Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Está Palestina realmente en la cima de la agenda árabe?

Los ministros de Asuntos Exteriores posan para una foto de familia durante una reunión de los ministros de Asuntos Exteriores de los Estados de la Liga Árabe en la ciudad de Kuwait el 30 de enero de 2022 [Ministerio de Asuntos Exteriores de Kuwait/Agencia Anadolu].

En una reunión con delegados en la sede de la Liga Árabe celebrada el domingo en El Cairo, el secretario general adjunto, Saeed Abu-Ali, pidió que se reforzara el boicot árabe a Israel como herramienta eficaz para hacer frente a la ocupación israelí.

"Esta reunión se produce en un momento en que las autoridades de ocupación israelíes siguen con su campaña sistemática de agresión contra el pueblo palestino, sus bienes sagrados y sus propiedades", declaró Abu-Ali: "Estos crímenes en curso requieren la intervención de la comunidad internacional, especialmente del Consejo de Seguridad de la ONU y de las organizaciones regionales e internacionales, para que asuman sus responsabilidades y pongan fin a la política de doble rasero."

En presencia de los altos cargos árabes, los delegados elogiaron a algunos organismos internacionales que han participado en el boicot a Israel, como el movimiento de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS), así como a empresas por apoyar la justicia para el pueblo palestino y sus legítimos derechos.

La Liga Árabe es la organización que representa a los Estados árabes. Desde antes de la creación de Israel, la Liga Árabe ha pedido y promovido el boicot a los sionistas y a los judíos, que colonizaron las tierras palestinas. El boicot de la Liga Árabe a Israel se refiere a la interrupción de todas las formas de relaciones directas e indirectas.

LEER: El cementerio de la reconciliación

El 2 de diciembre de 1945, tres años antes de la creación del Estado de Israel, el Consejo de la Liga Árabe declaró formalmente el boicot árabe a las entidades y personas sionistas en Palestina.

"Los productos y manufacturas judías serán considerados indeseables para los países árabes", estipulaba la declaración. Se pedía a todas las "instituciones, organizaciones, comerciantes, comisionistas e individuos" árabes "que se negaran a comerciar, distribuir o consumir productos o manufacturas sionistas".

Desde el principio, la hipocresía de la Liga Árabe y de sus Estados miembros fue muy clara. Mientras la Liga Árabe afirmaba que aislaría a las comunidades judías de las colonias sionistas en Palestina, al mismo tiempo, boicoteaba a los palestinos que soportaban la brutal ocupación británica. Para protestar contra esto, los palestinos presentaron quejas ante el Comité Superior Árabe y la propia Liga Árabe. Nada cambió.

Para no desviarme del tema, no explicaré aquí cómo los Estados árabes facilitaron la ocupación sionista de Palestina. Al crearse Israel en 1948, los Estados árabes reiteraron su boicot oficial al recién autoproclamado Estado.

El 29 de agosto de 1967, tras la ocupación israelí de Cisjordania, Jerusalén Este, la Franja de Gaza, la Península del Sinaí y los Altos del Golán, la Liga Árabe celebró su cuarta cumbre en Jartum y reiteró tres cuestiones: Ninguna paz con Israel, ningún reconocimiento de Israel y ninguna negociación con Israel.

Poco a poco, Israel se convirtió en amigo de los Estados árabes, que también fueron repudiando a los palestinos y su causa. En la década de 1970, el AIPAC encabezó una campaña para que el Congreso de Estados Unidos aprobara una ley para luchar contra el boicot de la Liga Árabe a Israel. Esto terminó con la aprobación por parte del Congreso de una ley en 1977 que prohibía a las empresas estadounidenses cooperar con el boicot árabe.

El entonces presidente de EE.UU., Jimmy Carter, que firmó la ley, dijo que la "cuestión va al corazón mismo del libre comercio entre naciones" y que estaba diseñada para "poner fin a los efectos divisorios en la vida estadounidense de los boicots extranjeros dirigidos a los miembros judíos de nuestra sociedad".

La Liga Árabe amenazó con adoptar una postura decisiva contra la nueva ley; sin embargo, las importaciones y exportaciones entre empresas árabes y estadounidenses aumentaron, y mejoraron las relaciones diplomáticas y culturales. Muy pocas empresas fueron incluidas en la lista negra por comerciar con Israel. Algunos de los Estados miembros de la Liga Árabe insistieron en el boicot, pero otros abrieron los brazos a Israel, como Egipto y Jordania, que firmaron acuerdos de paz con Israel y comenzaron a mantener relaciones comerciales, culturales y de otro tipo con Israel. Se convirtieron en amigos íntimos.

Aunque los Estados árabes se enfadaron con Egipto, no lo hicieron con Jordania. Cuando Egipto firmó el acuerdo de paz con Israel en 1978, fue el único país árabe que dio ese paso, pero cuando Jordania adoptó esa medida en 1994, fue el segundo en tomarla oficialmente, y podría haber dejado a ningún Estado miembro de la Liga Árabe sin relaciones secretas con Israel.

Más tarde, en 2002, la Liga Árabe celebró una cumbre en Beirut y los 22 Estados miembros acordaron por unanimidad una iniciativa de paz que pondría fin al conflicto árabe entre Israel y todos los Estados árabes, no sólo con los palestinos. Sin embargo, Israel rechazó la iniciativa, pero los Estados árabes insistieron en adoptarla.

Tras la adopción de la Iniciativa de Paz Árabe en 2002, a los Estados árabes les resultó fácil hablar de sus relaciones y cooperación con el Estado de Israel, que no cesó su agresión diurna y nocturna a los palestinos y a sus propiedades y lugares sagrados.

LEER: Revisando la Declaración de Jerusalén

A lo largo del tiempo, la situación relativa al boicot árabe a Israel se ha convertido en un boicot árabe a la legítima resistencia palestina, en la deportación de los refugiados palestinos de los Estados árabes o en la detención de los que permanecen en suelo árabe, adoptando la ideología de la resistencia, como está ocurriendo en Arabia Saudí, los EAU y otros.

Algunos de los Estados árabes, como Jordania y Egipto, han unido explícitamente sus manos a las de Israel para infligir sufrimiento a los palestinos. Egipto y Jordania tienen pasos fronterizos con los territorios palestinos, en los que los palestinos experimentan un sufrimiento sin precedentes cuando los atraviesan.

Mientras Israel continúa su agresión a los palestinos, los Estados árabes siguen acercándose y haciéndose más amigos de Israel. Mientras que a los diputados palestinos libremente elegidos se les prohíbe entrar en la mayoría de las capitales árabes, los líderes israelíes -que se enorgullecen de matar a los palestinos y a los árabes- son recibidos calurosamente y tienen cenas familiares con los líderes árabes.

Incluso los países árabes, que afirman que siguen apoyando a la resistencia palestina y que son enemigos de la ocupación israelí, son unos mentirosos, ya que a muchos de los resistentes palestinos, que viven escondidos fuera de Palestina, se les ha prohibido vivir en su suelo.

Casi todos los Estados árabes son países ricos en petróleo o gas; ninguno de ellos está enviando nada de esto a los palestinos asediados para que sólo funcione la única central eléctrica de Gaza. Todo esto demuestra que los regímenes árabes mantienen el boicot a Israel como un eslogan hipócrita, sólo para afirmar que apoyan a Palestina, y no como una medida que deba convertirse en práctica.

Por lo tanto, cuando vemos a los jefes de los Estados árabes o a los ministros y funcionarios hablar de Palestina, no significa que la cuestión de Palestina esté en su agenda, sino que esto es para justificar sus relaciones y comunicación con Israel y recibir a los ocupantes y asesinos israelíes.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines