Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Es el Cáucaso Sur un nuevo campo de batalla para India y Pakistán?

El ministro de Defensa de Azerbaiyán, Zakir Hasanov, el viceministro de Defensa ruso, Aleksandr Fomin, el viceministro de Defensa Nacional turco, Yunus Emre Karaosmanoglu, y otros funcionarios, el 30 de enero de 2021 [Resul Rehimov/Anadolu Agency].

El Cáucaso Meridional no es ajeno a las potencias externas que compiten por su influencia y promueven sus propios intereses. Durante la Guerra Fría, por ejemplo, la región estuvo en primera línea del conflicto ideológico entre Occidente y la antigua Unión Soviética. Debido a la proximidad de la región con Oriente Medio, la Unión Soviética intentó utilizar el Cáucaso para ejercer su influencia en la zona, especialmente en Irán y Turquía. En la actualidad, estos dos hegemones regionales también se disputan su influencia tras la guerra de Nagorno-Karabaj de 2020 y los actuales enfrentamientos fronterizos entre Armenia y Azerbaiyán.

Con Rusia evidentemente decidida a mantener su esfera de influencia postsoviética en los Estados periféricos, el Cáucaso Meridional se ha convertido de nuevo en escenario de conflictos por delegación. La guerra de 2020, que terminó a favor de Azerbaiyán, se consideró una especie de enfrentamiento entre Turquía y Rusia.

A pesar de sus diferencias en otros conflictos como Siria y Libia, Moscú y Ankara han logrado cooperar y equilibrar sus relaciones no sólo en la operación militar en curso en Ucrania, sino también en Azerbaiyán. El alcance de la complicidad de Rusia en el resultado del conflicto ha hecho que se acuse a Moscú de traicionar a su viejo aliado armenio y de facilitar las posturas agresivas de Bakú, más recientemente tras los enfrentamientos fronterizos del 13 de septiembre.

El gobierno armenio y los miembros de la opinión pública armenia se han mostrado críticos y desconfiados por el hecho de que Rusia no haya apoyado a su país en momentos de necesidad, dado que ambos países son miembros de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC). Aprovechando la oportunidad de explotar cualquier posible desavenencia, la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, realizó una visita histórica a Ereván el mes pasado, condenó a Bakú y discutió posibles garantías de seguridad.

Sin embargo, la hipocresía de Occidente, y más concretamente de la UE, ha quedado al descubierto por su inquebrantable solidaridad con Ucrania, en contraste con su aparente abandono de Armenia, mientras corteja a un Azerbaiyán rico en energía.

LEER: La explosión de Kabul es un revés para las mujeres afganas que buscan educación contra viento y marea

Por su parte, Turquía es partidaria del pan-turquismo y se ha mostrado muy interesada en colaborar con Bakú para establecer el llamado corredor de Zangezur, un proyecto de transporte que evita los puestos de control armenios y los une con el enclave azerbaiyano de Nakhchivan. Si se lleva a cabo, esto también socavaría los intereses de Irán, que comparte una frontera terrestre y mantiene fuertes lazos con Armenia. Para Teherán, se trata de una línea roja, ya que perdería su papel de conectar a Turquía con Asia Central y con Oriente y Occidente.

El archienemigo de Irán, Israel, también ha encontrado valor en su alianza con el vecino de la República Islámica, Azerbaiyán; Israel es el tercer destino de las exportaciones de Bakú al suministrar al Estado ocupante el 40% de sus necesidades energéticas. A su vez, Israel ha sido el principal proveedor de armas de Azerbaiyán y representó casi el 70% de las importaciones de armas en 2020.

La compleja y paradójica geopolítica del Cáucaso Sur es tal que se pueden encontrar banderas israelíes ondeando en el Azerbaiyán de mayoría chiíta, mientras que se han visto banderas iraníes izadas en la Armenia cristiana.

El Cáucaso Meridional va a complicarse aún más, gracias a la rivalidad entre los vecinos del sur de Asia, Pakistán e India, que podría llegar a jugar por delegación entre Armenia y Azerbaiyán.

Siguiendo los pasos de Turquía, Pakistán se convirtió en el segundo país del mundo en reconocer la independencia de Azerbaiyán en diciembre de 1991. En junio de este año se cumplieron 30 años de relaciones diplomáticas. Pakistán también destaca por ser el único país del mundo que no reconoce a Armenia como Estado.

Esta política se debe a la solidaridad de Islamabad con Azerbaiyán en el conflicto de Nagorno-Karabaj, más recientemente en los enfrentamientos fronterizos del mes pasado, al apoyar el "derecho de Bakú a defender su integridad territorial". En respuesta, Armenia se ha puesto del lado de la némesis de Pakistán, India, en el polémico asunto de Cachemira, por el que se han producido tres enfrentamientos.

Los lazos militares entre Bakú e Islamabad han crecido a lo largo de las tres décadas de sus estrechas relaciones, y se intensificaron considerablemente el año pasado tras las primeras maniobras militares conjuntas entre Turquía, Pakistán y Azerbaiyán - "Los Tres Hermanos - 2021"- en Bakú. Además, Azerbaiyán ha expresado anteriormente su interés en adquirir aviones de combate JF-17 Thunder pakistaníes y chinos.

LEER: Un réquiem por las mujeres de todo el mundo

Desde el punto de vista político, los tres países firmaron la Declaración de Estambul en julio de 2022, destinada a reforzar los lazos existentes, profundizar en el diálogo interparlamentario y reiterar el apoyo a las reivindicaciones territoriales de cada uno. Como es lógico, India percibe con preocupación esta próspera triple entente. La semana pasada, The Economic Times señaló que la victoria de Azerbaiyán contra Armenia representa "un posible modelo de cooperación militar turco-pakistaní" y sirve como "una señal de advertencia que India no puede seguir ignorando", especialmente si algún día deciden actuar conjuntamente en otros escenarios, "incluida la Cachemira ocupada por Pakistán".

Esto coincidió con la decisión de Nueva Delhi de firmar un pedido de exportación de misiles, cohetes y munición a Armenia, incluida la primera exportación de lanzacohetes multibarra Pinaka de la India. Aunque todavía no se ha revelado el valor del acuerdo, se dice que está valorado en 250 millones de dólares y que se completará en los próximos meses.

Según el analista militar indio y piloto retirado de las Fuerzas Aéreas, Vijainder Thakur, esta operación no sólo supone un gran avance para la industria armamentística india en el extranjero, sino que también anuncia un cambio de paradigma en la política exterior del país, que evita la participación abierta en zonas de conflicto extranjeras. Desde el punto de vista táctico, la llegada del Pinaka M-1, con su capacidad de "disparar y desaparecer rápidamente", es la más adecuada contra un adversario conocido por su gran dependencia de la guerra de drones.

El Cáucaso Meridional no sería el primer escenario por delegación del conflicto entre Pakistán e India, ya que ambos países siguen enfrentados en Afganistán, con el patrocinio histórico de Islamabad a los talibanes y el apoyo de India a la Alianza del Norte y al antiguo gobierno de Afganistán. Sin embargo, Pakistán podría estar perdiendo su influencia, ya que el Estado gobernado por los talibanes está abierto a estrechar lazos con India.

"India tendrá que ampliar el alcance del apoyo a Armenia", cree el académico indio de Cachemira y experto en Asia Central K N Pandita. "Debería entrenar a los combatientes armenios con las últimas tácticas de guerra, como se hizo en el caso del Ejército Nacional Afgano".

Egipto contemporáneo; pobreza y contaminación

Mientras que Pakistán mantiene escasas relaciones diplomáticas con Armenia, India ha adoptado un enfoque más pragmático y ha mantenido una "posición de principios" sobre la cuestión del Karabaj, absteniéndose de nombrar explícitamente a Azerbaiyán como "agresor" al pedirle que cese las hostilidades. El comercio también es un factor importante a tener en cuenta, ya que India se convirtió en el cuarto mayor socio exportador de Azerbaiyán en los primeros seis meses de 2022 y es poco probable que Bakú esté dispuesto a poner en peligro esto por ser visto como demasiado cercano a Pakistán para el gusto de India.

Por lo tanto, debido a su importancia geoestratégica, el sur del Cáucaso vuelve a ser un terreno fértil para los conflictos por delegación. Durante la Guerra Fría, la disuasión nuclear entre EE.UU. y la URSS desempeñó un papel importante para garantizar que las guerras por delegación fueran la principal fuente de confrontación militar. Los rivales con armas nucleares, Pakistán e India, también pueden verse envueltos en un conflicto indirecto en el sur del Cáucaso aunque, a diferencia de la Guerra Fría, habrá menos mentalidad de juego de suma cero por la sencilla razón de que los vínculos comerciales también son importantes.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaIndiaOriente MedioPakistánRegión

Omar tiene un máster en Seguridad Internacional y Gobernanza Global por la Universidad de Londres, Birkbeck. Ha viajado por todo Oriente Próximo, incluso estudiando árabe en Egipto como parte de su licenciatura. Sus intereses incluyen la política, la historia y la religión de la región MENA.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines