Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Candidatas a las elecciones presidenciales libanesas: indicaciones y sus posibilidades de victoria

Vista de la urna para las elecciones presidenciales que se coloca sobre una mesa en el parlamento en Líbano, Beirut, el 28 de septiembre de 2022. [Houssam Shbaro - Anadolu News Agency]

Las mujeres libanesas siguen estando excluidas de los principales puestos de toma de decisiones en el Líbano, como la presidencia de la República, la jefatura del gobierno y la presidencia del parlamento, a pesar de su destacada presencia en el ámbito de los derechos humanos y la diplomacia, y en los foros internacionales. También se ha producido una mejora en la representación femenina en el Parlamento libanés en las últimas elecciones que tuvieron lugar en mayo de 2022, con 8 mujeres que obtuvieron escaños, en la mejor representación de mujeres nominadas y que llegan al Parlamento en la historia del país.

Ante la proximidad del fin del mandato del presidente libanés, Michel Aoun, el 31 de octubre, el Parlamento inició sus sesiones para elegir a su sucesor, pero la lista de candidatos aún no está clara. Sin embargo, cabe destacar que dos mujeres ajenas a las seis principales fuerzas políticas tradicionales anunciaron su candidatura a la presidencia, a saber, Tracy Chamoun, ex embajadora libanesa en Jordania, hija del fallecido dirigente Dany Chamoun y nieta del segundo Presidente de la República en Líbano tras la independencia, Camille Chamoun. La segunda candidata es May Rihani, escritora libanesa y experta en desarrollo global en el ámbito de la educación de las niñas y los derechos de la mujer.

En la primera sesión del Parlamento libanés para elegir al nuevo presidente de la república, celebrada el 29 de septiembre, los nombres de Chamoun y Rihani estuvieron completamente ausentes, limitándose la competencia en la sesión a las papeletas en blanco, el diputado Michel Moawad, Salim Eddeh y Líbano. El único nombre femenino mencionado en la sesión fue el de la joven iraní Mahsa Amini, cuya muerte provocó protestas en Irán, para documentar una posición y enviar un mensaje a los diputados de Hezbolá y al régimen iraní.

Partido Socialista Progresista de Líbano: un acuerdo sobre la frontera marítima no significa normalizar las relaciones con Israel

Mientras que la candidata a la presidencia, Tracy Chamoun, declinó hacer declaraciones, la candidata a la presidencia May Rihani dijo a Al-Araby Al-Jadeed que una candidatura femenina a la presidencia supone en sí misma un apoyo al papel de liderazgo de las mujeres y su reconocimiento. Añadió que ya es hora de que las mujeres alcancen funciones de liderazgo, y señaló que se había reunido con un gran número de diputados que pertenecen a grandes bloques y otros que son independientes, algunos de los cuales son hombres, y que están dispuestos a respaldar la candidatura de una mujer cualificada con experiencia y especificaciones adecuadas para el cargo de la Presidencia de la República.

También subrayó que hay apoyo político a su candidatura por parte de ciertos bloques parlamentarios e independientes o reformistas, y señaló: "Hay posibilidades de que llegue a la presidencia".

En respuesta a una pregunta sobre el motivo de la ausencia de su nombre o del nombre de la candidata, Tracy Chamoun, en la primera sesión para elegir al presidente de la República, que se celebró el 29 de septiembre, y que se planteó tras perder el quórum en la segunda sesión, respondió: "Considero que la primera sesión fue un poco un ensayo. Todo el mundo sabía y estaba de acuerdo con el resultado de antemano y no era serio". "Los diputados cometieron un error al no aprobar mi nombre o el de Chamoun durante la sesión como una especie de confirmación de la aceptación de la candidatura femenina, y el nombramiento de una mujer cualificada con las especificaciones requeridas, pero sabían de antemano que no habría elección para un nuevo presidente y, por esta razón, no prestaron la suficiente atención al asunto", añadió.

Rihani también señaló: "Cuando lleguemos a una sesión en la que elijamos a un presidente o presidenta de la república, entonces sabremos qué diputados y diputadas están dispuestos a apoyar la llegada de una mujer competente a la presidencia".

En cuanto a los proyectos en los que trabajará la mujer si llega a la presidencia, aunque los poderes del presidente son limitados, dijo que "los poderes del Presidente de la República son limitados, si no se ponen de acuerdo con el Primer Ministro y los ministros. Por lo tanto, la falta de coordinación entre el Primer Ministro y el Presidente de la República debilita la primera y la tercera presidencia", subrayando que "debe haber armonía entre ellos para que la decisión sea más fuerte". Añadió: "Espero que si llego a la presidencia, los nombres propuestos por los representantes para encabezar el gobierno sean armónicos conmigo, para que podamos trabajar juntos de mejor manera y en mayor coordinación."

LEER: Líbano comenzará a repatriar a los refugiados sirios, a pesar de los temores de los grupos de derechos

Rihani afirma que dará importancia a los asuntos y derechos de las mujeres, y que reconsiderará una serie de leyes que aún no han otorgado a las mujeres sus plenos derechos, añadiendo: "Tenemos por delante un trabajo duro y a largo plazo que debe continuar durante años, y trabajaremos seriamente en este expediente, que considero uno de los temas principales".

Por su parte, la abogada y activista política, Nadine Moussa, que fue la primera mujer que se presentó a la presidencia en la historia del Líbano en 2014, dijo en una entrevista con Al-Araby Al-Jadeed, que cree que es imposible que la Cámara de Representantes, en su forma actual, permita que una mujer llegue a la presidencia. Señaló que el hecho de que una mujer ocupe este cargo supondría una conmoción para la sociedad, ya que se trata de un verdadero cambio, y señaló que las mujeres suponen una amenaza para la clase política, porque son, en sí mismas, un elemento de cambio. Añadió con sarcasmo: "Es imposible que permitan que una mujer sea presidenta, salvo por intervención divina o si fuera una heredera política", subrayando, al mismo tiempo, que cualquier candidata debe tener una plataforma clara sobre diversos temas.

Expresó su alegría por el hecho de que dos mujeres hayan sido, hasta ahora, nominadas a la presidencia, pero subrayó que deben exigir debates televisivos públicos entre los candidatos, en los que presenten sus programas a los ciudadanos y a los representantes antes del proceso de elección, y no deliberaciones en cocinas internas, ya que éste es el mecanismo democrático correcto.

En cuanto a su experiencia en la candidatura a la presidencia, Moussa dice: "Fue una experiencia muy rica a nivel personal, con los conocimientos que adquirí en todo lo relacionado con los asuntos públicos, y conté con un equipo de voluntarios que armaron un programa integral sobre diversos temas, y todo lo que dije en 2014 sigue siendo factible hoy." Señaló, por otro lado, que fue sometida a un apagón mediático en Líbano por parte de toda la clase política que no podía tolerar su presencia, en primer lugar por ser mujer y, en segundo lugar, por estar fuera de su club cerrado, dijo, comparando a la clase política con las tribus de la Edad Media.

Moussa también dijo: "Los partidos de esta clase no quisieron reunirse conmigo, excepto el jefe del partido Kataeb, el diputado Sami Gemayel, y la diputada de las Fuerzas Libanesas en ese momento, Wahba Qatisha, mientras que los demás ni siquiera me respondieron, porque soy una mujer, y sin cobertura política".

Hezbolá "permanecerá vigilante" ante el acuerdo sobre la frontera marítima entre Israel y Líbano

Afirma que "me enfrenté a una mentalidad masculina muy arraigada, en contra de las apariencias, y escuché las declaraciones ofensivas. Logré mi objetivo al perturbar a la clase política porque quería crear un choque intelectual". "Tenía una lista de objetivos que creo que se lograron, entre ellos la habilitación de las mujeres, que se plasmó en la Revolución del 17 de octubre. La revolución fue femenina, y las mujeres libanesas demostraron un valor, una conciencia, una organización, un amor a la patria y un sacrificio inconmensurables, y creo que mi iniciativa las animó, además de romper el carácter patriarcal y feudal de la clase política, con la elección por parte de los ciudadanos de candidatos que se parecen a ellos."

Por su parte, Joelle Aboufarhat, directora de la organización FiftyFifty, que promueve la igualdad de género en los sectores público y privado, declaró a Al-Araby Al-Jadeed que las mujeres que se presentan a las elecciones presidenciales rompen el estereotipo y confirman que pueden asumir este cargo como un hombre. Subrayó "la necesidad de dar oportunidades a las mujeres en el Líbano para que confirmen que son capaces de beneficiar a su país a nivel político, ya que trabajan de forma diferente a los hombres, y necesitamos a ambos para encontrar soluciones a los problemas que sufrimos".

Considera que los partidos políticos no sólo son patriarcales, sino también discriminatorios con respecto a las mujeres, y son pocos los partidos que han tomado medidas para apoyar el papel de las mujeres, ya que sólo hay dos partidos que aprobaron la cuota femenina y apoyan el papel de las mujeres. Mientras tanto, otros partidos no prestan atención a la cuestión del apoyo a las mujeres en sus políticas internas. Cree que es inaceptable que en 2022 haya un partido político que no observe una política de apoyo a la existencia de las mujeres y a la consecución de la igualdad.

Aboufarhat habla de la experiencia de las mujeres en la política, y señala que "está universalmente demostrado que en los países en los que hay conflictos, cuando se da autoridad a una mujer, ésta encuentra soluciones porque trabaja para satisfacer las necesidades del individuo, y luego se traslada a la comunidad interna y externa, y éste es un punto importante que los hombres no tienen en cuenta". La pandemia de coronavirus fue el mayor ejemplo de ello". "Se ha demostrado que las mujeres son capaces de encontrar soluciones diferentes a las de los hombres durante los conflictos, y que en política los hombres buscan el poder, mientras que las mujeres buscan el cambio", añadió.

LEER: Consecuencias geopolíticas del acuerdo OPEP+

Subrayó que "el Líbano necesita un cambio hoy en día, y a alguien que no pase por los callejones estrechos, que satisfaga las necesidades y los derechos del pueblo, y que establezca la democracia. Son cosas que, por supuesto, pueden conseguir las mujeres, especialmente las nominadas o las que se mencionan como candidatas".

Cabe destacar que en las elecciones parlamentarias celebradas en mayo de este año se registró la mayor presencia de mujeres como candidatas y como ganadoras. El número de mujeres candidatas entre 1960 y 2018 ascendió a 154 de un total de 4.516 candidatos, es decir, el 3,4%, de las cuales 25 ganaron de un total de 1.164 ganadores, es decir, el 2,1%, según Information International. Sólo en 2022, el número de candidatas ascendió a 118 mujeres, que participaron en las listas electorales de acuerdo con la ley electoral, ocho de las cuales consiguieron llegar al Parlamento. ¿Completarán las mujeres este proceso político y podrán romper esta vez el dominio masculino en el cargo de presidente del Líbano?

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Al-Araby Al-Jadeed el 10 de octubre de 2022

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónLíbanoOriente MedioRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines