Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Por qué a Israel se le permite anexionar tierras ocupadas, pero a Rusia no?

El presidente ruso Vladimir Putin habla con el primer ministro israelí Naftali Bennett durante su reunión, en Sochi, Rusia, el 22 de octubre de 2021 [YEVGENY BIYATOV/Sputnik/AFP/Getty Images].

El presidente ruso Vladimir Putin anunció formalmente el pasado viernes que su país va a anexionar cuatro regiones de Ucrania. Se refirió a ellas como "nuevas regiones" de Rusia.

"Quiero decir esto al régimen de Kiev y a sus amos en Occidente: las personas que viven en las [regiones] de Luhansk, Donetsk, Kherson y Zaporizhzhia se convierten en nuestros ciudadanos para siempre", dijo Putin. También pidió a Ucrania que se sentara a dialogar con él para poner fin a la guerra en curso.

En respuesta al anuncio de Putin, el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, condenó la anexión como una "violación" del derecho internacional; una "peligrosa escalada" en la guerra de siete meses entre Rusia y Ucrania. "La Carta es clara", explicó Guterres. "Cualquier anexión del territorio de un Estado por parte de otro Estado que resulte de la amenaza o el uso de la fuerza es una violación de los Principios de la Carta de la ONU".

En Washington, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, condenó la medida de Rusia como "fraudulenta" y una contravención del derecho internacional. "Rusia está violando el derecho internacional, pisoteando la Carta de las Naciones Unidas y mostrando su desprecio por las naciones pacíficas de todo el mundo". Estados Unidos, añadió, siempre respetará las fronteras de Ucrania reconocidas internacionalmente. "Seguiremos apoyando los esfuerzos de Ucrania para recuperar el control de su territorio reforzando su mano militar y diplomáticamente, incluso a través de los 1.100 millones de dólares de ayuda adicional a la seguridad que Estados Unidos ha anunciado esta semana."

Como consecuencia de esta medida, los funcionarios rusos y sus familias fueron objeto de sanciones por parte de Estados Unidos.

La UE siguió su ejemplo: "Rechazamos firmemente y condenamos inequívocamente la anexión ilegal por parte de Rusia de las regiones ucranianas de Donetsk, Luhansk, Zaporizhzhia y Kherson". Al llevar a cabo esta medida, los Estados miembros de la UE afirmaron que Rusia está poniendo en peligro la seguridad mundial. Acusaron a Moscú de "socavar deliberadamente el orden internacional basado en normas y violar descaradamente los derechos fundamentales de Ucrania a la independencia, la soberanía y la integridad territorial, principios básicos consagrados en la Carta de las Naciones Unidas y en el derecho internacional".

LEER: El asesinato selectivo de palestinos es el próximo crimen israelí a normalizar

La jefa de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, añadió que "todos los territorios ocupados ilegalmente por los invasores rusos son tierra ucraniana y siempre formarán parte de esta nación soberana [Ucrania]".

Me alegra ver a la comunidad internacional unida contra un Estado opresor o una acción que perjudica los intereses de otros, y socava su soberanía, seguridad, protección, independencia y otros derechos fundamentales. Sin embargo, es triste e hipócrita que la comunidad internacional condene esas violaciones por parte de un Estado pero celebre y proteja las que lleva a cabo otro. ¿Por qué se permite a Israel anexionar tierras ocupadas, pero a Rusia no?

En 1967, Israel ocupó el Jerusalén Este palestino, Cisjordania y la Franja de Gaza; los Altos del Golán sirios; y la Península del Sinaí egipcia. "En junio de 1967, inmediatamente después de ocupar Cisjordania y la Franja de Gaza, Israel anexionó unos 70.000 dunams de tierra de Cisjordania a los límites municipales de Jerusalén y aplicó allí la ley israelí, violando el derecho internacional", ha señalado el grupo de derechos israelí B'Tselem.

Lo único que hizo la comunidad internacional en respuesta a esta ocupación y anexión fue conseguir que la ONU emitiera varias resoluciones calificando las medidas de "inválidas" y pidiendo a Israel que las anulara. "Todas las medidas y acciones legislativas y administrativas adoptadas por Israel", concluyó entonces el Consejo de Seguridad de la ONU, "incluida la expropiación de tierras y propiedades en ellas, que tienden a cambiar el estatus legal de Jerusalén, son inválidas". No pueden "cambiar" el estatus de la ciudad.

Nunca se han tomado medidas prácticas contra Israel para poner fin a su ocupación y anexión de los territorios palestinos. Una respuesta tan débil por parte de la comunidad internacional animó al parlamento israelí a anexionarse la Jerusalén Oriental ocupada el 29 de julio de 1980 y los Altos del Golán ocupados en 1981.

El Consejo de Seguridad de la ONU condenó la anexión de los Altos del Golán, pero de nuevo no hizo nada sobre el terreno para presionar a Israel para que anulara la medida. La anexión de Israel provocó respuestas internacionales, pero sólo fueron temporales. La posición real, creo, se acordó a puerta cerrada, y respaldó la anexión. Estados Unidos, bajo el mando de Donald Trump, por supuesto, dio un infame reconocimiento público a la anexión por parte de Israel de tierras sirias y palestinas en 2018, y trasladó debidamente la embajada de Estados Unidos de Tel Aviv a la "capital eterna y unida de Israel", Jerusalén.

Incluso cuando el entonces primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, anunció su intención de anexionar la Cisjordania ocupada y el valle del Jordán, donde ya se aplican las leyes israelíes a los colonos judíos ilegales, la comunidad internacional se limitó a advertir que ese paso desencadenaría una ola de violencia, nada más. Nada de amenazas de sanciones y cosas por el estilo. Nada.

LEER: Lapid no habla en serio de un Estado palestino

La UE, que es el mayor socio comercial de Israel, afirmó que probablemente habría utilizado medios diplomáticos para "disuadir" a Israel de llevar a cabo su anexión, pero nunca hemos visto nada más concreto y práctico para "disuadir" las violaciones diarias del derecho internacional por parte del Estado ocupante, aunque el volumen y la naturaleza de los vínculos entre la UE e Israel dan a Bruselas la capacidad de hacer algo más que soltar meras palabras.

¿Ha impuesto algún país sanciones a Israel o cortado sus relaciones diplomáticas hasta que ponga fin a su ocupación y anexión de tierras palestinas? Por el contrario, Occidente sigue dando al Estado del apartheid un apoyo diplomático, político, económico y militar incondicional. El movimiento pacífico de Boicot, Desinversión y Sanciones contra Israel ha sido incluso criminalizado en algunos estados.

Mientras que Rusia aparentemente dio a los residentes de habla rusa de las zonas que se ha anexionado la posibilidad de elegir sobre el traslado -y en los referendos se decantaron por Rusia, al parecer-, Israel ha ido en la dirección contraria, haciendo todo lo posible para limpiar la tierra ocupada de la población palestina autóctona mediante la demolición de sus hogares, la retirada de los permisos de residencia y, cuando todo lo demás falla, simplemente matándolos. Solo entre todos los Estados miembros de la ONU, Israel nunca ha declarado dónde están sus fronteras, y se le permite expandirse mediante anexiones con impunidad.

Desde su anexión ilegal de Jerusalén, Israel "ha tratado a los residentes palestinos de la ciudad como inmigrantes no deseados y ha trabajado sistemáticamente para expulsarlos de la zona". Sin embargo, no se imponen sanciones a Israel ni se vierten millones de dólares y armas para ayudar a las víctimas palestinas a liberarse del colonialismo israelí. ¿No es paradójico que la comunidad internacional apoye, financie y arme al Estado que viola a diario el derecho internacional, mientras corta el apoyo real a las víctimas de la anexión y el colonialismo? ¿Y que cuando las víctimas ofrecen una resistencia legítima a la ocupación y colonización de su tierra sean calificadas de terroristas por los mismos que ahora declaran pomposamente que Rusia ha violado el derecho internacional? La mayor ironía es que Israel también condena la anexión rusa de territorio ucraniano. No se pueden inventar estas cosas.

Estoy convencido de que Putin tenía razón al decir que Occidente no tiene la moral alta en estos asuntos, y desde luego ningún derecho moral a hablar de democracia. Y que los Estados occidentales simplemente actúan como los imperialistas que "siempre han sido".

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaIsraelOriente MedioPalestinaRegiónRusiaSmall SlidesUcrania

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines