Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Gran Bretaña debe tomar medidas contra el extremismo hindú, o esperar más conflictos entre comunidades

Miembros de la Federación de Estudiantes Musulmanes de la Universidad de Delhi protestan después de que dos personas de la comunidad musulmana fueran supuestamente asesinadas por la policía en Ranchi durante la protesta por los polémicos comentarios realizados por dos líderes del BJP, ahora suspendidos, sobre el profeta Mahoma, en el exterior de la Universidad de Delhi en Nueva Delhi, India, el 11 de junio de 2022. [Stringer - Anadolu Agency]

Si algún mes de 2022 consiguió unir aún más a los extremistas de extrema derecha de Europa, Israel y la India en una mentalidad de rebaño, sería septiembre, cuando la ciudad inglesa de Leicester fue testigo de enfrentamientos entre jóvenes hindúes y musulmanes tras una serie de ataques contra la comunidad musulmana por parte de cientos de individuos violentos del Hindutva.

Si nos remontamos a mayo, cuando decenas de extremistas hindúes lanzaron un ataque no provocado contra un joven musulmán, las tensiones se enconaron durante meses mientras se producían otros ataques contra miembros de las comunidades musulmana y sij de la ciudad.

Las tensiones alcanzaron su punto álgido tras un partido de cricket entre India y Pakistán celebrado en Dubai a finales de agosto, lo que dio lugar a que extremistas hindúes indios marcharan por las calles de Leicester, coreando "muerte a Pakistán" y consignas del Hindutva mientras portaban cuchillos y otras armas. Parecía un esfuerzo activo para intimidar a la población local, especialmente a la comunidad musulmana.

Fue entonces cuando los testigos y los medios de comunicación mostraron imágenes de las escenas de conflicto abierto, que harían sonreír a Enoch Powell en su tumba. Como suele ocurrir, a las multitudes hindúes no les fue tan bien contra un número igual de oponentes como cuando descienden colectivamente sobre una sola víctima, y fue entonces cuando finalmente se prestó la debida atención al asunto.

Por supuesto, gran parte de los medios de comunicación dominantes adoptaron la perspectiva de que los enfrentamientos eran simplemente el resultado del partido de cricket y que la culpa la tenían los jóvenes impulsivos de las comunidades musulmana e hindú. Al enmarcar los acontecimientos como una cuestión neutral, y que sólo se había encendido por la rivalidad deportiva nacional, los medios de comunicación sirvieron para eliminar la responsabilidad de los extremistas hindúes, haciendo parecer que las tensiones eran simplemente la continuación del trágico legado de la partición mal gestionada entre India y Pakistán en 1947.

Hay mucho de cierto en esta última perspectiva, ya que la cuestión tiene raíces que se remontan a décadas atrás, a la invención de la ideología Hindutva en la década de 1920, durante la lucha del subcontinente indio por la independencia del dominio británico. La investigación también ha puesto de manifiesto los esfuerzos del Rashtriya Swayamsevak Sangh (RSS) -la organización paramilitar hindutva de la que procede el partido gobernante de la India, el Bharatiya Janata Party (BJP)- por extender sus tentáculos e incrustarse en muchas comunidades hindúes de la diáspora en todo el mundo. Esto ocurrió primero en África Oriental, y luego en el Reino Unido y en las naciones occidentales, adonde huyeron tras su exilio debido a los líderes nacionalistas de Kenia y Uganda.

LEER: La crisis climática es una crisis de derechos humanos en todo el mundo

Por otra parte, los enfrentamientos de Leicester son la manifestación más reciente de esas décadas de prédica de odio y retórica violenta contra los musulmanes por parte de figuras del Hindutva, que ya se ha visto a lo largo de los años en la India. Ahora, esa ideología está suficientemente exportada a la diáspora hindú en todo el mundo, donde se ha apoderado no sólo de los dirigentes de las comunidades, sino también del trabajador y el ciudadano hindú medio. Sin embargo, es esencial destacar que no son todos -ni siquiera la mayoría- los hindúes del Reino Unido o de otras naciones. Se trata de un movimiento, pero que está creciendo rápidamente y que se ha dejado llevar por una ideología muy extendida de supremacismo y supuesta victimización de los hindúes por los "invasores musulmanes extranjeros".

En respuesta a los enfrentamientos, las figuras de la derecha del Reino Unido -y de Europa y Estados Unidos en general- aprovecharon la oportunidad para etiquetar, como era de esperar, los acontecimientos como resultado de la agresión y el terror islamistas. Algunos los califican como prueba de las consecuencias de que los gobiernos occidentales no tomen medidas suficientemente duras contra las comunidades musulmanas.

Aquí vimos la última manifestación de la alianza entre los sionistas occidentales de extrema derecha en Israel y en el extranjero y sus serviles seguidores del Hindutva al atacar a las comunidades musulmanas y a cualquier figura que criticara los ataques contra los musulmanes en Leicester.

Este triángulo amoroso -o eje del extremismo- se ha visto en innumerables ocasiones a lo largo de los años, especialmente durante los interminables bombardeos israelíes de la Franja de Gaza y la violenta represión de los palestinos en los territorios ocupados, cuando las figuras de los medios de comunicación de derechas y los "trolls" y grupos online del Hindutva acuden instantáneamente en apoyo de Tel Aviv. También están los vínculos militares, comerciales, estratégicos e ideológicos tangibles entre Israel y la India, que han florecido bajo el gobierno del BJP de Narendra Modi.

Sin embargo, lo que es más preocupante que ese eje es la posible complicidad del propio gobierno británico, o al menos de elementos dentro de él, que parecen simpatizar con el gobierno de Modi e incluso tener vínculos con él.

Entre esos elementos se encuentra Priti Patel, la antigua ministra del Interior, que en 2014 escribió una carta de apoyo al Hindu Swayamsevak Sangh (HSS), el brazo del RSS en el extranjero. Al parecer, también utilizó su antiguo cargo para permitir la inmigración desde la India, lo que no sería en sí mismo negativo si no permitiera la entrada de quienes son portadores de la influencia hindutva.

Boris Johnson, el ex primer ministro bajo el que sirvió, también inició una importante alianza abierta con el gobierno de Modi y le prestó asistencia militar. En ello influyeron sin duda elementos del partido tory, que cuenta con gran parte de la comunidad india del Reino Unido como uno de sus principales bloques de votos.

LEER: ¿Ha llegado por fin el día de la "Comunidad Política Europea"?

Sin embargo, alejándose de la esfera política y centrándose en los acontecimientos sobre el terreno, una de las preocupaciones más destacadas durante los enfrentamientos de Leicester fue la aparente falta de presencia policial suficiente y la aparente falta de voluntad de la policía para prevenir la violencia antes de que estallara. Las imágenes de vídeo de los sucesos anteriores, cuando los hombres de la Hindutva marchaban por las calles armados con armas destinadas a la violencia, mostraban a los agentes de policía limitándose a acompañar a la turba.

Se podría decir que la policía estaba permitiendo a la multitud el derecho a expresarse y a manifestarse, pero no se informó de que se hubiera solicitado un permiso a las autoridades para manifestarse, y reunirse de esa manera armados no parece legal. El incidente equivalente de una multitud de musulmanes armados reunidos -incluso con un permiso- sería inimaginable y seguramente sería condenado en todo el país, con una presión sostenida sobre las organizaciones islámicas para que también lo condenen.

Aquellos que son propensos a sospechar de conspiraciones pueden considerar que la falta de acción policial es una muestra de que las autoridades británicas permiten y posibilitan el estallido de las tensiones intercomunitarias, o tal vez incluso intentan activamente promover el conflicto comunal.

En la actualidad, no hay pruebas claras de esta idea, y se deberían fomentar las percepciones positivas respecto a las intenciones de las autoridades hacia las diversas comunidades, pero la inacción de la policía en ese momento podría reforzar esas opiniones. También se llevaron a cabo varias detenciones contra algunos de los extremistas hindúes, que dieron lugar a sentencias por participación en los desórdenes y posesión de armas.

Queda mucho trabajo por hacer para restablecer, reforzar y fortalecer la confianza de la comunidad musulmana británica en el gobierno y las fuerzas policiales de todo el país. Es muy probable que las tensiones y la violencia observadas en Leicester vuelvan a estallar en esa misma ciudad y en otras partes del Reino Unido, especialmente en las zonas del noroeste de Londres, donde las comunidades hindúes y musulmanas viven muy cerca.

Lo que hemos visto hasta ahora, y seguimos viendo, es una falta de voluntad generalizada tanto del gobierno como de los servicios de seguridad para hacer frente -o incluso reconocer- la influencia extremista del Hindutva que impregna a la comunidad india británica, en gran medida próspera y pacífica, fomentando la tensión intercomunitaria.

Las condiciones para los individuos y organizaciones de la Hindutva en el Reino Unido deben ser más duras en todos los ámbitos, de lo contrario, las autoridades británicas serán cómplices de su propagación.

LEER: ¿Es el Cáucaso Sur un nuevo campo de batalla para India y Pakistán?

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Muhammad Hussein actualmente lee política en una universidad en Londres Muhammad Hussein actualmente lee política en una universidad en Londres Muhammad Hussein actualmente estudia política en una universidad de Londres. Tiene un gran interés en la poliítica de Oriente Medio e internacional.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines