Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Genios y palacios de cristal: cómo la distópica ciudad del desierto saudí roza el ocultismo

Lugar para la ciudad NEOM del príncipe heredero Mohammed bin Salman

El proyecto The Line de Arabia Saudí ha sido alabado como el plan urbanístico más futurista del mundo, y con razón. La ciudad inteligente, vertical y amurallada, funcionará completamente con energía renovable y pretende revolucionar la planificación urbana, dando prioridad a los seres humanos.

Con capacidad para unos nueve millones de habitantes, la ciudad de dos rascacielos espejados se extenderá a lo largo de 106 millas en el noroeste del reino y estará situada dentro de la futura ciudad NEOM, que forma parte del ambicioso proyecto Vision2030 del príncipe heredero Mohammed Bin Salman. Financiada en parte por el Fondo de Inversión Pública (PFI), el fondo soberano del país, se espera que The Line esté terminada en 2025.

"En el lanzamiento de The Line el año pasado, nos comprometimos a llevar a cabo una revolución civilizatoria que pusiera a los seres humanos en primer lugar, basada en un cambio radical en la planificación urbana", dijo Bin Salman en julio. Sin embargo, en lugar de la imagen utópica proyectada y promovida por Riad, la Línea ha sido descrita por los críticos como distópica y parecida a una película de ciencia ficción.

Ya se ha escrito mucho sobre la controversia que rodea al funcionamiento de la ciudad como centro de vigilancia estatal, especialmente porque la Inteligencia Artificial (IA) formará la columna vertebral de su infraestructura, repleta de "innumerables sensores, cámaras y tecnología de reconocimiento facial".

Sin embargo, este megaproyecto ciberpunk también es potencialmente inquietante por otra razón interesante, aunque pasada por alto: la dimensión oculta relativa a la creencia islámica en los jinns (genios) en el país ultraconservador.

En la ciudad sagrada de La Meca existe todavía la Mezquita de los Genios, una de las más antiguas de la ciudad, donde, según las narraciones, un grupo de genios juró lealtad al Profeta Muhammad (la paz sea con él) tras oírle recitar el Corán. También hay una zona conocida localmente como Wadi Al-Jinn, a unos 30 kilómetros al noroeste de Madinah, un misterioso valle famoso por los peculiares sucesos de vehículos que aparentemente se mueven sin que el conductor esté al volante, aunque las investigaciones científicas han deducido que la causa de estas ilusiones ópticas son los elevados campos magnéticos de la zona.

LEER: Las minas terrestres han matado a más de 400 personas en Yemen desde 2019

La creencia en la existencia de los genios es indiscutible para la mayoría de los 1.800 millones de musulmanes que se calcula que hay en el mundo, incluida la minoría de los "coranistas" que se basan únicamente en el Sagrado Corán como fuente de autoridad en el Islam. Esto se debe a que estos seres creados se mencionan varias veces en la escritura divina.

También se mencionan en las narraciones del Profeta. Los jinns son seres invisibles para el ojo humano hechos de "fuego sin humo" cuyo mundo existe en paralelo al nuestro; el nombre deriva de la raíz árabe j-n-n que denota lo que está oculto o escondido. Al igual que los humanos, pueden estar entre los creyentes y los no creyentes y son capaces de realizar tanto buenas como malas acciones.

Registrados en la literatura preislámica de la región, los jinns han cautivado y siguen cautivando la imaginación popular, ya sea en el folclore y las "historias de jinn" culturales que siguen impregnando gran parte del mundo islámico, desde Marruecos hasta Indonesia, o incluso en Occidente, no sólo entre la diáspora musulmana sino también en las artes y la literatura contemporáneas.

La morada de los jinns es especialmente fascinante, ya que se cree que viven en su mayoría en zonas muy remotas, incluido el desierto. Según el profesor Ali A Olomi, historiador y estudioso de Oriente Medio y el Islam en la Universidad Loyola Marymount, algunos jinns eligen vivir entre los humanos mientras que otros viven en un reino oculto junto al nuestro.

Se dice que un jinn legendario tiene un "enorme palacio de cornalina y oro". Podemos encontrar una mención similar en la literatura creativa occidental, en los libros de Oz, por ejemplo, con un personaje recurrente, Jinnicky el Genio Rojo, descrito como viviendo en un "castillo de cristal rojo". En el libro relativamente más reciente The Golem and the Djinni, uno de los protagonistas, un jinn, vive en un palacio de cristal en el desierto de Siria.

LEER: La aplicación saudí de denuncias convierte a los ciudadanos en policías de las redes sociales

Olomi también ha señalado que en el folclore los jinns también son conocidos como constructores, y se les atribuye la construcción de muchas ciudades y monumentos del mundo antiguo. Quizá influya en ello la mención en el Corán de que el Profeta Sulaimán (la paz sea con él) ordenó a los genios que construyeran un gran palacio con suelo de cristal. En la actual Omán, existe incluso una fortaleza y una ciudad llamada Bahla, que los lugareños creen que fue una ciudad de jinns.

La aparición de los jinn en las noticias saudíes no era extraña ni inédita antes de junio de 2017, cuando Bin Salman se convirtió en el gobernante de facto y comenzó a aplicar su proyecto reformista y modernizador. Sin embargo, a principios de ese año, Al-Arabiya hizo un pequeño reportaje sobre el pueblo de Laynah, en el norte de Arabia Saudí, que es "famoso por sus milagrosos pozos de agua que se remontan al reinado del profeta Suleimán". La leyenda dice que los pozos llegaron a ser 300 y que fueron tallados en el sólido suelo rocoso de Laynah por el ejército de genios del rey Suleimán para proporcionar agua al ejército del rey".

Sin embargo, los seres ocultos volvieron ligeramente a las noticias allá por 2019, cuando se informó de que las autoridades saudíes habían comenzado a promover y desarrollar sitios preislámicos en medio de los esfuerzos por impulsar la industria turística del reino. Todo formaba parte del esfuerzo por diversificar la economía lejos de los ingresos del petróleo.

Al-Ula, en el norte de Arabia Saudí, se encuentra a unos 300 kilómetros de NEOM, y su punto de referencia más destacado son las tumbas excavadas en la roca de Madain Saleh, que se espera que atraigan a millones de turistas. La iniciativa fue recibida con desaprobación por parte de algunos miembros del estamento clerical, que tradicionalmente han desaconsejado a los musulmanes la visita a este tipo de lugares por considerarlos ruinas de naciones malditas del pasado o embrujadas por los genios. En aquel momento, Al-Monitor observó que las creencias sobre la presencia de jinns en sitios arqueológicos desolados son frecuentes en todo Oriente Medio, pero "no suelen adquirir un tono tan siniestro como en Arabia Saudí".

Para los saudíes, Al-Ula y NEOM representan lo viejo y lo nuevo; lo antiguo y lo moderno: "Ambas ciudades son piezas centrales de la determinación del príncipe heredero de hacer crecer y diversificar la economía de la nación, alejándola de la dependencia de los combustibles fósiles, y ejemplos vivos de cómo el gran plan estratégico se centra no sólo en construir el futuro de la nación, sino también en salvaguardar su pasado".

Como creencia fundamental, los jinn seguirán figurando en la sociedad y la cultura saudíes, aunque el país se esté volviendo más secular al experimentar rápidas transformaciones sociales y una modernización. En el caso de The Line, y a diferencia del Valle de los Genios, los coches sin conductor se explicarán a través de la existencia de la IA y no de sucesos sobrenaturales, y el "palacio de cristal" será construido muy probablemente por trabajadores baratos, extranjeros y mal pagados, y no por seres invisibles. Sin embargo, el éxito del proyecto está lejos de ser seguro, y ya tiene varios problemas. No obstante, será interesante ver qué relatos futuros pueden surgir de la brillante estructura prevista en el extremo norte del desierto de Arabia.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de Opinión

Omar tiene un máster en Seguridad Internacional y Gobernanza Global por la Universidad de Londres, Birkbeck. Ha viajado por todo Oriente Próximo, incluso estudiando árabe en Egipto como parte de su licenciatura. Sus intereses incluyen la política, la historia y la religión de la región MENA.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines