Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Consecuencias geopolíticas del acuerdo OPEP+

Representantes de los países miembros de la OPEP asisten a una rueda de prensa tras el 45º Comité Ministerial Conjunto de Seguimiento en Viena, Austria, el 5 de octubre de 2022 [VLADIMIR SIMICEK/AFP vía Getty Images].

Amir Hossein Zamani Nia, gobernador iraní de la OPEP, anunció al salir de una reunión con representantes de los 13 Estados miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus diez aliados -conocidos como OPEP+- la decisión de reducir la producción de petróleo en dos millones de barriles diarios para noviembre.

Las primeras reacciones al gran recorte de la producción fueron de histeria. Un periodista estadounidense preguntó al ministro de Energía saudí, el príncipe Abdulaziz Bin Salman, si estaba preocupado por la reacción estadounidense al recorte de la producción. Él le dijo sarcásticamente que disfrutara del sol en Viena; un claro indicio de las dificultades a las que se enfrentarán los europeos el próximo invierno.

Las reacciones estadounidenses a la decisión de los países de la OPEP+ fueron rápidas y distintas. La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, comentó la decisión diciendo que estaba claro que la alianza OPEP+ se "alineaba con Rusia" y tomaba una "decisión miope" al reducir la producción de petróleo en pleno conflicto en Ucrania.

El asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Jake Sullivan, señaló que el presidente estadounidense, Joe Biden, se sentía "decepcionado" por la decisión de la alianza OPEP+ de reducir su producción de petróleo.

LEER: Israel y Líbano se acercan a un acuerdo sobre la frontera marítima

Las reacciones confirman el fracaso del presidente Biden en la gestión de las sanciones contra Rusia y el desmantelamiento de la alianza OPEP+, cuyas decisiones arruinaron las ambiciones de la administración estadounidense, el Tesoro y la Reserva Federal de luchar contra la inflación y reducir los tipos de interés.

La alianza OPEP+ ha demostrado una vez más su fuerza y la unidad de sus países, entre los que se encuentran Irán, Arabia Saudí, los EAU y Rusia. A pesar de la disparidad, la competencia y el conflicto entre sus países, el acuerdo OPEP+ superó los límites de rendimiento técnico confirmados por el Ministro de Energía de los EAU, Suhail Al Mazrouei, cuando su país anunció que se sumaba a los esfuerzos de reducción de la producción. Su alcance geopolítico se extendió desde el Golfo y Yemen hasta el Mar Rojo y el Mediterráneo.

El acuerdo, que incluía a oponentes regionales como Irán, Arabia Saudí y los EAU, y a patrocinadores internacionales como Rusia, acentuaba las dimensiones geopolíticas, ya que coincidía con una reunión mantenida por el enviado especial del presidente ruso para Oriente Medio y África, el viceministro de Asuntos Exteriores Mijail Bogdanov, el miércoles por la noche con el embajador emiratí en Moscú, Mohammed Ahmed Al-Jaber, para discutir la situación en Yemen y la región del Golfo tras la expiración del plazo del acuerdo de tregua en Yemen el 2 de octubre.

Esta reunión se produjo a petición del embajador emiratí y coincidió con las amenazas de un miembro del Buró Político del movimiento hutí, Muhammad Al-Bakhiti. Dijo: "Tenemos la capacidad y el valor de atacar las instalaciones petroleras saudíes y emiratíes si no se cumplen nuestras exigencias".

El encuentro con el embajador emiratí coincidió con una rueda de prensa del enviado especial de Estados Unidos en Yemen, Tim Lenderking, en la que abordó la posición de su país sobre la renovación de la tregua en Yemen entre los países de la coalición árabe, liderada por Arabia Saudí y EAU, y el grupo hutí. El funcionario estadounidense responsabilizó a los hutíes de obstaculizar la consecución de un acuerdo sin aportar soluciones prácticas para reanudar la tregua o hacer frente a las amenazas hutíes.

LEER: ¿Ha llegado por fin el día de la "Comunidad Política Europea"?

Estas acciones y movimientos confirman la conexión entre los expedientes regionales y su conexión con las mediaciones internacionales lideradas tanto por Estados Unidos como por Rusia en Yemen. Arabia Saudí y los EAU consideran el acuerdo de la OPEP+ como una baza y un marco global que permite activar las mediaciones y las treguas en Yemen, con el ambiente positivo y consensuado que proporciona, y que la administración Biden fue incapaz de proporcionar. A pesar de que se habla con frecuencia de la cooperación en materia de seguridad en el Mar Rojo y el Golfo y de las maniobras navales y aéreas, se ha convertido rápidamente en un marco político y económico que sirve más a Israel y a sus intereses que a los de Riad y Abu Dhabi.

La OPEP+ ha pasado de ser un marco técnico a un marco económico y geopolítico emergente; alimentado por la guerra de Ucrania y las exigencias rusas. Las tensas reacciones estadounidenses profundizaron la desconfianza de los Estados árabes del Golfo hacia el socio estadounidense, que fracasó repetidamente en el tratamiento del expediente yemení e iraní. Tampoco se ocupó de las exigencias económicas de los Estados del Golfo ni de su especificidad política y cultural, que los puso en conflicto con las potencias de la región y amenazó su legitimidad política y religiosa.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Arabi21 el 6 de octubre de 2022

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEEUUEuropa y RusiaIránOriente MedioPalestinaRegiónRusia

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines