Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Ha llegado por fin el día de la "Comunidad Política Europea"?

El Alto Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrell, pronuncia un discurso en la Asamblea General del Parlamento Europeo el 5 de octubre de 2021 en Bruselas, Bélgica [Dursun Aydemir/Anadolu Agency].

A nivel internacional, el equilibrio de poder, las instituciones y las organizaciones están cambiando rápidamente. Con la retirada del Reino Unido de la Unión Europea, ha comenzado una renovada búsqueda de influencia sobre el equilibrio de poder en Europa. La UE parece haber suspendido sus planes de ampliación para disuadir de nuevas retiradas. Teniendo en cuenta que todavía hay países que esperan la adhesión a la UE en los Balcanes Occidentales, no es exagerado sugerir que la dificultad de aceptar a un país grande como Turquía como miembro del bloque y el Brexit son factores que han contribuido a la suspensión de los planes de ampliación de la UE.

La agresión militar de Rusia contra Ucrania ha obligado a actualizar este enfoque. Algunas voces en Bruselas han pedido que se acelere el ingreso de Ucrania, Moldavia y Georgia en la UE. Sin embargo, otros piden cautela debido a que su integridad territorial ha sido comprometida por Rusia. La concesión de la adhesión a la UE enfrentaría inmediatamente al bloque con Rusia. Para sortear este problema, algunos de los pensadores más creativos han ideado una "Comunidad Política Europea (CPE)".

La creación de esta agrupación se planteó por primera vez a principios de los años cincuenta. Después de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero (CECA), se sugirieron los proyectos de la Comunidad Política Europea y, posteriormente, de la Comunidad Europea de Defensa para facilitar la acción colectiva de los seis países fundadores en materia de política exterior y defensa. Estas dos organizaciones pretendían llevar la integración iniciada con la CECA un paso más allá. Sin embargo, al no aprobarse la comunidad política -fue rechazada por la Asamblea Nacional francesa en 1954- estas iniciativas fracasaron.

LEER: ¿Por qué a Israel se le permite anexionar tierras ocupadas, pero a Rusia no?

Siete décadas después, en el Día de Europa, el 9 de mayo de 2022, el presidente francés Emmanuel Macron presentó el proyecto de CPE (aunque con un formato alterado) en la reunión de la Cumbre de Líderes de la UE. Los líderes no rechazaron la propuesta. El canciller alemán, Olaf Scholz, y el presidente italiano, Sergio Mattarella, manifestaron su interés por la idea.

Desde entonces, el proyecto parece estar en marcha, y está previsto que la primera reunión del CPE tenga lugar antes de la Cumbre de Líderes de la UE que se celebrará esta semana en Praga. Además de los 27 Estados miembros de la UE, también se ha invitado a asistir a los líderes de los Estados no miembros del continente: Albania, Macedonia del Norte, Kosovo, Serbia, Montenegro, Bosnia y Herzegovina, Noruega, Liechtenstein, Suiza, Reino Unido, Islandia, Ucrania, Georgia, Moldavia, Armenia, Azerbaiyán y Turquía.

Se dice que esta propuesta se presentó para aliviar la presión sobre la UE para ampliar el número de miembros. El debate sobre la existencia de una alternativa a la UE plantea cuestiones inevitables. Por ejemplo, no está claro en qué se diferenciará el proceso de la CEP de las negociaciones de adhesión a la UE. Además, crea una percepción artificial, como si se tratara de una idea formada por países europeos reunidos en grupo, aunque no sean miembros de la UE.

En su discurso en el Parlamento Europeo el 9 de mayo, Macron presentó de hecho la CPE como una alternativa a la adhesión a la UE para aquellos Estados europeos que aspiran a convertirse en miembros del bloque. En sus declaraciones a los medios de comunicación después del discurso, Macron dijo que los criterios para unirse a la CPE serían el respeto a los valores generales de Europa y la pertenencia geográfica al continente.

Con este criterio político liberal de "no puertas", el presidente francés determinó que todos los Estados que aspiran a entrar en la UE, desde Ucrania y Georgia hasta los Balcanes Occidentales y Turquía, podrían formar parte de esta nueva organización. Macron incluso invitó al Reino Unido e, indirectamente, a Rusia. Esta última fue invitada en el marco de la idea de 1989 del difunto presidente francés François Mitterrand de crear una confederación europea, en la que también participaría Rusia.

La invasión rusa y la imposibilidad de la adhesión de Ucrania a la UE en el momento actual parecen ser utilizadas por Macron como principal argumento para justificar la necesidad de una nueva organización paneuropea. En la misma línea, Francia ha creado una premisa favorable a Rusia al anunciar que la UE no admitirá a Ucrania, Georgia o Moldavia como miembros por el momento. Esto deja a las tres ex repúblicas soviéticas, que aspiran a vincularse organizativa y estratégicamente con la UE y Occidente, en una encrucijada, que Moscú podría interpretar como una aceptación indirecta por parte de Francia del derecho de Rusia a tener influencia en el espacio postsoviético.

El efecto negativo inmediato de la iniciativa francesa es cerrar las puertas de la UE a nuevos miembros. Hay cuatro Estados candidatos a la UE en los Balcanes Occidentales -Serbia, Montenegro, Albania y Macedonia del Norte- y todos han entrado en el proceso oficial de integración y esperan ansiosamente la decisión de la UE. Con este rechazo de facto a su adhesión, se espera que la iniciativa francesa fomente la agresión y las ambiciones hegemónicas de Serbia en la región.

LEER: La UE da prioridad a los Acuerdos de Abraham

Belgrado ha abierto negociaciones por su cuenta para acceder a la UE y ha declarado que tiene tanto a la UE como a Rusia como pilares de su política exterior y de seguridad. Con la maniobra francesa, Serbia abandonaría sus aspiraciones a la UE y se inclinaría oficialmente hacia Rusia. La maniobra de Macron también valida el enfoque antieuropeo de Serbia, que se ha expresado a través del rechazo de Belgrado a las sanciones de la UE contra Rusia. Serbia podría ahora adoptar abiertamente esta posición y adoptar políticas más descaradas contra la UE mientras sigue rechazando las sanciones antirrusas de la UE.

A nivel regional, Serbia podría incumplir la condición de reconocer a Kosovo para acceder a la UE, y abandonar el diálogo Serbia-Kosovo con la mediación de la UE. Todo el panorama podría cambiar de la noche a la mañana, reduciendo el valor de la UE como mediadora.

También se espera que la iniciativa francesa del CPE perjudique a los dos Estados de los Balcanes Occidentales -Bosnia-Herzegovina y Kosovo- que ni siquiera son miembros de la OTAN y tienen en su interior la semilla de la desestabilización; Serbia podría manipular fácilmente las tensiones étnicas y fronterizas. Tras el plan francés, ya no se espera que la UE respete el compromiso que tenía con la estabilidad de estos dos países.

La única esperanza para los Estados prooccidentales de la región es que esta repentina iniciativa no se materialice. Algunos desean que Alemania tome cartas en el asunto y siga siendo el principal promotor de la integración en la UE de los estados aspirantes.

Los países invitados a la reunión que se celebrará en Praga el 6 de octubre son países europeos con diferentes características y relaciones con la UE. Por ejemplo, Islandia, Noruega, Liechtenstein y Suiza son miembros de la Asociación Europea de Libre Comercio (AELC). Suiza tiene acuerdos separados con la UE, mientras que los otros tres miembros de la AELC están en el Espacio Económico Europeo junto con los miembros de la UE. En los Balcanes, Serbia, Montenegro, Macedonia del Norte y Albania han avanzado en sus negociaciones de adhesión a la UE. Bosnia y Herzegovina, así como Kosovo, son los países cuya candidatura a la UE aún no se ha anunciado. Se conoce la situación de Ucrania, Moldavia y Georgia.

Migrantes irregulares rechazados por Grecia - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente].

Los dos países más divergentes son el Reino Unido y Turquía. El Reino Unido ha abandonado la UE y no está claro qué ganará con su participación en el CPE. Por otra parte, Turkiye podría enfrentarse a dos problemas al unirse a la CPE, entre ellos que su proceso de adhesión a la UE podría verse afectado. A pesar de ser un país candidato, la UE ha tratado a Turquía como un "tercer país" durante mucho tiempo. La UE ha reducido su diálogo con Turquía a cuestiones como la política de inmigración o la energía, que sólo pueden interesar a Bruselas. Las cuestiones bilaterales que facilitarían la integración, como la ampliación de la Unión Aduanera y la exención de visados para los ciudadanos turcos, no se abordan en absoluto. La integración de Turkiye en el CPE y la coordinación con la UE en cuestiones políticas puede allanar el camino para que esta vía se presente como una "alternativa" al proceso de adhesión a la UE.

LEER: El mundo virtual es un nuevo escenario para los enfrentamientos entre Palestina e Israel

La designación del CPE como "anti-Putin" por parte de Moscú es el segundo problema potencial. Formar parte de esta organización podría perjudicar el diálogo de Turquía con Rusia, así como los esfuerzos de mediación de Ankara entre Moscú y Kiev.

El ataque de Rusia a Ucrania ha tenido una gran influencia en la hoja de ruta de la reestructuración y futura integración de la UE. Ha surgido un consenso entre los Estados miembros sobre el fortalecimiento de la dimensión militar y de seguridad de la UE. Además, el escenario futuro ha reducido las vías de expansión y las opciones de cooperación.

En la declaración final de la Cumbre de la UE en Bruselas al término de la presidencia francesa, el concepto de "Europa amplia" pasó a primer plano. La UE parece ir en esa dirección.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaOriente MedioRusiaSmall SlidesUcraniaUnión Europea

Abdylvehab Ejupi es un investigador y periodista que cubre los Balcanes, la UE y Turquía. Dirige la sección de los Balcanes en TRT WORLD. También escribe sobre el papel que desempeñan las potencias extranjeras, como Rusia, China y Estados Unidos, en la región, e informa regularmente sobre las minorías musulmanas en Europa y el creciente nacionalismo de derechas.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines