Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Es auténtica la oposición de Israel a un nuevo acuerdo nuclear con Irán?

El primer ministro Yair Lapid y el ministro de Defensa Benny Gantz [Twitter].

El ex primer ministro israelí Benjamín Netanyahu se autoinvitó a una reunión de seguridad con el primer ministro provisional israelí Yair Lapid el mes pasado para discutir el programa nuclear de Irán. Después, dijo que Lapid y el ministro de Defensa, Benny Gantz, no estuvieron a la altura de sus responsabilidades para evitar un nuevo acuerdo nuclear con Irán. Según Netanyahu, los funcionarios israelíes deberían haber hecho lo mismo que él antes de la firma del Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA, por sus siglas en inglés) en 2015 y haberse reunido con influyentes congresistas estadounidenses, altos funcionarios estadounidenses y destacadas figuras de los medios de comunicación.

"Netanyahu nos enseñó exactamente lo que no hay que hacer", respondió un funcionario del gobierno israelí. "En 2015, fue al Congreso, habló con altos funcionarios del gobierno y con los medios de comunicación, y nos metieron el acuerdo nuclear en la cara". Esta vez, añadió, "trabajamos en silencio. Hicimos tremendos esfuerzos y llegamos al resultado contrario".

Funcionarios israelíes han dicho en varias ocasiones que un acuerdo entre Teherán y las potencias mundiales sobre el programa nuclear iraní está fuera de la mesa en un futuro previsible. Sin embargo, recientemente han surgido múltiples informes que sugieren que un acuerdo es posible. La semana pasada, el Departamento de Estado estadounidense rechazó las afirmaciones de funcionarios israelíes de que Washington había renunciado a las conversaciones con Teherán.

"Hemos buscado y seguimos buscando un retorno mutuo a la plena aplicación del JCPOA", señaló una declaración atribuida a un portavoz del Departamento de Estado estadounidense. Esto fue, según el Times of Israel, una respuesta a un funcionario israelí que dijo que "los estadounidenses y la mayoría de los europeos dicen que no va a haber un [nuevo] JCPOA."

LEER: Hamas, como lo recordamos y la realidad de hoy

Netanyahu, el ex primer ministro Naftali Bennett, Lapid, funcionarios del Mossad y muchos otros en todo el espectro político y de seguridad israelí no comparten la misma opinión sobre el programa nuclear de Irán y los esfuerzos de las potencias mundiales para llegar a un acuerdo con Teherán. Sin embargo, los que están en contra del acuerdo no se oponen a él de la misma manera ni por la misma razón.

"Ni el primer ministro Yair Lapid ni su predecesor, Naftali Bennett, se oponen tan estridentemente a un acuerdo nuclear como Benjamin Netanyahu", escribió Ronen Bergman del New York Times hace dos meses. De hecho, añadía, "miembros de alto rango de los establecimientos de defensa e inteligencia israelíes dicen que un nuevo acuerdo en la línea del [JCPOA]" sería lo "mejor para Israel".

¿Por qué hay claras diferencias entre las figuras políticas, militares, de seguridad y de inteligencia israelíes con respecto al programa nuclear de Irán? Creo que las campañas electorales tienen mucho que ver con ello, ya que se hacen llamamientos al electorado para asegurar los votos. Todos quieren ser vistos como "el hombre fuerte de Israel" (o la mujer) frente a las amenazas existenciales percibidas. Esto es importante, ya que los políticos compiten por sus posiciones en la jerarquía israelí y pueden tomar decisiones importantes para destruir el programa nuclear de Irán.

El Tratado de No Proliferación Nuclear e Israel - Caricatura [Sarwar Ahmed/Monitor de Oriente]

Es interesante observar que en el período previo a las elecciones generales de enero de 2013 en Israel, el difunto rabino Ovadia Yosef aconsejó a los políticos que no mencionaran a Irán como enemigo. Reconoció que aquellos, incluido Netanyahu, que estaban empujando a Israel al borde de la guerra con Irán en ese momento, lo hacían por razones electorales. Para ilustrar su punto, les dijo que no podían lograr disuadir a los palestinos en la Franja de Gaza, así que ¿cómo esperaban disuadir a Irán?

Otro factor a tener en cuenta son los intentos de los funcionarios israelíes de acabar con el aislamiento del Estado ocupante. Israel lleva más de 70 años en Oriente Medio y, sin embargo, sigue sintiéndose como una presencia extraña. Es cierto que la mayoría de los regímenes árabes son amigos de Israel, pero todo el mundo -incluidos los israelíes- sabe que esta "amistad" no refleja los sentimientos de las masas, que siguen viendo a Israel como el enemigo.

Por lo tanto, parece que Israel está creando un falso enemigo y exagerando la amenaza para reunir a sus amigos a su alrededor. El Estado ocupante intenta movilizar a los Estados árabes afirmando que una bomba nuclear iraní es una amenaza real tanto para ellos como para Israel. Los llamados Acuerdos de Abraham deben considerarse en este contexto. Esta táctica también genera simpatía y apoyo en Estados Unidos y Occidente en general.

Israel ha destruido en el pasado supuestas instalaciones nucleares en dos países diferentes de la región, y ni Irak en 1981 ni Siria en 2007 respondieron con una sola bala. ¿Por qué Israel tiene tanto miedo de Irán y de cómo podría responder?

Lo que nadie menciona es que Israel tiene al menos 90 cabezas nucleares, con capacidad para construir hasta 200, y sin embargo teme que Irán pueda conseguir una bomba nuclear. Esta es una paradoja que deja claro que las preocupaciones de Israel sobre el programa nuclear de Irán son falsas.

LEER: Gran Bretaña está atormentada por su violento pasado colonial

El ex asesor de Seguridad Nacional de Israel, Yaakov Amidror, que ahora es investigador principal del Instituto de Estrategia y Seguridad de Jerusalén, fue el primero en poner de relieve la cuestión del programa nuclear de Irán a principios de la década de 1990. Sigue creyendo que la solución para ello es bombardear las instalaciones nucleares iraníes. "No veo otra forma que bombardearlas", dijo a la BBC el año pasado, pero el gobierno israelí no ha tomado esa medida.

Además, un antiguo jefe de investigación de la agencia de espionaje israelí Mossad, Sima Shine, dijo a la BBC: "Espero que la vía diplomática tenga éxito". El Mossad aboga por la opción militar para acabar con el programa nuclear iraní y, sin embargo, un ex alto cargo aboga por el éxito de la diplomacia.

Esto nos da una idea de la naturaleza infundada de la hostilidad de Israel hacia Irán. Si añadimos esto a mi creencia de que el régimen iraní trabaja para los intereses de Estados Unidos, es obvio que no puede ser un enemigo de Israel, ya que ambos apoderados trabajan para los mismos jefes en Washington.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIránIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines