Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Gran Bretaña está atormentada por su violento pasado colonial

Después del partido de cricket de la Copa Asia entre India y Pakistán en las calles de Leicester, Reino Unido [@BharatFirst_/Twitter].

Los medios de comunicación británicos quieren hacernos creer que las horribles escenas de violencia en las calles de los suburbios de Leicester fueron provocadas por un partido de cricket entre India y Pakistán en Dubai el mes pasado. Esa narrativa impulsada por periodistas perezosos es mucho más fácil que enfrentarse a los verdaderos problemas que están en juego en esta ciudad de East Midlands, porque eso requiere escarbar un poco en la sangrienta historia de la brutalidad colonial y el imperialismo que muchos preferirían que olvidáramos.

La realidad es que los jóvenes musulmanes e hindúes con máscaras y pasamontañas son un subproducto del colonialismo de los colonos tanto en Cachemira como en Palestina, que ha engendrado seguidores de dos ideologías gobernantes extremistas: El sionismo y el Hindutva. El pasado colonial de Gran Bretaña ha vuelto a atormentarla y, a menos que el gobierno de Westminster se haga cargo de las injusticias históricas creadas durante los días del Imperio Británico, el escenario está preparado para más disturbios en el centro de Inglaterra.

Tanto Palestina como Cachemira representan luchas coloniales clave creadas y luego abandonadas por Gran Bretaña hace más de 70 años. Si el Reino Unido en retirada pensó que los pueblos que dejó atrás resolverían sus propias diferencias después de que la bandera de la Unión fuera arriada por última vez, se equivocó. Gran Bretaña dejó atrás un terreno fértil en el que han florecido las ideologías violentas del sionismo y el Hindutva.

LEER: El estatus de la Gran Bretaña moderna y su monarquía

El sionismo se lanzó en el siglo XIX para animar a la diáspora judía a responder a la discriminación histórica y a los pogromos antisemitas creando un "Estado judío" en Palestina. Gran Bretaña respaldó este movimiento con la Declaración Balfour de 1917, cuyos términos se incorporaron al mandato de la Sociedad de Naciones concedido al Reino Unido para preparar la independencia de Palestina. Aunque Gran Bretaña proporcionó una solución potencial a la búsqueda de los judíos sionistas, su intromisión creó un gran problema para los palestinos autóctonos en la Palestina del mandato.

Entre 1919 y 1936, los británicos gobernantes arrebataron la tierra a miles de palestinos y la distribuyeron entre los colonos sionistas europeos. Los británicos hicieron un uso extremo de la fuerza contra la población local; mientras sus casas eran demolidas, unos 5.000 palestinos fueron encarcelados y otros 148 fueron ejecutados por las autoridades del mandato.

Día de la Nakba de 1948 - Caricatura [Carlos Latuff/Monitor de Oriente]

Habiendo encendido el papel de toque a una lucha interminable, Gran Bretaña renunció entonces a su mandato a principios de mayo de 1948, momento en el que las nacientes Naciones Unidas habían propuesto el plan de partición de Palestina de 1947. Jerusalén fue designada como un "cuerpo separado" de tierra con un estatus especial como territorio internacional. Cuando los británicos se retiraron, los sionistas declararon la "independencia" del Estado de Israel y se apoderaron de Jerusalén Occidental. La consiguiente limpieza étnica de los palestinos es conocida por los supervivientes y sus descendientes como la "Nakba" (Catástrofe).

Mientras tanto, en la India, Gran Bretaña supervisó la partición del país en una India de mayoría hindú y un Pakistán oriental y occidental de mayoría musulmana en 1947. A los habitantes del principado de Cachemira se les prometió un referéndum para decidir si formarían parte de India o de Pakistán. Ese referéndum nunca se celebró, y la llaga de la ocupación india continúa hasta hoy.

India y Pakistán han librado tres guerras por Cachemira, cuya población es mayoritariamente musulmana. Pakistán considera Cachemira como una extensión natural de sí mismo. La guerra localizada continuó a lo largo de 1948 hasta que la ONU intervino y se decretó un alto el fuego en enero de 1949. En julio de ese año, la línea de alto el fuego se introdujo como Línea de Control que dividió Cachemira entre India y Pakistán.

Pakistán se quedó con un territorio que, aunque mayoritariamente musulmán, estaba escasamente poblado y era remoto, además de estar muy subdesarrollado económicamente. El grupo musulmán más numeroso -que se calcula que incluye a más de la mitad de la población- se encuentra dentro del territorio administrado por India, con sus rutas de salida a través del valle del Jhelum bloqueadas e inaccesibles. India sigue imponiendo una brutal ocupación en su parte de Cachemira mediante una amplia presencia militar y leyes draconianas.

Sus injustas y brutales ocupaciones han hecho que Tel Aviv y Nueva Delhi se apoyen mutuamente y ha surgido un vínculo de derechas entre los dos gobiernos colonizadores. Cada uno de ellos impone una brutal ocupación militar a los palestinos y a los cachemires, respectivamente, dando lugar a numerosas violaciones de los derechos humanos. La ONU ha sido ineficaz y ha observado cómo ambas potencias siguen acaparando y ocupando tierras, expulsando a los pueblos indígenas y borrando sus respectivas culturas. Algunos han llamado a esto un lento genocidio.

Como resultado, ambos Estados, con ideologías ultranacionalistas, han desarrollado una relación cada vez más estrecha entre sí, especialmente desde que el primer ministro Narendra Modi llegó al poder en la India. El comercio de armas florece entre ellos y comparten datos de inteligencia para "combatir el terrorismo". Además, los agentes de policía indios no sólo reciben formación en la academia nacional de policía de Israel, sino que también utilizan la misma tecnología de vigilancia para el control de multitudes civiles y el espionaje con drones fabricados en Gran Bretaña por el fabricante de armas israelí Elbit.

Cachemira es ahora la zona más militarizada del mundo, con cerca de medio millón de soldados indios estacionados allí. La Franja de Gaza, en la Palestina ocupada, ha sido calificada como la prisión al aire libre más densamente poblada del mundo; es vigilada, bombardeada y bombardeada por Israel siempre que al Estado ocupante le place hacerlo.

Israel construye asentamientos ilegales en tierras palestinas robadas y anima a los colonos judíos a vivir en "Judea y Samaria". La India de Modi, por su parte, revocó el estatus especial de Cachemira en agosto de 2019 e introdujo nuevas normas que permiten a los ciudadanos indios comprar tierras y vivir en el territorio. Estos movimientos tienen la clara intención de imponer un cambio demográfico, al igual que en los territorios palestinos ocupados. Hasta la fecha, se ha concedido a 400.000 indios el estatus de domicilio para vivir en Cachemira.

Las similitudes están a la vista. La ocupación de Palestina supone la imposición de una mayoría judía sobre los palestinos musulmanes y cristianos. En la Cachemira ocupada por la India, los más afectados por el cambio demográfico son los musulmanes.

La islamofobia ha sido un factor de unión entre los hindúes de extrema derecha y los sionistas de extrema derecha. El hashtag #IndiaStandsWithIsrael ha sido tendencia en Twitter en los últimos años cada vez que Israel ha lanzado una ofensiva militar contra los palestinos en Gaza. Estas ofensivas suelen suscitar la condena internacional, pero no la del indio Modi y sus seguidores del BJP y del Hindutva.

Las redes sociales revelan cómo estos Estados coloniales operan en un marco de odio antimusulmán. La legítima resistencia palestina se describe como "terrorismo", mientras que las fuerzas de seguridad indias y el gobierno del BJP utilizan el mismo lenguaje para demonizar a los cachemires como "yihadistas pakistaníes" o "terroristas islámicos". Tanto India como Israel justifican sus medidas represivas y sus asesinatos invocando el "antiterrorismo" y deshumanizando a sus víctimas.

Los movimientos internacionales de solidaridad con Palestina y Cachemira se encuentran en los campus universitarios y en los colegios, y sus reivindicaciones se centran en la justicia y la autodeterminación. Sin embargo, también hay un número creciente de personas que apoyan a Nueva Delhi y Tel Aviv, especialmente en las filas de los supremacistas blancos de extrema derecha y los nacionalistas indios. El colonialismo de los colonos está regresando con determinación.

LEER: Cada vez más israelíes aceptan la legitimidad de la resistencia palestina

La escritura ha estado en la pared para los musulmanes de la India desde que el Partido Bharatiya Janata (BJP) de Modi fue devuelto al poder con una amplia victoria en las elecciones generales. Aprovechando su renovado mandato para llevar a cabo su programa de desarrollo económico de derechas, combinado con el nacionalismo hindú y una línea dura en materia de seguridad nacional, parece estar dirigiéndose deliberadamente a los ciudadanos musulmanes de la India.

Su populismo de derechas utiliza como arma el nacionalismo hindú (Hindutva), y la organización paramilitar de voluntarios Rashtriya Swayamsevak Sangh (RSS) está presente en toda la sociedad india. Juntos, el Hindutva y el RSS fomentan el fanatismo antimusulmán en un país que antaño se celebraba por su laicidad y su diversidad de religiones, etnias, lenguas y castas. Ese fanatismo se manifiesta ahora en las calles de Gran Bretaña, en Leicester, donde musulmanes e hindúes han convivido pacíficamente durante años.

El sábado, varios hindúes enmascarados, escoltados y protegidos por agentes de policía, marcharon temerariamente por Green Lane Road, en la ciudad de East Midlands, durante las horas de mayor actividad comercial. Sus cánticos eran amenazantes e intimidatorios, pero ¿por qué la policía permitió que esta marcha siguiera adelante? Cualquier persona que mostrara la más mínima disidencia durante los diversos desfiles funerarios de la reina Isabel II era detenida. Y, sin embargo, en las dos últimas semanas se han producido en Leicester varios enfrentamientos entre hindúes y musulmanes. La acción policial parece haber sido limitada en comparación con la respuesta a los activistas antimonárquicos. De los detenidos, se sabe que algunos han ido a Leicester desde otras ciudades en un aparente esfuerzo por sembrar la discordia entre hindúes y musulmanes. La policía y los medios de comunicación han restado importancia a la implicación de los activistas pro-Modi Hindutva.

Podría decirse que la condena más enérgica de la violencia hindutva en Leicester ha venido de la Federación Sikh del Reino Unido: "Las autoridades deben reconocer y tratar adecuadamente esta situación, ya que los nacionalistas hindúes del BJP son extremistas y radicales que atacan a las minorías [y] perturban la armonía comunal". La federación critica el "encubrimiento y la ocultación policial" de la situación.

Isabel II: la última reina de la Gran Bretaña colonial

Sin embargo, en lugar de intentar ayudar a calmar la situación, el gobierno indio condenó la violencia contra la "comunidad india" en Leicester durante la marcha hindutva del sábado. "Condenamos enérgicamente la violencia perpetrada contra la comunidad india en Leicester y la vandalización de locales y símbolos de [la] religión hindú", dijo el Ministerio de Asuntos Exteriores de la India. "Hemos tratado enérgicamente este asunto con las autoridades del Reino Unido y hemos pedido que se tomen medidas inmediatas contra los implicados en estos ataques". Quizás el ministerio debería ver este vídeo para ver quiénes fueron los agresores en Leicester.

Hay que remontarse a 1947 para entender las raíces de la última violencia resultante del pasado colonial británico. Los británicos hicieron un desastre mortal cuando se retiraron de la India, y lo volvieron a hacer cuando se retiraron de Palestina. Es hora de que el gobierno de Westminster aborde ambos ejemplos de injusticia flagrante para que los pueblos de Palestina y Cachemira puedan vivir en paz y seguridad, y sus partidarios en Gran Bretaña y otros lugares ya no sientan la necesidad de manifestarse en nuestras calles. El sionismo y el hindutva son dos caras de la misma moneda racista; ninguno de los dos debería ser bienvenido en Gran Bretaña.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaIsraelOriente MedioPalestinaReino UnidoSmall Slides

La periodista y autora británica Yvonne Ridley ofrece análisis políticos sobre asuntos relacionados con el Oriente Medio, Asia y la Guerra Mundial contra el Terrorismo. Su trabajo ha aparecido en numerosas publicaciones de todo el mundo, de Oriente a Occidente, desde títulos tan diversos como The Washington Post hasta el Tehran Times y el Tripoli Post, obteniendo reconocimientos y premios en los Estados Unidos y el Reino Unido. Diez años trabajando para grandes títulos en Fleet Street amplió su ámbito de actuación a los medios electrónicos y de radiodifusión produciendo una serie de películas documentales sobre temas palestinos e internacionales desde Guantánamo a Libia y la Primavera Árabe.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines