Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El hiyab no es el verdadero problema en el Irán castigado por las sanciones

Casi un millar de personas se reúnen fuera del auditorio Wheeler Hall de la UC Berkeley en California, Estados Unidos, el 23 de septiembre de 2022. [ Tayfun Coşkun - Anadolu Agency]

Los ciudadanos de a pie se han levantado contra el gobierno de la República Islámica de Irán unas cuantas veces desde su creación hace más de 40 años. Históricamente, eso no es inusual en la forma normal de las revoluciones. Al igual que los terremotos, siempre hay réplicas y segundas olas, y en esa medida Irán no es diferente de cualquier otro país en el que el pueblo desafió el statu quo de la brutalidad y la tiranía.

Y no nos equivoquemos, la brutalidad y la tiranía estaban muy presentes cuando Irán fue gobernado por Mohammad Reza Shah Pahlavi de 1941 a 1979. Al igual que muchos títeres apoyados por Occidente hoy en día, su reinado de terror fue facilitado por una brutal policía secreta mientras los políticos de Europa y Estados Unidos miraban felizmente hacia otro lado. En el caso del Sha, su policía secreta, SAVAK, nació en 1957 y protegió su régimen deteniendo, torturando y ejecutando a los disidentes.

Los historiadores cuyo trabajo se utiliza para promover las políticas exteriores prooccidentales suelen estar dispuestos a pasar por alto el nivel de brutalidad aplicado por el Sha, mientras que otros miran hacia atrás en ese período en Irán a través de una lente distorsionada y romántica que no tiene relación con la cruda realidad sobre el terreno. Sin embargo, esta falsa narrativa se mantiene viva gracias a la diáspora iraní y a los periodistas occidentales que están demasiado ciegos o son demasiado perezosos para cuestionar los motivos de la élite privilegiada que pide un cambio de régimen mediante la intervención y el apoyo de Occidente. Sinceramente, no conozco a nadie en el extranjero que realmente quiera ver su país destrozado de la forma en que lo fue Irak tras la invasión liderada por Estados Unidos en 2003, aparte de esas élites. También se puede escuchar la misma narrativa hoy en día de la élite privilegiada de la diáspora siria y afgana. Sí, existen.

La situación en Irán es diferente a la de cualquier otro país de Oriente Medio y más allá de Asia. Los disturbios que estamos viendo hoy tienen un sabor bastante diferente al de los levantamientos anteriores, en gran parte porque están siendo liderados por mujeres; mujeres valientes de cuyo coraje he sido testigo a lo largo de los años durante muchos viajes a Irán.

LEER: Putin seduce a Erdogan con su plan de bombear más gas ruso a través de Turquía

Las mujeres participaron en gran medida en la revolución iraní de 1979 y tienen una historia de activismo que se remonta al siglo XIX; hoy en día siguen formando la columna vertebral de los disturbios civiles. Lamentablemente, los medios de comunicación occidentales rara vez reconocen esta valentía y siguen ciegamente una narrativa perezosa al creer que este levantamiento tiene que ver con el Islam, el hiyab y la opresiva policía religiosa. La verdad tiene más que ver con más de 40 años de sanciones impuestas por Estados Unidos que con el hiyab.

El detonante de los disturbios fue la muerte de Mahsa Amini, de 22 años, el mes pasado. Murió bajo la custodia de la policía religiosa por llevar supuestamente un hiyab de forma incorrecta. Sin embargo, si a la diáspora iraní le importara algo el pueblo que dejó atrás cuando huyó con el Sha, se habría levantado contra las agobiantes sanciones que casi han paralizado el desarrollo de Irán desde el punto de vista económico, cultural y social. Si les importara algo su país, no querrían que un cambio de régimen dirigido por la OTAN lo convirtiera en otro Irak o Siria, y sin embargo eso es lo que piden y han hecho durante décadas. Conviene recordar que este sector de la diáspora representa alrededor del 5% de la población iraní, pero hablan inglés y saben cómo llamar la atención de la BBC y otros medios de comunicación convencionales.

No se trata de laicismo frente a islamismo, aunque eso es lo que intenta representar el Occidente islamófobo. También lo son los miembros de la diáspora que han vivido lo suficiente en Occidente como para saber qué botones apretar. Es una pena que estos exiliados no se hayan manifestado tanto sobre las sanciones que han impedido que el régimen de Teherán se desarrolle de forma productiva como los incipientes movimientos revolucionarios de otras partes del mundo. Irán está al borde del colapso económico y Estados Unidos se ha asegurado de que siga así desde que el primer Líder Supremo, Ruhollah Musavi Jomeini -Ayatolá Jomeini- salió del exilio para tomar el poder en 1979.

El Líder Supremo desde 1989 ha sido Alí Jamenei, que fue el tercer presidente de Irán desde 1981 antes de asumir el cargo. Heredó las sanciones de Estados Unidos que impedían al país evolucionar, crecer y desarrollarse.

LEER: Irak estrena presidente después de un año de estancamiento político

Dudo que ningún gobierno pueda implantar un Estado que funcione plenamente, ya sea islámico o de otro tipo, bajo tales sanciones. Ahora una tercera generación de iraníes está sintiendo las frustraciones de vivir en un país aislado del resto del mundo. Estos jóvenes no pueden disfrutar de los viajes al extranjero ni del acceso a las modas y estilos de vida que ven en las películas occidentales, las redes sociales e Internet. ¿No es de extrañar que los jóvenes iraníes se rebelen contra la mezquina policía religiosa que impone el uso del hiyab y castiga a quienes no llevan un estilo de vida 100% islámico? (¿Quién lo hace?)

Irónicamente, son los clérigos del régimen de Teherán los que están haciendo que los jóvenes odien el Islam. Los iraníes se han encontrado dentro de una olla a presión multifacética debido a las fuerzas externas que presionan por un cambio de régimen, incluso cuando el gobierno es incapaz de implementar sus propios planes debido a las sanciones. ¿Alguien cree seriamente que el régimen habría sido tan estricto como lo es si hubiera podido prosperar económicamente sin sanciones comerciales?

He pasado las últimas semanas hablando con miembros de la diáspora iraní, así como con los que están dentro del país. Aunque está claro que la agitación actual es muy diferente a la de 2009, cuando cientos de miles de personas salieron a las calles de Teherán, las acciones de las jóvenes iraníes están demostrando ser un desafío mucho mayor para el régimen.

No estoy seguro de a quién se le ocurrió la tontería de que la edad media de los manifestantes es de 15 años; unas estadísticas tan precisas sólo podrían proceder de las autoridades dentro de Irán, no de algún grupo de reflexión iraní financiado con dólares en Washington, Wellington, Londres o París. Sin embargo, me han informado que las mujeres están en los últimos años de la adolescencia o en los primeros de la veintena, y aunque las protestas apenas rozan la barrera de los 10.000 manifestantes -nada que ver con las más de un millón de marchas de 2009- la escalada hacia la inestabilidad se está produciendo mucho más rápido de lo que se había visto hasta ahora.

"Irán se enfrenta a los mismos retos que Irak en el momento álgido de las sanciones de Estados Unidos bajo Saddam Hussein y lo único que puede hacer la diáspora iraní es pedir un cambio de régimen", me dijo Sara (nombre cambiado). Vive en el norte de Teherán. "No tienen imaginación ni amor por Irán para gritar sobre esto. ¿No han visto lo que le ha pasado a Irak y todas las innumerables vidas que se han perdido? ¿Dónde estaban cuando Estados Unidos impuso las sanciones? Si son capaces de pedir un cambio de régimen, entonces pueden utilizar su voz para acabar con las sanciones y presentar otro movimiento revolucionario en lugar de pedir perezosamente a Occidente que solucione sus problemas."

Candidatas a las elecciones presidenciales libanesas: indicaciones y sus posibilidades de victoria

Sara señaló que el cambio de régimen ciertamente no funcionó en Irak; eso es obvio. "Por lo tanto, en Irán no están rompiendo nuestra determinación. Sin embargo, tampoco estoy ciega ante los defectos del régimen y tienen que aflojar la presión de alguna manera para que esto cambie. La generación más joven está empezando a odiar su propia fe porque para ellos todo parece implementarse mediante la amenaza y la fuerza. Creen que Occidente les apoya, pero no tienen ni idea de lo que es la islamofobia occidental ni de lo que la impulsa".

Un académico de Mashhad, en el noreste de Irán, también habló conmigo bajo condición de anonimato. "En Gran Bretaña", dijo, "tuvisteis el Brexit que dividió el país. Del mismo modo, la cuestión de la policía religiosa está polarizando a la gente en Irán. Sin embargo, nuestros partidos están formados de manera diferente a la política de izquierda y derecha del Reino Unido. Nuestros partidos culturalmente conservadores son también liberales en cuanto a la distribución de la riqueza y el bienestar, mientras que nuestros partidos liberales son capitalistas en su perspectiva."

Cree que los medios de comunicación occidentales intentan simplificar la situación convirtiéndola únicamente en el hiyab y la muerte de la kurda Amini. "Pero es mucho más complejo que eso. Algunos musulmanes de Occidente critican a nuestras chicas por quemar el hiyab pensando que protestan contra el Islam, pero lo que hacen es protestar contra un régimen que impone el Islam a los jóvenes. Lo que los musulmanes de Europa y Estados Unidos no se dan cuenta es que están practicando su religión sin miedo ni fuerza. Es su elección. Es demasiado simplista culpar del comportamiento de estas chicas al creciente laicismo o a los movimientos laicistas".

Como sabe cualquier padre de hijos adolescentes, añadió, es mucho más fácil conseguir que sigan las normas mediante una suave persuasión y no por la fuerza. "Irán lleva 43 años lidiando con la formación de un Estado islámico. Si hubieran dado a los iraníes la posibilidad de elegir, el hiyab no sería un problema hoy en día. El régimen está provocando que los jóvenes odien su Islam; no debería implantarse por la fuerza".

LEER: Un réquiem por las mujeres de todo el mundo

Se esperaba que la intervención de Jamenei en un mensaje a los jóvenes calmara los ánimos, pero esta vez las palabras del Líder Supremo parecen haber avivado aún más los disturbios. "Estos disturbios dispersos son el diseño pasivo y torpe del enemigo contra los grandes e innovadores desarrollos y movimientos de la nación iraní. Hemos hecho grandes movimientos en un corto período de tiempo, que eran 180 grados opuestos a las políticas de la arrogancia global, y se vieron obligados a reaccionar", dijo, refiriéndose a Estados Unidos y otras potencias occidentales.

Puede que las protestas sean menores que las de 2009, pero quienes dirigen el régimen de Teherán deben despertar y empezar a escuchar a esta nueva generación de iraníes. Si no lo hacen, se enfrentan a la posibilidad muy real de que se produzcan consecuencias como las que provocaron la muerte de millones de personas en Irak y Siria en dos de las guerras más inútiles y destructivas de la región.

Está claro que a los elementos egoístas de la diáspora iraní no les importa lo que ocurra dentro del país, de lo contrario ya habrían encontrado sus propias soluciones. Todo lo que hemos tenido de ellos son cuatro décadas de postergación.

¿Sería tan malo dar a los iraníes la posibilidad de elegir el hiyab y disolver la divisiva policía religiosa? ¿O liberar a todos los presos políticos, incluidos los periodistas, y darles algo positivo sobre lo que escribir?

El Corán, capítulo dos (Surah Al-Baqara), versículo 256 -que estoy seguro de que todos los eruditos legales y clérigos de Irán conocen- que deja muy claro que "No hay coacción en la religión". Esto sin duda hace que la propia noción de una fuerza de "policía religiosa" no sea islámica. Teherán debería tener en cuenta esto y aliviar la presión sobre los jóvenes iraníes. Desde luego, no sería el fin del mundo y podría llevar a la relajación o incluso al fin de las sanciones. ¿Y quién no quiere eso?

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIránOriente MedioRegiónSmall Slides

La periodista y autora británica Yvonne Ridley ofrece análisis políticos sobre asuntos relacionados con el Oriente Medio, Asia y la Guerra Mundial contra el Terrorismo. Su trabajo ha aparecido en numerosas publicaciones de todo el mundo, de Oriente a Occidente, desde títulos tan diversos como The Washington Post hasta el Tehran Times y el Tripoli Post, obteniendo reconocimientos y premios en los Estados Unidos y el Reino Unido. Diez años trabajando para grandes títulos en Fleet Street amplió su ámbito de actuación a los medios electrónicos y de radiodifusión produciendo una serie de películas documentales sobre temas palestinos e internacionales desde Guantánamo a Libia y la Primavera Árabe.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines