Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Es hora de enterrar definitivamente las cumbres árabes

El presidente egipcio Abdel Fattah al-Sisi (C), el primer ministro iraquí Mustafa Al-Kadhimi (R), el rey jordano Abdullah II, el presidente de los Emiratos Árabes Unidos Mohammed bin Zayed Al Nahyan (L) y el rey de Bahrein Hamad bin Isa Al Khalifa (R-2) se reúnen antes de la cumbre árabe a cinco bandas en El-Alamain, Egipto, el 22 de agosto de 2022. [Corte Real Hachemita - Agencia Anadolu]

Creo que ya no tiene sentido acoger o incluso celebrar las cumbres de la Liga Árabe. Después de ser un "honor" para el país anfitrión y una fuente de marketing diplomático, político e incluso turístico, las cumbres árabes se han convertido en los últimos años en una pesada y embarazosa carga para el país anfitrión, así como para los presidentes y líderes invitados.

La razón radica en las tensiones existentes en la región árabe y en las crisis profundamente entrelazadas. También hay que tener en cuenta la nefasta presencia de las partes regionales e internacionales, que desempeñan un papel más importante que el de los gobiernos árabes, incluido el sabotaje, aunque la mayor parte de éste se realiza con la complicidad árabe.

Cada vez estoy más convencido de que a Argelia le conviene renunciar a acoger la próxima cumbre prevista para el 1 de noviembre. Si esto ocurriera, no sería una concesión, una negligencia o una derrota diplomática; sería una medida inteligente.

Hoy en día, no hay un solo país árabe que mantenga relaciones normales y sólidas con todos los demás países árabes sin excepción. Es difícil encontrar un país árabe que no forme parte de un bloque o alianza, abierta o secreta, contra otro Estado o bloque árabe. Los problemas entre los países árabes y las conspiraciones entre ellos son más peligrosos que las conspiraciones de fuera del mundo árabe.

LEER: La Reina Isabel II y Turquía

Incluso los países que han enseñado a los pueblos de la región a llamarse hermano mayor o hermana, como Egipto, han caído en la trampa de los bloques y las consideraciones de miras estrechas, perdiendo el crédito acumulado durante muchas décadas. La excepción es Arabia Saudí, que también está construyendo sus relaciones con los países árabes desde una posición de fuerza y un sentido de superioridad, pero los demás países árabes sufren en sus relaciones entre sí; hay demasiados escollos y eslabones perdidos.

Cada zona del mundo árabe es una bomba de relojería o una trampa. Palestina es una bomba de relojería; Libia es una trampa; Siria es otra trampa; Yemen es un problema; e Irak es medio problema, abierto a todas las posibilidades. A esto hay que añadir todos los demás problemas, como el Sáhara Occidental, las fronteras, las conspiraciones y tensiones, y las relaciones con las partes regionales que están alterando el tejido árabe: Israel, Turquía e Irán.

Las relaciones entre los países árabes se basan hoy en día en una norma que es similar, por fuera, al programa "petróleo por alimentos" que Irak se vio obligado a seguir en la década de 1990. Pero por dentro tiene un pragmatismo brutal e injusto basado en el chantaje y la intimidación. Los ricos negocian con los pobres su sustento para arrastrarlos a su campo. Los satisfechos (aunque son muy pocos) chantajean a los que están en crisis, sintiéndose fuertes con el respaldo de Estados Unidos e Israel.

En otros lugares, el vecino más grande se ensaña con la seguridad de sus vecinos más pequeños. Y si no fuera por su fracaso económico y la consiguiente angustia y sufrimiento internos, sería imposible que Egipto cediera la soberanía de su toma de decisiones diplomáticas y siguiera los caprichos de algunos Estados del Golfo con tanta facilidad.

LEER: Las razones y los objetivos de las relaciones entre Hamás y Rusia

Imagino que los responsables del protocolo y la organización de cada cumbre árabe sufren al pensar en quién merece una bienvenida de lujo y cómo se hará; quién se sienta al lado de quién; dará tal o cual la mano a su homólogo; y otras cuestiones incómodas. Un error puede provocar una crisis diplomática.

Entonces, ¿cómo se puede celebrar una cumbre árabe en circunstancias tan tóxicas? ¿Cómo se espera que los anfitriones consigan milagros? Es más, ¿por qué hay algún país que quiera acoger la cumbre sabiendo de antemano el campo de minas en el que se adentra?

La semana pasada se vieron varios movimientos diplomáticos en más de una capital árabe, sobre todo en El Cairo, en relación con la próxima cumbre de Argelia. El objetivo, según algunos informes, era conseguir que se pospusiera porque las condiciones regionales no lo permiten. Sin embargo, la verdadera razón es que algunos partidos árabes creen que la diplomacia argelina se ha vuelto controvertida y no es de fiar, porque no se ajusta al talante oficial árabe. Este último se ha visto dominado por la insistencia en ser antiiraní para complacer a Israel y ceder a los deseos de algunos países árabes del Golfo y sus agendas regionales.

Argelia merece acoger la cumbre, por supuesto, pero en las condiciones tóxicas del Atlántico al Golfo, es más prudente no hacerlo. El collar árabe se ha roto para siempre, y la llamada unidad árabe nunca se producirá, aunque todos los países árabes la quieran y estén de acuerdo con ella, porque el destino de la región está ahora fuera de las manos de sus pueblos, países y gobernantes.

La Liga Árabe está muerta y debería ser enterrada, como sus cumbres. A nadie le importa, salvo a los que ganan dinero con ella o atraen cierto prestigio y privilegios por estar vinculados a ella. Es casi obligatorio exigir su cierre.

LEER: La lealtad de la AP es hacia Israel, no hacia los palestinos

Además, los dirigentes árabes se niegan a reconocer el hecho de que las sociedades de toda la región están experimentando enormes cambios sociales, culturales, psicológicos y demográficos, entre otros. Estos cambios hacen que el propio concepto, la preparación y la convocatoria de la Cumbre Árabe simbolicen un pasado lejano, fallido y doloroso para muchos pueblos de la región.

Lo que también debemos recordar es que la tradicional cumbre árabe ha sido asesinada por las cumbres regionales que se han multiplicado en número y tamaño: entre Egipto y los Estados del Golfo; Irak y sus vecinos; los países ribereños del Mar Rojo; etc. También hay reuniones de los ministros de Asuntos Exteriores de los países firmantes de los Acuerdos de Abraham -Israel, Marruecos, EAU, Bahrein y Egipto- que probablemente se conviertan en una cumbre de líderes en un futuro próximo.

Desde que la cumbre árabe perdió su utilidad, la atención se ha centrado no en su contenido y resultados, sino en quiénes asistieron y quiénes estuvieron ausentes. El nivel de asistencia es ahora la herramienta para juzgar el fracaso o el éxito. La presencia de presidentes y reyes de países influyentes y ricos es sinónimo de éxito de la cumbre. Lo contrario también es cierto, y esto es una humillación para el país anfitrión.

Hay varias maneras de que Argelia, o cualquier otro país, recupere la iniciativa diplomática y su propia voz, pero ser anfitrión de una reunión de la Liga Árabe no es una de ellas. Es hora de enterrar definitivamente las cumbres árabes.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónLiga ÁrabeOrganizaciones Internacionales

Tawfiq Rabahi es un escritor y periodista argelino.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines