Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Las mujeres están en la vanguardia del arte contemporáneo de Omán

Pabellón de Omán en la Bienal de Venecia

Las mujeres artistas están ganando cada vez más relevancia y tracción en la escena artística contemporánea de Omán. Aunque la historia de las mujeres omaníes en el arte es bastante reciente, su obra transmite su experiencia y perspectiva singulares dentro de una cultura en continua evolución. Sus obras también son realmente innovadoras en cuanto al uso de las nuevas tecnologías y su estética; están alineadas con las últimas tendencias del arte contemporáneo, pero impregnadas de investigación histórica.

El público internacional ha empezado a darse cuenta de ello. El catalizador fue la Bienal de Venecia de este año, el mayor evento del mundo del arte. El primer pabellón de Omán -que incluía a tres mujeres entre sus cinco artistas- reunió la obra de tres generaciones de artistas omaníes, abarcando cinco décadas de arte visual moderno y contemporáneo en el país.

"Es la primera vez que Omán tiene un pabellón en Venecia, así que es algo muy especial, y estamos orgullosos de tener tres mujeres", explicó la comisaria del pabellón, Aisha Stoby. Está especializada en arte moderno y contemporáneo de la región de Asia Occidental. "Muchas de las obras del pabellón de Omán están inspiradas en elementos específicos del país, lo cual no formaba parte del concepto original, pero fue una casualidad muy bienvenida".

Stoby me contó lo feliz que está de haber traído estas imágenes de mujeres al pabellón. Añadió que eligió voces femeninas para articular temas humanos y universales. "Ya sea la memoria y la nostalgia o cómo nos relacionamos con nuestro entorno, o el futuro del arte, lo que espero es que los espectadores puedan relacionarse y sentir profundamente lo que estas artistas estaban expresando".

Entre estos últimos se encontraba Budoor Al-Riyami, alumno de Anwar Sonya y contemporáneo de Hassan Meer -ambos artistas omaníes pioneros presentes en el pabellón de Venecia-, cuya práctica actual se centra en la fotografía y la videoinstalación. Al-Riyami, afincada en Mascate, empezó a trabajar con la pintura y la escultura, y luego pasó a la fotografía y la videoinstalación. Llegó a la vanguardia de la escena artística local en 2008, al ganar el Gran Premio de la 13ª Bienal de Arte Asiático con una videoinstalación titulada "The Peak of Burning". Esta fue una de las primeras obras de arte de Oriente Medio que empleó las últimas tecnologías, lo que la convirtió en una líder en el fomento de nuevas formas de arte en Omán y el Golfo.

"En la Edad de Piedra el hombre dibujaba sobre la piedra", señaló, "así que ¿por qué no íbamos a utilizar las tecnologías modernas cuando la ciencia se ha desarrollado?". Según ella, hay que dejar un espacio a los espectadores para que puedan interpretar el arte a su manera. "Como artista puedo darles algunas pistas sobre un tema concreto, pero ellos deben decidir cómo reaccionar".

Según Stoby, Al-Riyami tiene una práctica "muy innovadora y diversa" que va desde la caligrafía al vídeo, siempre con un enfoque poético. "En la Bienal presentó una obra de encargo llamada 'Breathe', que evoca el proceso de la respiración. Vemos cinco esculturas, similares a rocas, que cuelgan con finos hilos del techo del pabellón. En el suelo de la galería, justo debajo de las esculturas, se vierte un líquido parecido al agua, en el que se ve el reflejo de una pantalla de vídeo cerca del techo".

La obra de Radhika Khimji en el Pabellón de Omán es también muy llamativa. Una instalación llamada "Under, Inner, Under" incluye siete telas con pinturas detalladas, una escultura de madera, dos cuadros de madera y estructuras adheridas como tejas. "Su obra explora la agencia", señaló Stoby. "Se pregunta hasta qué punto somos el resultado de nuestro entorno. ¿O es al revés, que nosotros formamos nuestro entorno? Cada obra presentada aquí se inspira en los paisajes de Omán, de manera que cada una de ellas se supone que encarna una parte de la geografía del país. Lo que vemos de Khimji en esta presentación está en relación con esos paisajes".

Candidatas a las elecciones presidenciales libanesas: indicaciones y sus posibilidades de victoria

En otra parte del pabellón podemos encontrar "Speed of Art", una instalación creada entre 2017 y 2022 con el trabajo de la destacada comisaria y artista Raiya Al-Rawahi, fallecida en 2017. La pantalla de vídeo es como la ventana de un avión, y su contenido hace referencia a la relación entre el arte y la tecnología.

En la película aparece el artista Anwar Sonya hablando de la importancia de la creación artística ante la aparición de los robots y la inminente presencia de la "tecnologización" de la creación. "La obra no pretende ser optimista", dijo Stoby, "pero Anwar ofreció una potente actuación que introdujo la esperanza".

La académica y artista Fakhriya Al-Yahyai, de la Universidad Sultán Qaboos de Mascate, escribió en la Revista Internacional de Teoría e Historia de las Artes que las mujeres omaníes no se han quedado atrás en el movimiento de las bellas artes, que comenzó en el país a mediados de la década de 1970. "La participación de las mujeres en las bellas artes era marginal y se limitaba sólo a Mascate. Sin embargo, durante las décadas de 1980 y 1990, aparecieron varias prodigios que se convirtieron en modelos para el movimiento de las bellas artes en Omán".

Señala que la primera participación femenina en una exposición de bellas artes fue en una muestra celebrada en octubre de 1989. Desde entonces, la participación femenina fue evidente. En 1993 se creó la Sociedad de Bellas Artes de Omán (OFAS) y la presencia de mujeres artistas plásticas se intensificó aún más, ya que la sociedad animaba a las mujeres a practicar las bellas artes. "Hoy en día, el número de mujeres inscritas en la OFAS supera al de hombres, lo que convierte a las artistas omaníes en un caso apropiado para ser analizado".

Omán - Eman Ali, sucesión

Una mirada a la historia es también lo que caracteriza la obra de la joven artista Eman Ali, una de las creadoras más controvertidas de la región, por su representación sin filtros y empoderada de la mujer, así como por los temas políticos subyacentes. Su último proyecto, Succession, es un libro creado a partir de la recopilación de archivos visuales de los años setenta. Esa fue la primera década del gobierno del difunto sultán Qaboos Bin Said, que ha dado forma a la nación omaní y es inseparable de su historia contemporánea.

Eman encontró su primera inspiración para el libro en la colección de publicaciones de su padre llamada Omán. Se trata de boletines editados por la Embajada de Omán en Londres durante los años 70 y 80 para informar a los círculos diplomáticos de lo que ocurría en el desarrollo de un nuevo Estado moderno, presentando al Sultán Qaboos como un "hombre del Renacimiento".

"Me sentí inmediatamente atraída por estas publicaciones porque servían de cápsula del tiempo, un registro de una era que llegaba a su fin", dijo. "Las imágenes en sí mismas eran tan llamativas que supe que tenía que archivarlas de alguna manera". Para conservarlas, decidió escanearlas en alta resolución de adelante hacia atrás. A continuación, las imágenes se reelaboraron para crear una serie de imágenes recortadas y ordenadas en una secuencia, que finalmente se convirtió en un libro.

Esta fue la primera vez que montó un libro, y la primera vez que trabajó con imágenes de archivo. "Fue un reto que me inspiró a crear. El libro fue para mí una forma de cuestionar mi propia comprensión de la historia moderna de Omán, de explorar la falta de fiabilidad de la memoria y de mostrar el importante papel que tuvo la fotografía en el refuerzo de una nueva identidad nacional". Su esperanza, añadió, es inspirar a las mujeres a través de su vida y su arte. "Espero inspirar a las mujeres, especialmente a las que viven en Omán, a ser valientes, a ir contra corriente y a aprovechar el poder de su propia voz y creatividad".

Al-Yahyai ha concluido que podemos decir con orgullo que los artistas plásticos omaníes, especialmente las mujeres, han avanzado mucho en el movimiento de las bellas artes. "Podemos esperar que las artistas omaníes estén cada vez más abiertas al mundo y se desarrollen constantemente a través de diversas interacciones y experiencias".

LEER: El hiyab no es el verdadero problema en el Irán castigado por las sanciones

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaItaliaOmánOriente MedioRegión

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines