez su apoyo a un Estado canalla y de apartheid? No es de extrañar que los habitantes de la Palestina ocupada no lamenten su marcha. ¿Por qué habrían de pensar lo contrario dado su apoyo al Estado que ha ocupado su patria y les impone un sistema de apartheid?

Fiel a su palabra, la entonces ministra de Asuntos Exteriores, Liz Truss, no apoyó ninguna de las resoluciones del CDH que condenaban las violaciones israelíes contra los palestinos a principios de este año. "En cambio, el Reino Unido se abstuvo en la resolución sobre derechos humanos y responsabilidad, y votó en contra de las resoluciones sobre los asentamientos israelíes y sobre el derecho de los palestinos a la autodeterminación", informó Medical Aid for Palestinians.

Truss incluso sugirió que seguiría a su colega de derechas Donald Trump y trasladaría la embajada británica de Tel Aviv a la Jerusalén ocupada. "Sólo hay una capital del Reino Unido, que es Londres", dijo. "Sólo hay una capital de Israel, Jerusalén".

LEER: Mirando más allá de la violencia estadounidense y la dependencia de la AP

Funcionarios británicos, e incluso algunos de sus colegas parlamentarios, le advirtieron de que no debía hacerlo. Ella los ignoró y envió una delegación a Jerusalén para buscar posibles emplazamientos para la embajada en la más sagrada de las ciudades palestinas.

En lugar de apoyar al Estado de ocupación canalla, los primeros ministros del Reino Unido deberían pedir disculpas al pueblo de la Palestina ocupada y trabajar para deshacer el tremendo mal que ha hecho su país. En lugar de socavar los derechos legítimos de los palestinos, deberían trabajar para garantizar que se habiliten.

Esta cuestión va más allá del número 10 de Downing Street; el sionismo infecta la política británica en todos los ámbitos. Solo hay que ver la campaña que vilipendió al líder laborista Jeremy Corbyn -incluso por parte de funcionarios y colegas dentro del partido- para asegurarse de que no ganara las elecciones generales de 2019 y se convirtiera en primer ministro. Corbyn es una excepción a la regla en su apoyo a la justicia y la libertad para el pueblo de Palestina, razón por la cual el Establishment político pro-Israel simplemente no podía permitirle dirigir el país.

Nadie llorará a Liz Truss cuando deje su cargo esta semana. Lo triste es que su sustituto probablemente prometa su apoyo al Estado ocupante de Israel a los pocos días de instalarse en el Número 10. Plus ça change, plus c'est la même chose... Cuanto más cambian las cosas, más siguen igual.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReino Unido

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines