Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Camino hacia el fascismo: cómo la guerra en Ucrania está cambiando Europa

Vista general de la reunión semanal del colegio de la Comisión Europea en la sede de la UE en Bruselas, Bélgica, el 2 de marzo de 2022 [Comisión de la UE / Pool - Anadolu News Agency].

Nada más aterrizar en Roma, descubrí que ya no podía acceder a ningún medio de comunicación ruso. Desgraciadamente, las amenazas de la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, de que Europa debía cortar todos los vínculos con "la maquinaria de propaganda rusa" fueron tomadas en serio por el gobierno italiano.

Como periodista, tener acceso a un solo lado de la historia de la guerra entre Rusia y Ucrania era un gran predicamento. ¿Cómo se puede desarrollar una visión redonda de un asunto tan complejo cuando sólo se permite propagar un relato unilateral de la guerra?

Por supuesto, el problema es generalizado y ha afectado a gran parte de la Europa "democrática". El continente que a menudo ha justificado sus intervenciones políticas y militares en los asuntos de otras partes del mundo en nombre de la difusión de la democracia, no cumple con el principio más básico de la democracia: la libertad de expresión.

El descubrimiento me hizo recordar las declaraciones recientes del destacado intelectual estadounidense Noam Chomsky, que me dijo en una entrevista: "Este es un nivel de histeria que nunca había visto ni siquiera durante la Segunda Guerra Mundial".

OPINIÓN: Israel ataca a los comisarios de derechos humanos de la ONU para desviar la atención de sus crímenes

La posición de Italia, sin embargo, es particularmente singular. El fascismo surgió aquí por primera vez en 1921. Una siniestra alianza entre las fuerzas fascistas y nazis en 1936 obligó a Italia a una lucha existencial, que condujo a una costosa guerra civil. En cierto modo, Italia aún no ha resuelto del todo su dilema ideológico, a pesar de la derrota oficial de los fascistas en 1945 y la posterior ejecución de Benito Mussolini.

Hay muchos indicios que sugieren que el fascismo de la vieja escuela en Italia nunca se erradicó del todo: la aparición del partido La Lega en el norte de Italia en la década de 1980 y su rápido ascenso a los centros de poder en Roma, junto con la vuelta al corporativismo, precursor ideológico del fascismo, bajo el gobierno de Silvio Berlusconi en 1994, y mucho más.

Mientras hacía senderismo en una montaña de la región del Lacio, me topé con un pueblo en el que se vendían a los turistas grandes carteles del joven Mussolini. Con sorpresa, al menos al principio, me di cuenta de que en algunas partes de Italia, el legado del fascismo sigue siendo un tema emocionalmente cargado. De hecho, para algunos, fue la época dorada de la Italia moderna.

Por lo tanto, es muy alarmante ser testigo de la horrible censura que se está llevando a cabo en Italia y en otros países europeos. Aunque los principales políticos italianos se niegan a reconocer que el gobierno de Roma está adoptando muchos de los rasgos fascistas que definieron al país hace un siglo, la evidencia sugiere lo contrario.

Como cualquier otra ideología, el fascismo se redefine y reinterpreta constantemente. Pero los elementos centrales de las tendencias fascistas -la creciente influencia de las empresas y los oligarcas, la censura de los medios de comunicación, la represión de la disidencia y el énfasis excesivo en el militarismo y los símbolos nacionalistas- permanecen inalterados.

La vuelta de Italia al "corporativismo" no es del todo única, teniendo en cuenta los cambios estructurales políticos que se están produciendo en otras sociedades occidentales "liberales". Sin embargo, la singularidad del modelo italiano no puede desvincularse de los propios conflictos históricos del país y de la dinámica política actual.

Teniendo en cuenta el papel que desempeñaron las fuerzas socialistas en Italia para derrotar al fascismo en la primera mitad del siglo XX, quizá nos sorprenda saber que las corrientes políticas socialistas son las menos relevantes en la política italiana, sobre todo si tenemos en cuenta el grado de desigualdad de clases y de pobreza en gran parte del país. La confederación italiana de sindacati (sindicatos), que, al menos en teoría, debe librar una "lucha de clases" por la igualdad de derechos, ha abrazado ella misma el modelo corporativo existente, convirtiéndose así, en palabras del ex político italiano Gianfranco Borghini, en el "eslabón débil del sistema económico".

LEER: Quién luchó contra quién en Trípoli la semana pasada

Los que se atreven a actuar fuera del espacio asignado a los sindacati confederati, participando así en su propia versión de la lucha de clases, se exponen al peligro de las represalias del gobierno. El 19 de julio, por ejemplo, los dirigentes nacionales del sindicato SI COBAS, Mohammed Arafat, Carlo Pallavicini y Bruno Scagnelli, fueron detenidos y acusados de: "Conspiración para cometer violencia privada, resistencia a un funcionario público, sabotaje e interrupción del servicio público".

Los políticos de Roma no dudan en traicionar el espíritu de la Constitución antifascista de Italia -una de las más progresistas del mundo-, que establece claramente que "Italia rechaza la guerra". Cientos de millones de dólares han sido enviados o prometidos por Roma en apoyo de Ucrania en su guerra con Rusia.

Los políticos italianos, que ahora se preparan para otras elecciones generales previstas para el 25 de septiembre, están muy implicados en la retórica bélica antirrusa, por lo que están dispuestos a presentarse como los salvadores de Italia. Desesperado por conseguir votos, el actual ministro de Asuntos Exteriores de Italia, Luigi Di Maio, ha denunciado recientemente un supuesto intento de Moscú de interferir en las elecciones italianas. Acusó a sus rivales de "guardar silencio" sobre la supuesta intromisión rusa, un lenguaje que recuerda a los años de regateo entre los políticos estadounidenses.

Italia no es la excepción. Otros países europeos están siguiendo su ejemplo en cuanto a la retórica nacionalista y el creciente militarismo, con Alemania, en particular, dispuesta a tener el mayor ejército europeo.

Todo esto está alimentando fenómenos populistas y racistas preexistentes, que, antes de la guerra, se dedicaban en gran medida a atacar a los refugiados e inmigrantes.

Aunque los políticos suelen estar dispuestos a explotar cualquier acontecimiento para llegar al poder o mantenerse en él, Europa debe actuar con cautela reflexionando sobre su pasado, es decir, sobre el hecho de que el nacionalismo extremo y el populismo pueden conducir a algo verdaderamente siniestro y potencialmente destructivo. En muchos sentidos, la Segunda Guerra Mundial fue el resultado de una realidad similar.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaUcrania
Ramzy Baroud

Ramzy Baroud es periodista, autor y editor de Palestine Chronicle. Es autor de varios libros sobre la lucha palestina, entre ellos "La última tierra": Una historia palestina' (Pluto Press, Londres). Baroud tiene un doctorado en Estudios Palestinos de la Universidad de Exeter y es un académico no residente en el Centro Orfalea de Estudios Globales e Internacionales de la Universidad de California en Santa Bárbara. Su sitio web es www.ramzybaroud.net.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines