Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Presencia África una nueva guerra fría mientras se prolonga el conflicto de Ucrania?

El presidente ucraniano Volodymyr Zelenskyy en Lviv, Ucrania, el 18 de agosto de 2022 [Metin Aktaş/Anadolu Agency].

Una de las consecuencias imprevistas de la invasión rusa de Ucrania, que ya ha cumplido siete meses, es la aparición de nuevos ejes y de aliados que se agrupan unos detrás de otros de una manera que recuerda a los días de la guerra fría. La mayoría de los países del mundo han condenado lo que Moscú denomina "operación especial" en Ucrania, pero la mayoría tampoco ha llegado a sancionar a Rusia por ello, una de las principales exigencias occidentales de otros países.

El 20 de junio, el presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, se dirigió a la Unión Africana, pero sólo cuatro jefes de Estado africanos, de un total de 54 países, estaban escuchando, mientras que el resto estaban representados por subordinados. El Sr. Zelensky, cuyos enlaces de vídeo se han convertido en un elemento fijo del calendario diplomático mundial, quería reunir a las naciones africanas en torno a Ucrania y contra Rusia. En su discurso, culpó a Rusia de los altos precios de los alimentos causados por quienes "iniciaron la guerra contra nuestro Estado", dijo el Presidente. África depende en gran medida de las importaciones de grano de Ucrania y Rusia.

El intento del Presidente Zelensky no sirvió de mucho para revertir las posiciones africanas de neutralidad en el conflicto de su país. Al fin y al cabo, Ucrania sólo tiene diez embajadas en África, frente a las 40 misiones diplomáticas de Rusia en el continente.

Kiev no es una potencia militar mundial ni un miembro permanente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, como Moscú. Sin embargo, el Presidente trató de seducir a los líderes africanos anunciando planes para futuros proyectos, como una "gran conferencia política y económica ucraniano-africana", al tiempo que recordaba a los líderes africanos la contribución de Ucrania a las misiones de mantenimiento de la paz en el continente. Sin embargo, todo ello no logró impresionar a los líderes africanos, ya que muchos consideraron que dicho proyecto era "poco realista", como dijo un diplomático africano.

LEER: Camino hacia el fascismo: cómo la guerra en Ucrania está cambiando Europa

En marzo, sólo 28 países africanos votaron a favor de la resolución de la Asamblea General de la ONU que pedía a Rusia que abandonara inmediata e incondicionalmente los territorios ucranianos. Sin embargo, ese número se redujo a sólo diez cuando el conflicto se debatió en la Comisión de Derechos Humanos de la ONU con la intención de suspender la pertenencia de Rusia a este organismo.

En general, la respuesta del continente africano a la invasión rusa de Ucrania ha sido más bien matizada, ya que los líderes africanos se encontraron en una posición bastante difícil. Condenar a Rusia podría tener sus propias consecuencias graves, dados los vínculos históricos de Moscú con África y sus relaciones actuales con muchos países africanos.

Casi todo el continente africano fue colonizado por países occidentales, incluidas grandes potencias como el Reino Unido, Francia, Italia y otras como Bélgica, los Países Bajos, Alemania y Portugal. Rusia no tiene ninguna historia colonial en ningún país africano; en cambio, la mayoría de las naciones africanas la consideran su principal aliado en la lucha por la independencia.

Durante la época soviética, la mayoría de los movimientos de liberación africanos se beneficiaron del apoyo político y militar de Moscú mientras luchaban contra las potencias coloniales occidentales. Las generaciones de independentistas y los líderes de países como Angola, Namibia, Uganda, Zimbabue, Zambia y Sudáfrica aún se sienten en deuda con Rusia. Además, el nuevo compromiso de Moscú en África está marcando una gran diferencia, ya que muchos Estados africanos se dirigen ahora a Rusia en busca de apoyo contra el terrorismo, el desarrollo y la seguridad.

Petróleo ruso - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente]

Hubo un tiempo en que los líderes sudafricanos antiapartheid, por ejemplo, eran rechazados por los países occidentales, mientras que Moscú los recibía con los brazos abiertos. Esto explica, en parte, por qué Sudáfrica, una gran potencia continental, optó por ser neutral en el actual conflicto de Ucrania. En los años sesenta y setenta, miles de estudiantes africanos recibieron educación superior gratuita en universidades rusas.

Rusia ha revitalizado sus lazos con el continente, al mismo tiempo que vuelve a acercarse a sus antiguos camaradas. En la actualidad, Malí, Camerún y la República Central Africana son sólo algunos de los países africanos que acogen a tropas rusas, o a militares privados del Grupo Wagner, para realizar misiones de entrenamiento e incluso de combate contra los yihadistas en Malí, por ejemplo, en sustitución de las tropas francesas, antiguo amo colonial de muchos países de África Occidental.

En julio, el ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, realizó una gira por África visitando Egipto, la República del Congo, Uganda y Etiopía. En una declaración publicada por los medios de comunicación de los cuatro países durante la visita, Lavrov elogió a los africanos por lo que denominó "resistencia" a los "intentos indisimulados de Estados Unidos y sus satélites europeos" de imponer un orden mundial unipolar. El ministro Lavrov elogió el "camino independiente" de los países africanos al alejarse de las sanciones occidentales, a pesar de lo que describió como una presión occidental "sin precedentes". La Unión Europea y Estados Unidos han impuesto severas sanciones a su país tras la invasión de Ucrania.

El presidente ruso, Vladimir Putin, incluso antes de ordenar la invasión de Ucrania, habló repetidamente de la política de Estados Unidos de dominar el orden mundial, una visión del mundo que el líder ruso ha mantenido desde que apareció en la escena mundial. Es en este contexto en el que ve la invasión de Ucrania y, como es lógico, muchos líderes africanos también comparten su opinión.

Los medios de comunicación occidentales han estado proyectando a Rusia como una nueva potencia "colonial" que busca instalar un régimen títere en Ucrania y que, sin duda, replicaría ese modelo en África, ya que busca esculpir sus esferas de intereses, particularmente en África. Puede ser cierto, pero Moscú, a los ojos de muchos africanos, persigue sus propios intereses, al igual que lo hicieron las potencias occidentales, y lo siguen haciendo aún hoy, ofreciendo ayuda con pocas condiciones.

LEER: Israel y Estados Unidos son cómplices de la ambigüedad y la impunidad

Sin embargo, muchos africanos aún no han olvidado que las potencias occidentales utilizaron esa política en muchos países africanos. No es ningún secreto que Francia, por ejemplo, solía organizar golpes de estado de la noche a la mañana que instalaban a sus propios títeres en países como Malí, Costa de Marfil y otros. Pero, si Rusia pretende hacer lo mismo, aún está por demostrar.

Lo que Moscú está haciendo en África es simplemente reclamar lo que considera intereses heredados que se remontan a la era soviética.

Sin embargo, por ahora, los africanos creen que la guerra de Ucrania no es su guerra y que es mejor que se mantengan neutrales en un conflicto que, de hecho, está perjudicando a gran parte del mundo, incluida África, al menos en los sectores energético y alimentario.

Sin embargo, el conflicto de Ucrania podría ser una oportunidad para que África se reafirmara en la escena mundial, sobre todo porque la cuestión de la reforma de la ONU se plantea en las reuniones de la Asamblea General de la ONU de este mes. Es probable que Moscú, a diferencia de muchas capitales occidentales, apoye más cualquier posición común africana que se adopte sobre la cuestión, incluida la asignación a África de un puesto permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaRegiónUcrania

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines